Tag Archives: Cuentos

LAS MATRIARCAS SE REÚNEN

Mauricio Avayú
El pintor Mauricio Avayú, autor de la obra y del texto, nos invita a una profunda reflexión con esta obra que trata de la importancia de la sabiduría femenina.

El título de esta obra en sí, nos plantea de inmediato una doble pregunta: ¿Cómo es posible que las matriarcas bíblicas se junten a pesar de haber vivido en distintas épocas? Y, lo que es aún más trascendente, ¿Cuál es el propósito de esta reunión?

La obra muestra a las cuatro mujeres danzando y tomadas de las manos alrededor de un pergamino que contiene los diez mandamientos.

Cada una de ellas posee una virtud especial por sobre las otras. Cada una de ellas fue convocada por un propósito superior, ya que tienen un rol y una visión distinta para cada uno de los mandatos divinos. Su sabiduría milenaria está enraizada en una esencia profundamente femenina.

Las Matriarcas
Sarah, Rivka, Rajel y Lea, las matriarcas del Pueblo de Israel, vuelven a reunirse para guiar a sus hijos a través del prisma de la sabiduría femenina de la Torah.

Ellas fueron elegidas por sobre otras para acompañar a nuestros patriarcas pero, ¿Qué pasaría si el propósito de D-s estuviera dirigido a reorientar y encaminar las decisiones de sus esposos?

La palabra SHAMAIM (Cielo) revela el secreto de dos elementos contrapuestos con los cuales fue formado: ESH (Fuego) y MAIM (Agua), representan a la Justicia y a la Misericordia, respectivamente. Alcanzar el Cielo radica en lograr el ansiado equilibrio entre estos dos opuestos.

¿Qué está pasando en estos tiempos en que cada uno vela por sí mismo, sin escuchar al prójimo? ¿Qué está pasando que nos privamos de la belleza y sabiduría de nuestro complemento perfecto, en esta ciega lucha entre roles?

Por algo fueron llamadas con “URGENCIA” a reunirse y prepararnos a nosotros, los hombres, en el complejo camino de la vida.

Autor del texto y la obra,

Mauricio Avayú

www.facebook.com/mauricio.avayu ; www.mauricioavayu.com

Tefilá por Chile 2014
Cuadro regalado por la Comunidad Judía de Chile a la Presidente, Michelle Bachelet, en el marco de la Tefilá (plegaria) por Chile 2014.

LAS MANOS DEL ABUELO

Autor:  Thelis R. Frantzís

Libro: Cuentos y Poemas Griegos Modernos

Traducción: Marco A. Perales Oyarzún

 

Había una vez un viejo pescador valiente y bello. Tenía sus cabellos completamente blancos, barba larga y bigotes. Sin embargo, no parecía en absoluto feroz con tales bigotes, porque sus dos ojos grandes y azules iluminaban con bondad su rostro y sus manos tocaban cada cosa con tanta ternura que, aquel que lo veía, podía aseverar que este hombre era dulce y bondadoso, como los ángeles que nos protegen.

Este viejo pescador era, además, el abuelo más bueno del mundo. Su nietecito, Castanulis, lo adoraba y admiraba, porque no es poco tener por abuelo al abuelo más bueno del mundo.

Una tarde el abuelo y el nieto tomaron sus cosas y se pusieron en marcha para lanzar las redes. El día se había hundido en el ocaso y ahora el sol lo despedía con sus nubes de oro. El mar estaba muy tranquilo y allá, a lo lejos, apenas se divisaban las islas. Había extendida tanta bondad en la Creación que el abuelo sintió algo que lo conmovía por dentro. Se ablandaba la dureza del pescador que se regocija cuando el pez es capturado por las redes.

dibujos-barco-pesquero

– Escucha, niño mío, le dice, volviéndose a su nieto: de una tarde y una noche tan hermosas como éstas que vienen, no debe privarse ningún ser vivo. Ni pez , cangrejo, estrella, o erizo. Nadie. Esta noche todos tienen su parte en la bendición de D-s. Olvidemos pues las redes, y dejemos que la barca nos lleve donde le plazca su corazón. Partieron. Anochecía imperceptiblemente. Una sonriente luna iluminaba el cielo y las aguas.

– ¿Ves este camino de plata sobre las aguas?, dice el abuelo a Castanulis. Este es, hijito mío, el camino del amor. Se desenrolla desde la luna y se extiende por el mar.

1445078
Qué foto más hermosa !!!. El reflejo de la luna en el mar es como el “Arbol de la Vida” en todo su esplendor.

No había terminado de hablar el abuelo y, la barca que lo escuchó, dobló y empezó a deslizarse sin remos sobre el camino del amor.

-¿ Dónde vamos abuelo?, preguntó el niño.

-Donde nos lleve la buena suerte.

El viejo pescador soñaba y Castanulis, que era un niño pequeño, no podía permanecer inactivo. Jugó primero con las amarras y con los aparejos en la barca y luego se puso a comparar sus manitos con las manos del abuelo. Eran mucho más grandes estas manos que las suyas y estaban llenas de callosidades, como son las manos de los pescadores. En el momento en que jugaba el nieto y soñaba el abuelo, sintieron que un tercero tocaba la barca. Se volvieron y, ¿qué vieron? Una hermosa nereida, de pie sobre el borde de la embarcación. Sus sueltos cabellos estaban atados cerca de su orejita con cinta verde de algas. Sus ojos observaban tu pensamiento y tu corazón. Su vestido era de fiesta como el arcoíris y usaba  dos conchas brillantes como zapatos.

images (1)
Las nereidas ( sirenas ), según la mitología griega, son ninfas que viven en las profundidades de los mares , y simbolizan todo aquello que hay de hermoso y amable en el mar.

– Vine a hacerles compañía, les dice la nereida con voz de ruiseñor. No creo que se enojen conmigo…

El abuelo la miró con sus ojos sonrientes.

– Mi querida señora, le dice. Es una alegría para nosotros, que nos acompañes esta noche. Sólo que no hay nada para ofrecerte. Un poco de pan con queso tenemos en nuestro mantel y ese pulpo en vinagre. A ti te gustan los jugos de las flores, la miel, las nueces, ¿no es verdad?

– No te inquietes abuelo, dice la nereida. Porque esta noche no nos quedará tiempo para pensar en comida. El abuelo se sorprendió.

– Todo el tiempo es nuestro esta noche, señora. Las redes no las arrojaremos y, así, ningún ser vivo del mar peligrará.

– Las redes sí las arrojaremos abuelo,  dice la nereida. Sin embargo, ningún ser vivo peligrará. Las arrojaremos cuando estemos mar adentro.

– ¿Allá donde termina el camino del amor?, preguntó Castanulis, mientras indicaba con sus manitos el surco que la luna dibujaba sobre las aguas.

– El camino del amor no termina nunca, niño mío, dijo la nereida.

El niño la miró extrañado y pensó. ¿Será posible eso? Y el abuelo la miró dulce y serenamente, diciéndole:

– Tienes razón, querida señora. El camino del amor no termina nunca. No tiene fin.

– Entonces, abuelo, dijo de nuevo la nereida, esta noche lanzaremos las redes.

No alcanzó a terminar sus palabras cuando una estrella brillante se deslizó del cielo, trazó una línea plateada en la distancia y cayó lejos en el mar.

– ¿Viste la estrella?, preguntó la nereida a Castanulis.

323870
Cuanto más he de esperar, Cuanto más he de buscar, Para poder encontrar , La luz que sé que hay en mi

– Uf, he visto muchas en las noches en que no hay luna y  todas las estrellas se multiplican en el cielo.

– Y  ¿sabes adónde van?

– Caen, dijo el niño.

Una vez más el abuelo volteó y miró a la nereida.

– Tú debes saber más cosas que nosotros los hombres.

– Ten paciencia abuelo, le respondió. Yo conozco cosas, pero también tú las conocerás, porque eres un hombre bondadoso.

Habían llegado a un extraño lugar.  La barca de repente creció, pero se hizo leve como una mariposa. Parecía que la habían hecho de ese papel de oro amarillo con que envuelven los bombones.

El abuelo se imaginaba más grande, enorme. Si estuviera en la habitación de la casa, no cabría de pie. Sus blancos cabellos y su barba eran ahora de plata. ¿Y sus manos?

Ay, sus manos, dirías que estaban hechas de seda y bondad, mientras que la nereida resplandecía de alegría.

Tanto brillaba todo que sentías que era imposible que alguna vez hubiese pasado la tristeza por este mundo.

– Abuelo, gorjeó la nereida, llegó el gran momento de lanzar las redes.

Tomó los extremos el abuelo y empezó a arrojar las redes de seda al mar.

Poco a poco, se hundía el extremo de la red en las aguas mientras seguía arrastrándose lentamente el resto hacia el fondo.

¡¿Qué extraña longitud la de las redes?! ¡¿Qué profundidad tienen las aguas aquí?!, preguntó el abuelo, pero no hubo respuesta. Y así paso el tiempo.

¿Cuánto tiempo pasó?, no lo sé mis queridos hijos, puesto que yo no estaba allí con el abuelo, Castanulis y la nereida. Solamente sé de la historia que, en cierto momento, la nereida sonrió al abuelo inclinando su cabecita y el abuelo entendió que era el momento de levantar las redes.

Empezaron a recogerlas. En primer lugar, llegaron gotas de agua como plata y como lagrimas. Y después, a medida que el abuelo tiraba la red, apareció el  milagro: estrellas habían sido atrapadas en las redes. Estrellas subían del fondo de este mar en la red que las traía sin ningún esfuerzo. De hecho, parecía más liviana que el hilo.

Ni el bote pesaba ni las manos del abuelo se cansaron. Sólo el océano relucía en toda su extensión por el brillo de las estrellas y por los ojos de aquellos que las observaban.

Luego, la nereida se inclinó y besó las manos del abuelo.

– Que seas feliz, le dijo, porque tienes las manos de aquél que consagró a D-s para que trajera desde el fondo, desde la invisibilidad, las silenciosas penas y alegrías secretas de los hombres. Cada una de estas estrellas fue alguna vez una lágrima de alegría o de pena en sus ojos. En aquel entonces, ninguno fue capaz de verlas y el buen D-s ordenó que estas lágrimas se convirtieran en estrellas cuyas luces iluminaran el cielo y que, en hermosas noches como ésta, caigan en este mar de suave profundidad.

nastol.com.ua-1924
Se dice que, cuando uno ve sapararse una estrella de las otras y ésta, cae al infinito, si uno alcanza a expresar un deseo antes de que caiga, se cumplirá lo que se ha pedido.

Aquí esperan años, hasta que se encuentran las manos de un buen hombre que las devuelva al  mundo. Entonces ocurre que se borra su tristeza. La alegría las hace que irradien y encanten las almas de los hombres buenos que pueden observarlas. Estas son las estrellas benditas del cielo.

 

Cuento compartido por Patricio Perales O.

Originally posted in www.lbconsulting.cl

VIOLÍN DEL RECUERDO

 

Al igual que todas las mañanas, se sienta a tocar su violín mirando hacia su ventana. No mira nada en particular, solamente contempla su alma. El amor del Creador se manifiesta. La Luz que ilumina su habitación desplaza a la oscuridad. Resumen es de su verdad. La madera cruje en alegría, pues del frío de la noche la Luz la abriga.

Está en paz y recuerda otros tiempos. Reflexiona respecto de los momentos que determinan la vida. Bendice el Nombre de D-s y le da gracias, pues para todo cruce de caminos al que llegó, É-l lo preparó.

Su corazón reconoce a su Salvador, pues cuando cayó fue É-l quien lo rescató y al Árbol de la Vida lo apegó. Su mérito es haber persistido en su caminar por el desierto de la vida.

Toma su violín con su mano izquierda para recibir inspiración Divina. Su derecha sujeta un arco que no es de este mundo. Es un arco sagrado, pacto entre D-s y el hombre. De las nubes É-l lo bajó y para Abraham lo perfeccionó, quien en su cuerpo y alma lo vistió.

Con este arco él le da vida al violín y una dulce melodía suena para ti. Las cuatro cuerdas vibran en éxtasis, emanando notas que cantan una matemática precisa y de simple verdad. Aquellos que escuchan, comienzan a entender el camino a la libertad.

"Alef"
Alef. Primera letra del alfabeto hebreo. Su valor numérico es uno y mil. Representa al líder y también simboliza el Mundo por Venir.

En sus memorias está el recuerdo de cuando el enemigo su arco rompió con la esperanza de silenciar la música de D-s.  Fueron tiempos de oscuridad y perdición. En su cofradía, se regocijaron de insana alegría. Sin verguenza, celebraban como la victoria se había logrado por secretaría. Ellos asumían que sin el arco, arriba y abajo, la alef en su violín no se formaría y el pueblo sin líder quedaría.  En su maquinación, el silencio de las cuatro cuerdas era su obsesión. Pues así la dalet cerraban y el guerrero afuera de la casa quedaba.

Dalet. Cuarta letra del alfabeto hebreo y de valor numérico cuatro. Significa puerta.
Dalet. Cuarta letra del alfabeto hebreo y de valor numérico cuatro. Significa puerta.

Embriagados en su veneno, cantaban desafiando a los Cielos, “esclavos por siempre tendremos y miles de años gobernaremos”.

Pero D-s a sus valientes los manda a liberar y para eso se deben primero ensuciar. Sólo así podrán enseñar como al enemigo se debe enfrentar para la victoria poder alcanzar.

Por su Luz él lucho hasta que D-s a su amada le envió. Junto a ella el camino de vuelta se reveló y en pareja rápido por él se avanzó.

La Luz del amor los defectos de fe comenzó a corregir, mientras ellos la voluntad divina en sus vidas hacían regir.

Con la “alef” a Su guerrero ungió y a ella con la “dalet” un secreto le reveló. A Su Torah los llamó y esas letras fueron las primeras que para ellos É-l escribió.  Su liderazgo en ellos selló y, así, a Su pueblo recordó.

"VIOLÍN DEL RECUERDO_2"
Crea con amor y cruza la puerta a la vida. Con tu ofrenda, una sagrada señal pondrás en el dintel y las jambas. No olvides cerrarla para que la muerte no entre a tu casa. Que la virtud deje afuera la esclavitud.


Que tu alma recuerde la melodía que su violín canta en este día. Cuando hombre y mujer se unen en el amor, D-s los bendice con la Luz de la Creación. El hombre, junto a D-s, da la vida y la mujer la recibe con alegría. En su matriz, junto a É-l Eterno, ella contiene, nutre y da forma a la creación del amor. En su momento, las aguas se separan y por los Cielos cruza la bendición del S-eñor. Con esfuerzo y dolor, la mujer da a luz el amor de su corazón. Los deseos, sueños y plegarias nacen al mundo de la acción. Así, en nuestra realidad, se materializa en múltiples formas lo que sentíamos de verdad. La Luz de la Creación por D-s es compartida, pues infinita es Su bondad.

De la unión en el amor proviene todo tipo de bendición que sustenta a hombre y mujer pues, “no hay nada en el bien superior al Deleite”1.

Con el mismo amor, recibe una advertencia que también ilumina un cruce de caminos en tu honor. La unión en ausencia de amor arrastra estrechez y destrucción pues, “no hay nada en el mal peor que la Plaga”2. Y de las plagas, la más violenta es la pobreza que azota al espíritu del hombre con dureza.

El egoísmo, con el miedo y culpa, la Luz de tu alma ocultan. No le abrás la puerta a la muerte y al ladrón, pues tu creatividad y abundancia por la fuerza se llevarán y, sin pan ni vida te dejarán.

Atiende la melodía, “discierne con sabiduría y penetra con entendimiento”3 los secretos de las diez luces de la vida.

En su pared, un escudo se forma cuando hombre y mujer se unen en Nombre del Amor. Seis flancos en sus almas se entrelazan, liberándolos de una ancestral maldición. El Árbol del Conocimiento ya no los atrapa y de su fruto de muerte escapan.

La Luz del Árbol de la Vida desvanece la ilusión de la fragmentación, cuando hombre y mujer revelan que D-s es Uno en el amor.

El violinista nos recuerda que el guerrero lidera el camino que D-s ilumina.

Su mujer camina junto a él, igual como lo hizo Israel. Ella es su refugio y consejera más fiel. Él es el sustento y un pilar de fe.

Ante la adversidad no desisten, persisten. La humildad y el perdón siempre se anteponen a la trampa de la separación.

En una columna de aire se iluminan las notas que susurran a sus corazones:

Desamarren los nudos que los atan a sus enemigos y del Juicio Divino ellos no escaparán. La venganza será de D-s y todos la verán. Por tierra seca, a la ribera opuesta, libres Uds. cruzarán.

"Bet"
Bet. Segunda letra del alfabeto hebreo y de valor numérico dos. Simboliza la casa. Corresponde a la primera letra de la palabra, “Bereshit”, que es la primera palabra de la Torat, y que se ha traducido frecuentemente como, “En el principio”.

Extiendan el pacto a su corazón y la puerta será cruzada con alegría y humildad. A Su Casa entrarán y Su amor alrededor sentirán. Sólo entonces, Israel sabrá que D-s mora entre Su pueblo una vez más.

El fin, en el principio estaba, pues D-s con el Hombre Su Jardín coronó.  El retorno triunfal de hombre y mujer después de mucho la tierra labrar, siempre para É-l fue el gran final y, para ellos, un regalo para a su descendencia entregar.







1,2 y 3 Sefer Yetzirá. Libro de la Formación, 2-4 y 1-4, respectivamente.

 Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl

EL ESCRIBA DEL GÉNESIS

Un hijo de hombre contempla y recuerda. Escribe su historia desde el principio para D-s. Es un acto de valentía y de humildad. Ejerce el discernimiento al más elevado nivel ante su S-eñor, pues ya no es esclavo de la oscuridad de una consciencia estrecha. D-s dijo para él,

“Haya Luz, y hubo Luz”, (Bereshit -Génesis- 1:3)

de salvación para su alma.

"Shin"
Letra hebrea Shin, cuyo valor numerológico asciende a 300. En su interior, ya incluye el secreto del 3 que nos liga a la sabiduría del Árbol de la Vida y sus tres columnas. A su vez, también nos conecta con el legado de los tres Patriarcas del Pueblo de Israel: Abraham, Itzjak e Iaacov.

Una letra visible sólo a los ojos del corazón condecora con tres pilares su frente. La majestad de tres gigantes espirituales se envisten sobre él. Es el sello de los Cielos, grabado en un fuego eterno que, unen en él, sabiduría y entendimiento, y las elevan por sobre vaivenes emocionales y pasionales.

“Hizo Elokim (D-s) el firmamento y separó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban por sobre el firmamento, y fue así. Elokim (D-s) llamó al firmamento Cielos.” (Bereshit -Génesis- 1:7-8)

Su historia es una flor delicada y de belleza única para D-s. Sus pétalos se abren en seis direcciones y, en el centro, un secreto descansa. Es aroma de ofrenda de pureza que perfuma con incienso a la Creación. El manto de su alma es un amor sin defectos que cobijó a fuertes y débiles por igual, honrando hasta sus enemigos que cayeron en batalla ante él.

Flor de la Vida
La Flor de la Vida

Sus ancestros lo contemplan orgullosos. Él recibió de todos y fue capaz de extender su brazo derecho para no dejar a nadie atrás. Es fruto de su árbol,

“de su misma especie, cuya semilla [está] en él”. (Bereshit -Génesis- 1:11)

La semilla de la vida a salvo está, “en la tierra”. Tierra prometida por D-s a Abraham y a su descendencia.

Quisieron presagiar en contra de él, pero D-s lo elevó por sobre las estrellas. Aprendió a no dudar ante la adversidad y con la espada de su fe se abrió paso a través de las filas enemigas. Penetró la dureza de las armaduras de sus adversarios, forjadas con mentiras y metales robados. Sus ciudades amuralladas, junto a D-s, él conquistó. En heroica hazaña, derribó sus estandartes de insidia y cizaña. La harina del enemigo ya no envenena con su pan de avaricia, la inocencia de sus niños.

De las alturas de la soberbia, D-s al enemigo bajó y castigó. La justicia divina todo el mundo vio.

Cielos
“Los astros influencian pero no gobiernan”. D-s puso al hombre por sobre ellos, siempre y cuando, revele su fe (emuná).

A él, con la luz de Su sabiduría lo condecoró y lo unió a las luminarias que,

Elokim (D-s) estableció, “en la expansión del cielo para alumbrar sobre la tierra”. (Bereshit -Génesis- 1:17)

Con entendimiento rige, “el día y la noche” y, así, para los demás, separa, “la luz de la oscuridad”.

Ante la adversidad, con creatividad a sus valientes él abrió camino, cambiando el destino que a su pueblo mantenía oprimido. Enfrentó a legiones de creencias esclavizantes con ideas de justicia, bondad y libertad. Contra el gigante de la intolerancia y rigidez se batió al cruzar el mar, venciéndolo con la flexibilidad de su ser. En tierra seca, pasó por sobre la pequeñez de la envidia y la maledicencia. Con su pierna derecha se plantó con seguridad en el mundo, mientras que, su pierna izquierda, con humildad, lo ha acompañado en cada paso de su camino.

Se atrevió a crear sus sueños y de ellos provinieron los hijos de la alegría, belleza y armonía. Se hizo rodear por pensamientos, palabras y acciones de amor para luego multiplicarlos para todos.

“Entonces D-s los bendijo diciendo: ‘Sean prolíficos, multiplíquense y colmen las aguas de los mares. Y multiplíquense los seres voladores de la tierra.’ ” (Bereshit -Génesis- 1:22)

Finalmente, alcanzó la Voluntad Divina y con ella se reveló su destino. Junto a su amada, D-s para ellos el arca abrió y, en pareja, el Hombre hacia É-l ascendió pues,

varón y mujer los creó”. (Bereshit -Génesis- 1:27)

Por sus acciones, el pacto D-s recordó para todas las generaciones.

De su servicio en vida, los Cielos y la Tierra son testigos que honraron su “imagen y semejanza”, ante el Creador.

Así, D-s la Creación con ellos coronó y al Hombre ungió con esta bendición:

“Sean fecundos y multiplíquense, colmen la tierra, sométanla y tengan dominio sobre los seres acuáticos, sobre los seres voladores del cielo y sobre todo animal que se mueve sobre la tierra”. (Bereshit -Génesis- 1:28)

En su amor de padre, él escribe para su descendencia para recordarles y prevenirles que:

“Elokim (D-s) [también] hizo las bestias de la tierra, cada una según su especie”. (Bereshit -Génesis- 1:25)

"EL ESCRIBA DEL GÉNESIS"
Son los ojos de un corazón circuncidado los que ven la realidad sin los velos de la ilusión.

Alza la vista y ve una luz blanca. En su interior aparece la misma letra de su frente, pero ahora cuatro pilares tiene.

Letra Shin de 4 palos
Guardada como un secreto espiritual en la cajita de los Tefilim (Filacterias), la Shin de 4 brazos nos saca de nuestra realidad y nos conecta con una Luz que está por revelarse al final de los tiempos.

Es la Luz del Mesías. Ha visto la realidad. Ya no hay ilusión. Su actuar es en nombre de la vida. Su consciencia es superior. Detrás de él, la misma nube que en otros tiempos se presentó ante su pueblo, cubre la Presencia Divina que lo cuida, guía y protege. Ha comprendido el Shabat.

Bendijo D-s el séptimo día y lo declaró sagrado, pues ese día D-s cesó toda Su obra que efectuara para hacer”. (Bereshit -Génesis- 2:3)

Flor de la Vida_animated
Hay un secreto en el séptimo día y por eso sus bendiciones superan al resto de los días de la semana. En consciencia, la Luz de este día nos facilita que podamos unir los opuestos y, por ende, alcanzar el Cielo. Con amor, hombre y mujer pueden volver a ser Uno en D-s.

Él toma su pluma y escribe:

“Bereshit Bará Elokim et hashamaim veet haaretz”.

En el principio, D-s creó los cielos y la tierra”.  Testigos fieles son de Su obra, de la vida de él y de sus hijos, y de su elección:

La vida.

Velas de Shabat
Hay una bella enseñanza kabbalista que recuerda el maestro, Albert Gozlan, de por qué las velas de Shabat simbolizan la paz en el hogar. En efecto, vela en hebreo es “ner”. Sus letras hebreas son Nun (50) y Reish (200), cuyos valores ascienden a 250 (50 + 200). Al ser dos velas, el valor se duplica a 500 (2 x 250). Por otra parte, el hombre está compuesto por 248 partes (órganos, huesos y tendones) y la mujer por 252 partes. Luego, hombre y mujer, en armonía, suman 500 (248 + 252), igual que el valor de las dos velas de Shabat.

 

Se elevó por sobre el decreto de, “morir, morirás”, del Árbol del Conocimiento y se apegó al Árbol de la Vida.

 

“Hashem (El Eterno), Elokim (D-s) hizo brotar del suelo toda clase de árbol agradable a la vista y bueno como alimento. Y también del Árbol de la Vida en medio del Jardín y el Árbol del Conocimiento del bien y del mal.” (Bereshit -Génesis- 2:9)
Árbol de la Vida
En el Árbol de la Vida, la columna derecha (su derecha), representa el espíritu(energía) masculino de polaridad positiva correspondiente al dar. La columna izquierda (su izquierda), representa el espíritu femenino de polaridad negativa correspondiente al recibir. La columna central representa un espíritu de equilibrio cuya polaridad es neutra y corresponde al recibir para dar. En simple, 3 energías Divinas en donde los opuestos se equilibran en el centro cuando hay amor y misericordia.
Ahora vive por siempre en D-s. Para él, ya no hay separación.

 

Medita, se conecta con la Luz Divina, retorna y sigue creando…

Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú,  

www.facebook.com/mauricio.avayu ; www.mauricioavayu.com 


Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

 

EL GUERRERO DEL TIEMPO

Parado con firmeza en el puente del presente, viaja al pasado y al futuro a la vez, cuidando nuestras líneas de tiempo.

Él acompaña a todos mientras cambian sus destinos continuamente con su libre albedrío.

Su orgullo son aquellos que por amor van en busca de sí mismos, sin dejarse atrás.

Nos muestra el fin con el principio.

Un viento del este sopla fuerte ocultando entre las hojas del árbol a nuestro verdugo. Nuestra casa es exiliada a las sombras, lejos del verde, nos señala un dedo acusador.

EL GUERRERO DEL TIEMPO_2
En el presente no hay perdón que no puedas solicitar ni disculpa que no puedas dar. Sólo así se vence al tiempo. Sólo así, la paz perdura.


E
l hombre sabio ve la bendición, pues conocer la transgresión es poder revelar su corrección.

Consciente, pondera cada acción en su corazón. Al perdonarse en esta vida, se entrega paz en su muerte anterior, para nacer a una vida futura mejor.

Nada está desconectado, nada es independiente. Todo es Uno.

Aquel que rectifica sus senderos para retornar del exilio descubre que, al final, el puente se eleva hacia él.

El final estaba desde el principio.

 
Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!


Originally posted in www.lbconsulting.cl

EL ENCANTO DE TAMAYA

Cuento basado en leyendas y mitos chilenos

En el centro norte del país, en la región de Coquimbo, en las entrañas del cerro Tamaya, existe una princesa encantada cuyo trono es de oro y su corona son piedras preciosas de inigualable belleza.

Cuentan que alrededor de ella existe un árbol cuyos frutos también son de oro.

Pobre de aquel minero codicioso que trabaja los oscuros túneles de la mina en aras de volverse rico y satisfacer su deseo de recibir para sí mismo. Preocupado de ser el único que encuentre este lugar encantado, su avaricia lo dejará solo a la merced del demonio que se oculta tras los velos de los brillos vivos de la opulencia.

Su muerte será inevitable al tomar para sí de los frutos dorados del árbol de la princesa. Clavado en su corazón estarán los cuernos del toro, mientras que él verá las manos de la princesa elevarse en una oración para pedir que su alma sea la última que es engañada.

EL ENCANTO DE TAMAYA_3
La búsqueda insaciable de la abundancia externa es el reflejo de la pobreza interna.

Si el minero es digno al ojo de D-s, entonces el hechizo de la tentación dorada será roto por el relinche celestial de un sagrado caballo blanco que lo guiará por un sendero seguro hacia la Luz del día nuevamente.


Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!


Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

LA CIUDAD DE LOS CÉSARES

Cuento basado en leyendas y mitos chilenos

Existe una ciudad encantada cuyas cúpulas son de oro y plata y que está escondida en algún lugar secreto de la cordillera de los Andes, cerca de un gran lago.

Los habitantes de esta ciudad son los guardianes de una sabiduría milenaria. Conocedores de los secretos del tiempo, estas personas son las mismas que la construyeron miles de años atrás, puesto que nadie nace y nadie muere en esta ciudad santa. Solamente se “es” en un eterno presente.

La ciudad está construida en dimensiones distintas y recibe a todo aquel que haya encontrado a D-s en su corazón.

"LA CIUDAD DE LOS CÉSARES_2"
En lo alto de la montaña, en tu corazón, está la ciudad de Luz eterna esperando por ti.

Para aquellos hombres atrapados en la cárcel de sus defectos de fe y cuyas mentes se divorciaron de sus corazones, dicha ciudad nunca será alcanzada ni en sus sueños. El mito, al igual que las montañas, ocultará la luz de sus cúpulas de los incrédulos.

Desafortunada será su porción, puesto que, para ellos, su revelación será el último día del mundo.


Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!


Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

EL GUERRERO DEL DESIERTO

En el desierto de la vida existe un guerrero divino que se nos presenta cuando estamos cansados, sobrepasados, golpeados y desesperanzados.

"El Guerrero del Desierto"
Cuando te sientas desolado y atrapado en el fondo de un pozo, recuerda que no estamos solos. Deja de mirar hacia abajo y alrededor, y atrévete a alzar la mirada a los Cielos. La Luz te volverá a guiar a la libertad.

Con profunda humildad se arrodilla junto a nosotros. No hay segundas intenciones, sólo amor incondicional. Él se acerca, a pesar de nuestra lejanía, para guiarnos, si así lo deseamos, a un oasis de paz y alegría.

Sin decir palabra, él nos muestra el camino una vez más.

Su mano izquierda, sin egoísmo, nos ofrece el arco de la persistencia; las flechas se encuentran en la voluntad. “Lucha y volverás a tener alas“, “lucha y verás con sabiduría en la oscuridad”, sentimos de él.

De lado y lado, dos sirvientes de D-s hay. Uno nos eleva y procura aconsejarnos para bien. El otro, procura nuestra caída, susurrándonos desde el polvo de la materia.

En la mitad de su frente tres descansan sobre el Todo. No hay dar sin recibir, no hay recibir sin dar.

Atrévete a restringir tu deseo de recibir para ti mismo y cámbialo por un deseo de recibir para compartir, serás Uno y verás a través de D-s.

Sus ojos penetran nuestro ser hasta alcanzar nuestra alma, mientras su mano derecha abierta está lista para tomar una flecha.

En su silencio, su grito de guerra eleva nuestra esencia: “Atrévete, atrévete, alza tu derecha a los Cielos y pide para dar. Atrévete tú a darte a ti mismo”.


Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!


Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

EL ALICANTO

Cuento basado en leyendas y mitos chilenos

En el norte de nuestro país, en la región de Antofagasta, existe un pájaro al que le cuesta volar que se conoce con el nombre de “Alicanto”. Cuentan los mineros que este pájaro se alimenta de oro y plata y que sus alas se pueden ver brillar a la distancia, en las noches nortinas.

Los mineros más codiciosos procuran seguir sus destellos intermitentes de luz a través de la oscuridad del desierto, con la esperanza de encontrar fortuna y un destino dorado para sí mismos.

Sin embargo, este pájaro es tremendamente celoso de su alimento y apenas se da cuenta que está siendo seguido pliega sus alas para ocultar sus brillos áureos y plateados, haciendo que el minero avaricioso extravíe su camino y a veces no pueda retornar del desierto con vida.

Si te encuentras en el desierto con un alicanto recuerda ser muy cuidadoso y no sucumbir a la tentación de sus destellos dorados y plateados, ya que podrían ser las últimas luces que veas.


Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl

EL GUARDIÁN DE LA CREACIÓN

Hay un espíritu que está entre nosotros desde el principio de los tiempos cuya misión es proteger la Creación. Dicha responsabilidad le fue encargada por D-s después de la caída del hombre.

Sabiendo que el hombre olvidaría su origen divino, generación tras generación, este espíritu procura a aquellos hombres capaces de tener la valentía espiritual para reencontrarse con su fe al más elevado nivel.

"EL GUARDIÁN DE LA CREACIÓN"
La coronación de la Creación con el Hombre, es la responsabilidad del Hombre para con la Creación


E
l amor divino exige que su partir sea desde abajo, desde el fondo del pozo de la vida, para así llegar a lo más alto, puesto que los hombres deben tener empatía por todo lo creado.

Cuando los hombres son capaces de separarse de su ego, entonces D-s los dota con sabiduría de corazón y le permite a este espíritu posarse sobre las coronas de sus cabezas.

Los hombres vuelven a hablar una sola lengua, la lengua de la Creación, la lengua del amor.

Es ahí cuando hombres y espíritu se funden en una sola forma para dar vida al Guardián de la Creación.


Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú, http://mavayu.wix.com/mavayu#!


Originally posted in www.lbconsulting.cl