Archivo de la etiqueta: Coaching & Mentoring desde la Kabbalah

LIBERTAD

El Regalo de Israel a la humanidad

No hay libertad sin verdad, no hay libre albedrío sin Luz y oscuridad, y no hay discernimiento sin sabiduría y entendimiento.

Por eso el gran regalo de Israel a la humanidad es su proceso espiritual. Es transparente, desde sus inicios hasta que se convierte en un pueblo elegido por D-s, pasando de la esclavitud a la libertad. En su generosidad, no esconde su verdad de manera que otros pueblos también se puedan liberar.

De tanto caminar, mucho se ha aprendido para poder enseñar, y esa es la mayor envidia que genera en los demás. No entienden que ese es su dar, no valoran los estados de comodidad que debió sacrificar.

Perdió su libertad cuando cayó en oscuridad. Por la idolatría pasó, pero a su fe siempre volvió, pues la llama de D-s, de su corazón, nunca se extinguió.

Mientras otros con soberbia de sus caídas se mofaban y con juicios severos lo despedazaban, Israel, una y otra vez, se levantaba. Había que persistir, pues a D-s la misión se prometió cumplir.

En sus miedos, los pueblos de la tierra no entienden, sin empatía a D-s no vuelven. Atrapados están, en esta consciencia dual del bien y el mal. Su ego les oculta la verdad. En nuestros corazones, dos de nosotros hay. Los gemelos pelean por la primogenitura. Mantenlos enemistados y del Faraón por siempre serán, pues de la muerte del Árbol del Conocimiento nunca escaparán.

El Árbol de la Vida con sus tres columnas: Abraham repesenta a la derecha, Itzjak (Isaac) a la izquierda e Iaacov (Jacobo) a la central.



Por eso, mucho antes el amor de Israel contuvo la furia de Esav, pues su sombra supo aceptar y valorar. Dos opuestos juntos en paz pudieron en él estar. Luz y oscuridad, un día, cantaron su verdad. Las enseñanzas de su abuelo Abraham y padre Itzjak supo acatar, e  íntegro ante D-s se pudo parar.

D-s el clamor del pueblo escuchó y, a través de Moshé, Aharón y Miriam, a la consciencia del Árbol de la Vida a Israel apegó. La plaga del granizo con la veneración del Árbol del Conocimiento en Egipto acabó. Dos opuestos en uno mandó. Fuego y hielo de los Cielos a todo árbol del campo destruyó.

Por las debilidades del corazón del Faraón, su pueblo tres plagas más debió padecer antes que D-s a Israel hiciera vencer. En su exceso, el Faraón a D-s volvió a desafiar, y con la fuerza del once su ejercito ahogado terminó en medio del mar.

D-s, de la esclavitud de Egipto a Israel liberó, y así a los pueblos de la tierra una lección les dio.  La vida se impuso a la muerte, e Israel recibió de D-s la Torat para enseñar. Dos opuestos este pueblo concilió y a una consciencia superior ascendió.

Que los hijos de Israel no olviden que su proceso espiritual es el regalo para la humanidad. En el amor, los opuestos se complementan para revelar la verdad. Que tu Luz contenga a tu sombra y así D-s te guiará a la libertad.



Abraham Figueroa Drouilly

Pesaj 5774 (2014)



Originally posted in www.lbconsulting.cl

EL AMOR ES UNO

Verdad o Utopía

A lo mejor Ud. ha escuchado que estamos todos conectados y que D-s es Uno. Pero, ¿Qué significa esto realmente? ¿Se puede llevar a la práctica o es una utopía más? ¿Cómo puedo ser “uno” con mi enemigo?

Levantemos juntos un poco el velo

Para tales efectos, nos vamos a apoyar en tres versículos del Antiguo Testamento, la Torah. El primero reza así:

“Creó Elokim (D-s) al hombre a Su imagen, a imagen de Elokim (D-s) lo creó, varón y mujer los creó.” (Génesis 1:27)

Este versículo nos enseña que el Hombre bíblico está creado por D-s en singular pero que, a su vez, esta hecho a partir de una dualidad. En efecto, contiene dos opuestos, dos energías diferentes, una de polaridad masculina, el varón, y otra de polaridad femenina, la mujer. ¿Qué significa lo anterior?

"Luz del amor divino"
A su derecha la polaridad masculina, a su izquierda la polaridad femenina. La Luz se genera al centro, cuando hay resistencia, cuando hay Amor Divino.

Significa que cuando la energía masculina y la energía femenina dejan de percibirse como contrarias y revelan su complementariedad, forman un circuito energético denominado “Hombre”. Éste es el Hombre bíblico, el Hombre creado a “imagen y semejanza” de D-s, el Hombre con quien D-s corona la Creación el sexto día y a quien le entrega la tierra y el dominio de todo lo que hay en ella.

¿Cómo se revela la complementariedad? A través del Amor Divino que media entre ambas energías para “hacer tierra” y así evitar un corto circuito. Luego, el Amor Divino es la energía de polaridad neutra que permite la existencia de este circuito energético denominado “Hombre”.

Ud. se preguntará, ¿Qué tiene esto que ver con mi vida? La respuesta es más de lo que Ud. cree. Por ejemplo, una pareja que hace reiterados corto circuitos en su relación, termina por percibirse como contrarios entre ellos. Eso inhibe la aparición del Amor Divino y da paso a que la plaga de la discordia se instale entre ellos, impidiendo que las diferencias se zanjen en paz. Si la pareja no es suficientemente fuerte para luchar por su amor, terminarán por separarse.

"Almas gemelas"
Es el amor incondicional lo que permite que las almas gemelas se reconozcan y crezcan juntas como pareja.

¿Qué es lo fuerte en este caso? Lo contrario de lo que la mayoría cree. Lo fuerte es la capacidad de apegarse al Amor Divino para tener la humildad de escuchar al otro, la voluntad de realizar cambios, la paciencia para esperar el proceso del otro, empatía con el dolor del otro, capacidad de pedir perdón y perdonar, y la entrega para darse así mismo por un bien superior que es la unión de la pareja para poder llegar a ser un “Hombre”.




Eso permite que ambos, hombre y mujer, se trabajen libres de las debilidades del orgullo y la terquedad. Por lo tanto, lo fuerte es lograr hacer esa resistencia que es contraria a nuestra naturaleza egoísta y permitir que nuestra esencia altruista se manifieste en la relación. Dicho de otra manera, lo fuerte es lograr no hacer corto circuito.

¿Qué pasa si a pesar de lo anterior, hombre y mujer no logran vencer su propensión a la discordia y fracasan en verse como complementos?

El siguiente versículo de la Torah nos entrega la Luz para poder responder lo anterior:

“no te prosternes a ellas ni las adores , pues Yo soy Hashem (D-s), tu Elokim (D-s), É-l celoso, que castiga la maldad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación entre aquellos que Me aborrecen” (Éxodo 20:5)

"Amor"
El amor verdadero de los padres se refleja en su deseo de corregirse para no heredarle transgresiones a los hijos.


Este versículo nos ilumina ciertos bloqueos que provienen de nuestra ascendencia y que nosotros heredamos de ellos pudiendo, a su vez,  también ser traspasados a nuestra descendencia si es que no rectificamos la falta. La lógica es la misma que se observa en los rasgos genéticos que heredamos de nuestros ancestros.

Por ejemplo, observe que si Ud. tuvo muchos problemas con su progenitor de sexo opuesto y, aún mantiene conflictos no resueltos con él o ella, Ud. va a cargarle, inconscientemente, esos conflictos a su pareja y a los hijos que tengan el mismo sexo de su progenitor. De esta forma, cuando Ud. discuta con su pareja o hijo(a), en realidad lo que ocurre es que Ud. sigue discutiendo con su progenitor de sexo contrario por los conflictos pendientes de resolución, ya sea de su infancia, adolescencia y/o adultez.

Padre e hijo
Nuestra alma recibe del alma de nuestros padres, abuelos y bisabuelos.

¿De dónde los hereda su progenitor? Los adquiere de los conflictos no resueltos con su respectivo padre o madre, es decir, de su abuelo o abuela y, así, sucesivamente. Por lo tanto, son estos conflictos no resueltos los que D-s denomina “iniquidades” y que pueden llevar a muchos otros vicios.

Dado que en una pareja se juntan dos personas que comparten la raíz de un mismo problema pero lo manifiestan de forma diferente, como las dos caras de una misma moneda, el bloqueo a la paz y armonía de ambos cobra fuerza, confunde y se vuelve difícil de romper.

Por ejemplo, el hombre puede venir con conflictos no resueltos con su madre, consciente o inconsciente de ello, mientras que la mujer acarrea conflictos no resueltos con el padre, consciente o inconsciente de ello también. Luego, cada vez que discuten en realidad no se están viendo ellos sino que están viendo a sus respectivos padres en el otro, con quienes hay resentimientos provenientes desde la infancia, adolescencia y/o adultez.

Eso es lo que hace el bloqueo tremendamente difícil de romper. Sin embargo, sí se puede romper. Lo que se requiere es primero ir a la raíz, es decir, solucionar los conflictos con el progenitor respectivo para que de esa forma se comiencen a solucionar los conflictos de la pareja y luego con los hijos. ¿Cómo se hace? Con empatía, soltando los rencores, perdonando y pidiendo perdón. Algo que para nuestro ego es tremendamente difícil.

Observe en este ejemplo una relación que pasa casi desapercibida. Supongamos que el hombre tiene conflictos no resueltos con su madre. ¿Qué significa eso en términos energéticos? Que tiene conflictos con la energía femenina y eso se va a manifestar, una y otra vez, con las mujeres que intervienen en su vida, sea la pareja, la hija, amigas, compañeras de trabajo, abuela o bisabuela. ¿Por qué?

Porque la raíz del problema es con la energía femenina, independiente de su manifestación específica en su vida. ¿Qué significa lo anterior? Que por transitividad él también tiene el conflicto con la energía femenina de D-s. ¿Cómo es eso? Si él manifiesta el problema con la pareja es porque la raíz proviene de la madre y, más arriba, está la abuela y la bisabuela. Si Ud. sigue subiendo por la raíz va a llegar a Eva hasta que, finalmente, llegue a la Esencia Femenina de D-s. ¿Por qué?

"Luz y oscuridad"
Paulatinamente, la Luz nos va iluminando el camino, peldaño por peldaño, para ir haciendo nuestra corrección de alma.

Porque todo está conectado y D-s es Uno. Finalmente, en todas las mujeres que han intervenido en su vida, desde su niñez hasta su adultez, todas son vasijas de la Esencia Femenina de D-s. Resuelva los conflictos con ellas y logrará la paz con la Esencia Femenina de D-s.

Obviamente, lo mismo es válido para la mujer que tiene conflictos pendientes de resolución  de su infancia, adolescencia y/o adultez con su padre. Si resuelve los conflictos con el padre, también resolverá los conflictos con la pareja y, finalmente, con la Esencia Masculina de D-s, nuestro Padre Celestial.

Y, ¿Si el problema es con el progenitor del mismo sexo? Entonces, tanto hombre como mujer van a tener problemas relacionados con energías de su misma polaridad (sexo) y, por transitividad, con la Esencia de D-s correspondiente esa energía. Del apocamiento, sumisión y miedo hacia su progenitor pueden pasar a la tiranía con un hijo o subalterno del mismo sexo. En la medida que les cueste resolver esos conflictos, también les va a costar “plantarse” en el mundo y en su respectiva esencia.

La corrección se hace difícil porque todos tenemos un poco de ambos casos, lo que tiende a camuflar y confundir los problemas.

¿Qué ocurre si la relación con los padres mejora y también la relación con la pareja, pero todavía siguen existiendo bloqueos que no los dejan surgir?

A la Luz del tercer versículo que hemos elegido de la Torah  explicaremos lo anterior. Este versículo reza así:

“Llamó Elokim (D-s) a la luz ‘día’ y a la oscuridad llamó ‘noche’. Fue el anochecer y fue la mañana, un día.” (Génesis 1:5)

"Luz y oscuridad"
Finalmente, la gran batalla entre la Luz y la oscuridad es en nuestro corazón.


Este versículo, por medio de la Luz y la oscuridad, nos vuelve a señalar que los opuestos se complementan y forman una unidad, en este caso “un día”.  ¿Qué significa esto para nuestro proceso?

Suponiendo que Ud. se ha trabajado espiritualmente a consciencia y ha rectificado sus transgresiones por medio de sincero arrepentimiento, de hacer justicia para con Ud. y los demás (tzedakah) y se ha apegado a D-s, revelando su fe en su diario vivir, entonces la buena noticia es que está ad portas de la última batalla para lograr un desbloqueo definitivo. Y, ¿Cuál es, entonces, esa última batalla?

"Luz y oscuridad"
Nuestro mayor enemigo es nuestro propio lado oscuro. Acéptalo, contenlo con tu Luz y se Uno.

La batalla que define la guerra es cuando Ud. se apega al Amor Divino para complementar su lado de Luz con su lado oscuro. Cuando su Luz proveniente de su esencia altruista es capaz de contener la oscuridad de su naturaleza egoísta, entonces Ud. venció la guerra. Ha logrado la paz con Ud. mismo y con D-s.








Sin embargo, eso significa perdonarse todos sus errores y transgresiones, asimismo como las del prójimo, apegándose a la justicia y el amor. Además, debe tener la sabiduría para haber revelado los respectivos aprendizajes y ser capaz agradecer de corazón dichas experiencias oscuras de su vida. Entonces, sólo entonces, Ud. habrá entendido el propósito de la Voluntad de D-s para con Ud.

Al final, D-s es Uno

Es ahí cuando D-s es Uno en el amor y Ud. puede ser uno con su principal enemigo, su sombra. Después de eso, cualquier otro enemigo es “pan comido”.


Abraham Figueroa Drouilly


Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

 

POR QUÉ VS PARA QUÉ

¿Se siente atrapado y sin salida?

Si está viviendo un momento de su vida en el cual no vislumbra la Luz al final del túnel o, peor aún, esta situación se arrastra por varios años, entonces, a lo mejor, estas palabras le pueden ser de utilidad.

Un diagnóstico desde la empatía

Cuando el caminar por la vida se le hace más dificultoso porque está cansado y el fragor de la batalla tapa sus oídos y nubla su vista, no se desanime y, por sobre todo, no se rinda. Persista.

"Luz y oscuridad"
La batalla es feroz. La crueldad del enemigo clava la mentira. No estás solo. La verdad es el camino a la libertad. Alza la vista, D-s tu camino iluminará y tu alma sanará. (Foto de www.obofili.com)

Lo que está ocurriendo es que el enemigo busca inmovilizarle para que no logre salir a la libertad. En el plano metafísico, buscan impedir que su alma ascienda a un nivel más elevado y, por ende, que se situé más cerca de D-s y, en el plano físico, procuran que no se materialicen todas las bendiciones que D-s tiene reservadas para Ud. ¿Por qué?

Porque de esa manera lo maltratan con escasez y estrechez para que se sienta pobre de espíritu y, finalmente, plasme eso en su vida. El objetivo es debilitarlo para alejarlo de la Luz de D-s. ¿Con qué fin?

Para debilitarlo por medio de negatividad, miedos y malos sentimientos.   Es similar a cuando animales salvajes cazan. Lo primero que intentan hacer es separar de la manada al más débil para así poder alimentarse de él. ¿En qué se traduce lo anterior?

A nivel emocional, experimentar negatividad en cualquiera de sus formas tiene como consecuencia fisiológica, por una parte, la liberación de toxinas que nos envenenan la sangre y nuestros órganos y, por otra, la aparición de enfermedades y dolores que nos limitan en nuestro diario vivir. A nivel de la psiquis, son bloqueos psicológicos que no nos dejan ser ni avanzar. ¿Ser qué? Ser libres de este estado que nos mantiene cautivo y ser libres para poder hacer lo que deseamos y así, avanzar en nuestras vidas.

"Cadenas"
Lucha para que sean sólo un recuerdo. Un aprendizaje.

Esta esclavitud  genera sentimientos de incomprensión, tanto de parte suya con respecto a “por qué” la vida lo trata así,  como de parte de los demás con respecto a Ud. El resto lo va a juzgar desde sus miedos y limitaciones y no van a entender “por qué” Ud. no hace una u otra cosa para recuperar su vida y “por qué” no logra salir adelante si, después de todo, “no es tan difícil”.

No se preocupe por esos dichos. Siempre es más fácil decirlo que hacerlo. No obstante lo anterior, el dolor se acumula dentro de Ud. ¿Qué hacer, entonces?

Suelte el “por qué” y trate con el “para qué”

 Lo primero que debe hacer es soltar todos los pensamientos, disquisiciones y conversaciones donde la situación sea tratada desde la óptica del “por qué” a mi. La razón obedece a que el “por qué” no contribuye a moverlo a la acción. Lo sigue dejando apegado a su estado de víctima y lo que se requiere es que Ud. sea capaz de levantarse y avanzar. Solamente en la medida que Ud. comience a tener pequeños pero, sistemáticos logros, va poder comenzar a recuperarse y sentirse mejor con Ud. mismo. Finalmente, la sumatoria de esos pequeños logros va a ser igual a una gran victoria: su libertad.

"Sol"
Si te atreves a tomar acción, D-s te muestra el camino

En este punto es bueno tener presente que, la distancia de cero a uno, es infinito. Por lo tanto, por muy pequeño que Ud. juzgue su avance, para D-s es infinito pues É-l sabe lo difícil que es ascender cada peldaño de Su escalera espiritual para poder revelar la Luz de nuestras almas.

Por otra parte, al preguntarse “para qué” me ocurrió este evento, automáticamente Ud. se mueve a la acción. Esa pregunta lo lleva a cuestionarse, por ejemplo:

  • ¿Cuál es el aprendizaje que debe realizar a partir de esa situación?
  • ¿Qué es lo que no logra ver o sentir aún? y;
  • ¿Qué es lo que debe cambiar o soltar para poder seguir avanzando.
"Luz"
La Luz disipa la confusión y revela el bosque

Lo anterior obedece a que Ud. analiza la situación desde una óptica de responsabilidad, donde se hace cargo de las consecuencias de sus decisiones y acciones efectuadas con su libre albedrío y no las delega en terceros. Ya no es víctima, es responsable, y eso le abre las puertas a la corrección del error, al cambio de patrón conductual (hábito) en que se repetía la equivocación, y a la rectificación de su alma.

El camino del “para qué”, conduce a la libertad por el solo hecho de hacerse cargo de su vida ante Ud. mismo, los demás y D-s.




E
sta es la razón por la cual los sabios enseñan:

“no hay tribulaciones sin transgresión”.

Así, nos movemos a la acción por medio de nuestra introspección y alcanzamos sanación.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

LA APERTURA DEL MAR

¿Usted cree en milagros?

Supongamos, por un momento, que sí. ¿Cuál es el milagro que usted desearía recibir hoy en su vida? No se apresure, conéctese con su interior y encuentre aquello que usted realmente desea recibir.

Agua (6)
El deseo es como un remolino. A mayor certeza, más fuerza de arrastre tiene. Si deseas recibir para compartir, estás jalando Luz para ti. Si solamente deseas para ti, terminas arrastrando oscuridad. No permitas que la oscuridad te arrastre.

Si le vienen un sin fin de deseos no se preocupe. Eso solamente es signo de que se conectó con su mente. ¿Por qué? Porque la mente lo guía a la ilusión de que usted va a lograr satisfacción a través de objetos físicos, situaciones que involucren conseguir más bienes terrenales o posiciones de poder que le permitan disponer de la materialidad a su antojo, ya que a eso está acostumbrada.

 

Con el tiempo, y el tiempo pasa rápido, nos damos cuenta de que eso no nos soluciona la vida. No nos libra de enfermedades, depresiones económicas, corrosión política, corrupción, problemas con los hijos, la pareja, o en el trabajo. Tampoco nos libra de los distintos vaivenes que tiene la vida y la naturaleza, por muy desarrollada que esté la industria de seguros. Por último, tampoco nos permite escapar de la muerte.

Agua (8)
El agua que da vida es amor. El amor también tiene la fuerza de liberar.
Agua (7)
En el Árbol de la Vida el agua está asociada a la columna derecha, al dar, al dar vida.



















Sin embargo, si le hacemos esa misma pregunta al corazón, él nos pediría un solo milagro. ¿Cuál se pregunta usted? Libertad. El corazón pediría ser liberado de la esclavitud en que se encuentra y que no lo deja ser, que lo mantiene limitado, endurecido y aplastado. Con libertad podría ser y hacer todo lo que desea. Y, ¿qué es lo que desearía el corazón? Amar.

Para qué amar, se preguntará usted. Bueno, si uno se ama de verdad entonces también de verdad puede amar al prójimo, a su trabajo, familia, país y vida. Ese amor sin defectos se extiende sin dificultad a la naturaleza, a la Creación y, finalmente, a nuestro Creador.

Agua (4)
Cuando permites que el amor te envuelva revelas la belleza de la vida

Ese es el amor de un guerrero por sus hombres en batalla; el amor de un sacerdote por su congregación; el amor de un profesor por sus alumnos; el amor de un líder por su pueblo; el amor de los padres por sus hijos y el amor de un hombre por su mujer. Un amor dispuesto al sacrificio por los demás. Un amor que permite restringir nuestra naturaleza egoísta para dar paso a nuestra esencia altruista. Un amor que desea recibir para compartir. Un amor que es contenido, nutrido, crece y se vuelve incondicional.

Como el corazón es sabio, entonces una vez que ama sabe que puede desear todo lo que la mente desea. Entonces, ¿cuál es la diferencia? El corazón que ama lo desea desde la Luz, para compartir, pues ahí está su realización. La mente que gobierna un corazón cerrado al amor lo desea desde la oscuridad, desde el egoísmo, porque a través de los bienes piensa que va a “ser” alguien ante los demás. El corazón ya sabe lo que es, porque se ama, por lo tanto, los bienes son accesorios al igual que lo que piensan los demás.

Desierto
Sin agua, la vida es un desierto. Sin compartir, ¿qué se puede recibir?

Dicho de otra manera, cuando nuestro corazón está cerrado al amor y nuestra mente nos gobierna, vamos a buscar la satisfacción, la Luz que nos hace falta en el exterior. Eso nos va a llevar a explotar el mundo en busca de bienes de los cuales podamos hacernos de su Luz para sentirnos satisfechos. El problema está en que de esa forma nunca vamos a lograr llenar el vacío que llevamos por dentro. Solamente tomamos del exterior, del mundo, para satisfacer nuestro deseo de recibir egoísta. Tarde o temprano, el mundo nos va a pasar la cuenta por todo lo que nos ha dado y va a exigir que demos. ¿Pero qué vamos a dar si estamos vacíos por dentro? Entonces ahí uno se debe preparar para un embargo espiritual. ¿Cómo? Sí, efectivamente, un embargo espiritual que, en el plano físico, nuestro plano, se traduce en un proceso de desapego obligado.

Luz (3)
La Luz desea compartirse, su esencia es dar. El sol nos lo revela todos los días, comparte su Luz incondicionalmente.

Cuando el corazón ama y trabaja junto a la mente, entonces la Luz viene de nuestro interior, de nuestra alma y, lo único que desea es salir a compartirse. Esa Luz es abundante y nos llena, nos satisface y permanentemente encuentra formas de darse a los demás, de compartirse con el resto. Le damos al mundo y al exterior desde nuestro interior. En este caso, el mundo de tanto recibir Luz de nosotros nos comienza a devolver con la misma abundancia y generosidad con la que le hemos dado. Dado que la Luz contiene todas las bendiciones, también llega, por esa vía, todo lo material a nuestra vida. Nos llega del dar del mundo producto que nosotros compartimos nuestra Luz con él.

Ese es el milagro que abre las aguas para nosotros. Es ahí cuando cruzamos el mar hacia nuestra Tierra Prometida.

Permite que la Kabbalah te ayuden a revelar tu Luz interna para que llenes el mundo de Luz y, a su vez, el mundo te llene de Luz.

Abraham Figueroa Drouilly



Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

 

LA VOLUNTAD ES LA CORONA

Un Diálogo
Ángel 3
Es la Divinidad la que elige cómo revelarse para su mensaje entregarte

Imagine, por un momento, que hemos llegado al final de nuestra vida y que una autoridad celestial nos permite verla por completo en un abrir y cerrar de ojos. ¿Habría elegido cambiar algún camino de manera de cambiar el destino? ¿A juicio suyo, qué es lo que habría hecho la diferencia en su vida?

Antes de responder, piénselo bien, pues de su respuesta depende su lugar en la vida en el “más allá”, en la eternidad. Si su respuesta es soberbia no creo que le vaya muy bien. En tal caso, le recomendaría un ajuste urgente de sus expectativas y pretensiones. Por el contrario, si su respuesta es humilde e involucra un grado importante de autoevaluación y sincero arrepentimiento, seguramente va a tener grandes posibilidades de lograr un buen lugar.

Ahora bien, dado que eligió responder con humildad y sinceridad, dicho ser celestial le revela que Ud. tenía a mano todas las herramientas necesarias para haber vivido la vida que deseaba y, además, se las muestra.

Ciego
“No hay peor ciego que aquel que no quiere ver”

– ¿Cómo no las vi?, se pregunta Ud. Él le responde que algunas eran innatas, otras debían aprenderse y otras debían suplirse mediante solicitudes de ayuda a las personas que las poseían. Además, le señala que en la medida que compartía el resto compartiría con Ud. y eso le permitiría avanzar revelando más herramientas a lo largo de su vida.

– Pero yo no tuve disponible todo eso? Recalca Ud.

– Si lo tuviste, pero elegiste no revelarlo. Le responde certeramente.

– ¿Cómo hice eso?, pregunta Ud.

– Con tu libre albedrío, le responde de manera muy serena y le muestra todas las veces que por miedo eligió quedarse donde estaba y no avanzar, y también todas las veces que la duda lo hizo retroceder y extraviar el camino.

– ¿Por qué no me ayudaron si sabían que estaba atrapado?

– Sí lo hicimos. Te mandamos mensajes de muchas formas para que pidieras ayuda pero elegiste no hacerlo, le responde.

– ¿Y cómo hice eso?, pregunta Ud. molesto.

-Con tu libre albedrío, le responde de manera muy serena. Luego añade: Lo ejerciste a lo largo de toda tu vida. Cuando deseabas algo, lo hacías y cuando no deseabas algo, no lo hacías.

– ¿Me está diciendo que me faltó desear?, pregunta Ud. muy molesto.

– Te faltó desear soñar, desear que tus sueños se hicieran realidad, desear trabajar por ello hasta lograrlo, desear ayuda para poder hacerlo y desear compartir tus éxitos con el resto.

– No era fácil, responde Ud. resignado.

– Solamente requerías haber ejercido tu voluntad, le responde compasivamente.

Una Conclusión

El nivel de consciencia de la mayor parte de las personas corresponde a un estado donde nuestra naturaleza egoísta tiende a imponerse por sobre nuestra esencia altruista la mayoría de las veces.

Árbol 4
Creció torcido pues no avanzó con rectitud. Buscó de lado y lado sin poder encontrar lo por él deseado. Su voluntad resignó a los demás, su altura ya no más.

Dado lo anterior, en la medida que nosotros no somos capaces de desear los cambios que nos van a mover y hacer avanzar hacia dónde nos gustaría estar, entonces van a ser los deseos de los demás los que nos van hacer avanzar hacia donde ellos quieren que estemos. Es decir, si no ejercemos nuestra voluntad, los demás van a ejercer la de ellos sobre nosotros.

El resultado es como un árbol que crece torcido y no da el fruto esperado.

La Kabbalah te ayuda a trabajar la voluntad para que puedas realizar tus sueños. Solamente, debes desearlo y pedir ayuda.

Abraham Figueroa Drouilly



Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

LA IMPORTANCIA DEL TRES

Un hermano mío siempre me ha dicho que el número tres lo persigue. Bueno, a continuación se ofrece una explicación de la importancia del número tres en nuestras vidas y cuál es el mensaje que ha querido transmitirle a mi hermano este número mágico.

Primero el Uno
Círculo 1
No hay principio ni fin. A su vez, el fin está en el principio y el principio en el fin. Un Todo. Uno.

Imagine un círculo como el de la imagen adyacente a su derecha. No tiene principio ni fin. No hay separación en él, solamente unidad. Una unión que sigue por toda la eternidad. Es un circuito energético que se retroalimenta de manera perfecta en un espacio donde no hay tiempo. Es un dar y recibir perfectos. Es Uno. En este estado de consciencia la conexión con D-s, la Fuente de Toda Vida, está revelada. Lo vemos y reconocemos en todo. Es una relación directa y normal de cada uno con É-l, pues no ha habido desconexión. Es similar al estado espiritual de un niño en relación a su vida con sus padres. No tiene consciencia de otra opción de vida y todo le llega por intermedio de ellos. No requiere trabajar. Este estado es todo lo que conoce y lo vive con naturalidad y sin cuestionarse nada.

Luego el Dos

 

Infinito (5)
Dos mitades iguales, espejo una de la otra, pero separadas del Todo por un nudo eterno, viviendo una condena infinita.

En dos tenemos un nivel de consciencia de separación. Nos separamos de la Unidad, del Uno. A nuestros ojos, dejamos de pertenecer a un círculo. Nos sentimos diferentes. Es un estado de polaridad donde todo es percibido por nosotros como opuestos. Por ejemplo, polaridad positiva y polaridad negativa, masculino y femenino, derecha e izquierda, arriba y abajo, bonito y feo, razón e intuición, amor y fuerza, espiritualidad y materialidad, luz y oscuridad, bueno y malo, y así sucesivamente con cada experiencia de nuestras vidas. En este nivel de consciencia juzgamos todo y a todos en base a esta percepción de realidades y verdades que se oponen unas a otras. La conexión con D-s no está revelada, por el contrario, cada uno debe encontrarla y, en nuestro afán de entender qué nos está pasando, por qué nos está pasando y, para qué nos está pasando, terminamos refugiándonos en el “ver para creer”. Desconfiamos de lo que no podemos percibir con nuestros cinco sentidos. La fe es defectuosa, no se le permite ser certeza. Por el contrario, la bajamos de nivel a una esperanza, a una probabilidad de ocurrencia. Este nivel de consciencia corresponde al adolescente espiritual que adolesce discernimiento y juicio. El adolscente que, en su entendimiento, requiere “matar” la imagen del padre y/o la madre para poder ser. Su centro es él mismo. Un estado de consciencia caracterizado por el egoísmo y manifestado en un deseo de recibir para si mismo. El recibir se antepone al dar la mayoría de las veces. En este estado de consciencia el flujo energético mantiene a las personas atrapadas en una lucha eterna entre dos mitades iguales pero percibidas como opuestas. No nos damos cuenta que venimos y somos parte de Un Todo. Es la esclavitud de la ilusión debido a la desconexión.

Finalmente, el Tres que nos devuelve al Uno
Círculo e infinito 2
Dos mitades iguales y unidas en Uno. Cada una refleja “la imagen y semejanza” de su Creador. Su intersección, el Vésica Piscis, es la definición geométrica de la Luz.

En el tres tenemos un estado de consciencia superior. Si bien nace del dos, recibe del primer y segundo estados de consciencia. Es un estado de consciencia que nos permite escapar de la trampa de la polaridad pues somos capaces de reconocer que todo proviene de una misma Fuente de Vida, de un D-s. Integramos las distintas verdades que experimentamos en nuestras vidas como una sola Verdad.

Infinito (6)
Desata el nudo que separa las dos mitades iguales y vuelven a ser Uno

Las dos mitades iguales dejan de ser opuestas si las desatamos para que puedan volver a la unidad del círculo. La fe deja de ser esperanza y se vive como certeza. Esto permite “creer para ver”. Se restaura la conexión con D-s pues somos capaces de ver las manifestaciones de su Divina Presencia subyacente en todo. Comenzamos a recordar. Es un nivel de consciencia correspondiente a un anciano espiritual, realizado, sabio y en paz. En este estado de consciencia prima el altruismo por sobre el egoísmo.

Las Tres Columnas del Árbol de la Vida y Un Secreto

En la Kabbalah, el Árbol de la Vida es un diagrama sagrado en base a tres columnas que nos entregan muchísimos mensajes de vida pero, por sobre todo, nos entregan tres:

Tres columnas
La columna derecha es dar y la columna izquierda es recibir. La columna central es recibir para compartir.

1. La columna derecha es el dar. Este es un dar incondicional como el atributo que define la esencia de D-s, pues en É-l no hay deseo de recibir. En la medida que hombre y mujer se van acercando a este dar incondicional también se van acercando a D-s.

2. La columna izquierda es deseo de recibir para nosotros mismos. Refleja nuestra naturaleza egoísta y nuestra desconexión de todo y, por ende, también de D-s que es Todo. No lo vemos. Nuestra inseguridad nos lleva a buscarlo en el “ver para creer” y por eso no lo encontramos. Cuando estamos más desconectados establecemos verdaderos campamentos en esta columna denominados hoy en día, “estados  de comodidad”, en los cuales nos aferramos a lo material, que vemos como real,  en vez de lo espiritual que entendemos como estados utópicos y abstractos. Lo anterior se manifiesta cuando las cosas no nos salen como deseamos y dejamos de ser proactivos. Caemos en un estado de víctima y culpamos al resto por la forma en que se nos dieron las cosas. Sutilmente, eludimos nuestra responsabilidad en los acontecimientos de nuestras vidas al colocar la responsabilidad en los demás. Nos olvidamos de nuestro libre albedrío y, por supuesto, de las consecuencias de nuestras decisiones, diluidas en el tiempo y espacio de nuestras vidas. Nuestro intelecto nos alimenta la ilusión y atrás quedan las emociones y el corazón, pues en estos tiempos para muchos, debilidad son.

3. La columna central, la número tres, es una columna mágica. No está manifestada en forma permanente pero es la que permite equilibrar los polos que percibimos como opuestos. Media entre la derecha e izquierda, dar y recibir, hombre y mujer, bueno y malo, etc. Es la polaridad neutra del circuito energético del Árbol de la Vida. Gracias a ella logramos escapar del estado de polaridad y pasar a un nivel de consciencia superior. ¿Cuándo aparece? Cuando hombre y mujer ejercen su voluntad, su libre albedrío, y anteponen su esencia altruista a su naturaleza egoísta. Dicho de otra manera, la ilusión se desintegra frente a nuestros ojos cuando somos capaces de elegir, libremente, desear recibir para compartir, en vez de recibir sólo para nosotros mismos.

Ese es el secreto. Ahí aparece la columna central con toda su fuerza y luz para nosotros. ¿Y si los demás persisten en su egoísmo? También los ilumina a través del ejemplo de los que siguen su esencia altruista y restringen su naturaleza egoísta.

La práctica hace la perfección
Dos mitades
El amor revela la Luz que une a dos mitades iguales

Un ejemplo de lo anterior es cuando hombre y mujer se aman de verdad  y, por ende, se ven y sienten como complementos.  Ya no son una “ayuda contraria”, compitiendo entre ellos, como en el estado de consciencia número dos, sino que se transforman en una “ayuda complementaria”. Las dos mitades iguales se unen en sus objetivos y acciones de vida. Ya no se perciben como opuestos. Su unión espiritual también se plasma a nivel físico en todo lo que hacen, incluyendo el amor. Aparece la tercera columna entre ellos, pues cada uno desea recibir para poder darle al otro lo mejor de si. La coherencia hace que esta Luz de ellos también se proyecte hacia los demás, reflejándose en su manera de actuar con el prójimo.

Hombre y mujer
La armonía de una pareja trae alegría y endulza la vida

Entonces ocurre el milagro. ¿Cuál? Comienzan a crear y vivir su realidad desde el amor y altruismo. Se equilibran y armonizan con la vida. Sus sueños se comienzan a hacer realidad. ¿Cómo? De la misma forma que nacen sus hijos, nacen sus sueños y nace su realidad, es decir, de su unión en el amor. Viven en la abundancia, pues han llegado a su Tierra Prometida. Escaparon de la estrechez del estado de consciencia de la polaridad.

La Luz de la tercera columna es el vehículo para estos milagros pues es la manera en que invitamos a D-s a ser parte de nuestras vidas. Es ahí donde Lo reconocemos y nos reconectamos con É-l.

Sin embargo, la vida no es fácil y no siempre somos capaces de restringir nuestra naturaleza egoísta. Por eso el trabajo para hacerlo y la recompensa por hacerlo son grandes. Debemos trabajar nuestra voluntad, nuestra capacidad de amar, nuestro deseo de salir del estado de polaridad y nuestro deseo de recibir para compartir.

La ayuda del Coaching

Ahora abra su mente y visualice que el amor que lo une a su pareja también se puede manifestar de otras formas. Por ejemplo, para unirlo con su trabajo cuando lo hace con pasión y lo lleva a realizarse como persona, o para unirlo con su comunidad cuando Ud. se comparte con ellos.

El coaching es una herramienta de la cual se dispone para superarse como persona y lograr lo anterior. De manera práctica, lo ayuda a colocarse objetivos realistas y a trabajar por ellos para eliminar la brecha entre sueños y realidad.

El coach trabaja junto a su cliente para que éste logre vencer sus estados de comodidad y hábitos que le impiden liberarse de lo que no desea en su vida de manera de ser libre para poder hacer lo que sí desea.

El coaching desde la Kabbalah trabaja las fortalezas y debilidades de las personas en el plano intelectual, emocional, creativo y material, de manera que puedan hacer real su tercera columna mediante acciones concretas y, así, manifiesten en vida las bendiciones de D-s para ellos.

Abraham Figueroa Drouilly


Originally posted in www.lbconsulting.cl