Amanecer 2.1

UN MENSAJE DEL REY DAVID

Januka
La Luz de los milagros de Januka

Estamos ad portas de Januka, la fiesta de las luces y los milagros, y es bueno tener presente una enseñanza de la Kabbalah para estos días previos.

 

La Kabbalah nos enseña que toda revelación de Luz es precedida por oscuridad, siguiendo el orden de la Creación, tal cual lo estableció D-s en el Primer Día:

Luz y oscuridad
En la oscuridad de la noche de la vida, lo importante es estar unidos con amor y apegados a D-s.

“Llamó Elokim (D-s) a la luz ‘día’ y a la oscuridad llamó ‘noche’. Fue el anochecer y fue la mañana, un día.” Bereshit (Génesis) 1:5

A su vez, mientras mayor sea la Luz que se va a revelar, es decir, el milagro, mayor será la oscuridad que precede dicho momento puesto que es la manera en que D-s pone orden al caos. ¿Cómo?

En primer lugar, mantiene la bendición del libre albedrío para todos, virtuosos y viciosos, justos y malvados. ¿Por qué? Porque si solamente hubiera Luz nadie elegiría la oscuridad y, si solamente hubiera oscuridad, ¿cómo podríamos elegir algo diferente para nosotros? El problema del hombre es que en este mundo, el bien y el mal, se nos presentan mezclados y bien revueltos, lo que nos confunde y, a veces, nos hace equivocarnos. De ahí la importancia suprema de lograr la espiritualidad que desarrolle el discernimiento de manera de separar el bien del mal y la Luz de la oscuridad de cada uno de nuestros pensamientos, emociones y acciones, a lo largo de nuestras vidas.

En segundo lugar, es la manera en que D-s remueve el “pan de la vergüenza” de nosotros (el no trabajar por nuestra Luz y “parasitear” la de los demás), de manera de poder entregarnos la bendición sin que el Otro Lado se oponga aludiendo falta de méritos de nuestra parte.

En tercer lugar, es una instancia de aprendizaje y fortalecimiento espiritual, pues el desafío es transformar la maldición en bendición y transmutar la negatividad en positividad. Como decimos los kabbalistas, “revelar la Luz de la oscuridad” o, como bien dice la sabiduría popular, “no hay mal que por bien no venga”.

Desierto
Por difícil que sea, no dejes de caminar el desierto de la vida. Junto a D-s, siempre se llega.

Lo anterior, no es nada fácil puesto que involucra elevados niveles de fe, voluntad, persistencia, resiliencia, proactividad y alegría frente a situaciones a veces muy dolorosas o de aguda estrechez. Es ahí donde somos pasados por el fuego divino para ser templados en la certeza de que todo es para mejor.

Algunos, en su dolor se pueden preguntar, ¿Mejor para quién?

Para el alma y, por ende, para el cuerpo. ¿Por qué? Porque en la medida que se debilita el ego del cuerpo y se fortalece el alma, cuerpo y alma se unen en santidad y pureza, dejando atrás enfermedad, tristeza y estrechez. Nos apegamos a D-s y soltamos los ídolos que nos atan a la miseria y la muerte (no sólo de vida, sino que también de proyectos, relaciones, oportunidades, etc.)

¿Y qué de los enemigos y los malvados que sí existen?

Torre de David
La Torre del rey David era su fe en D-s.

Por una parte, en su misericordia, D-s le da la oportunidad a los malvados de arrepentirse y cesar en su maldad antes de ser castigados a lo largo de este proceso. ¿Y si son tan perversos que no tienen ninguna intención de arrepentirse, cesar en su maldad o dejar de maquinar en contra de uno?  En ese caso, D-s actúa con misericordia y rigor a la vez. ¿Cómo es eso? Misericordia para los justos y rigor para los malvados. ¿Por qué? Porque la consciencia predominante en este mundo es la de la polaridad del bien y el mal, mientras que D-s es Uno. Luego, cuando É-l actúa lo hace con ambas fuerzas a la vez, misericordia y rigor, y así separa la Luz de la oscuridad.

Ejemplo de ello son las plagas de Egipto que castigaban a los egipcios mientras que, al mismo tiempo, se protegía a los israelitas. En la cúspide del exceso del Faraón, la intervención n°11 de D-s permite que Moshé abra el mar para que el Pueblo de Israel cruce por tierra seca a la libertad. Una vez salvado el Pueblo de Israel por Su misericordia, D-s, a través de Moshé, cierra el mar haciendo caer las murallas de agua sobre los egipcios y ahogándolos a todos, a la vista de los israelitas.

De cualquier forma, independiente del nivel espiritual, para nadie es fácil el proceso del templado divino. Así que a continuación les entrego un consejo del rey David (Salmo 37) para tales momentos. Es uno de mis preferidos…

Israel
D-s saciará tu sed y de Sus aguas beberás con alegría.

Por otra parte, el maestro, Albert Gozlan, nos enseña que en el versículo 4 de este Salmo se encuentra oculto uno de los 72 Nombres de D-s que nos conecta con las virtudes de Moshé, muy necesarias para poder sobrellevar exitosamente estos duros momentos.

Salmo 37:4
Nombre de D-s n°63 oculto en el versículo 4 del Salmo 37. Letras Ayin-Nun-Vav. Conecta con las virtudes de Moshé. La letra Nun que aparece en el versículo es la Nun final (sofit).

 

Finalmente, yo les recuerdo las sabias palabras de otro rey que rezan así: “esto también pasará”.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

3 pensamientos en “UN MENSAJE DEL REY DAVID”

  1. Muchas gracias Abraham por compartir estos conocimientos, los cuales permiten acceder a una mayor sabiduría y conciencia en la vida.

    Miles de Bendiciones

Comparte un comentario