Tag Archives: Bereshit (Génesis)

EL ESCRIBA DEL GÉNESIS

Un hijo de hombre contempla y recuerda. Escribe su historia desde el principio para D-s. Es un acto de valentía y de humildad. Ejerce el discernimiento al más elevado nivel ante su S-eñor, pues ya no es esclavo de la oscuridad de una consciencia estrecha. D-s dijo para él,

“Haya Luz, y hubo Luz”, (Bereshit -Génesis- 1:3)

de salvación para su alma.

"Shin"
Letra hebrea Shin, cuyo valor numerológico asciende a 300. En su interior, ya incluye el secreto del 3 que nos liga a la sabiduría del Árbol de la Vida y sus tres columnas. A su vez, también nos conecta con el legado de los tres Patriarcas del Pueblo de Israel: Abraham, Itzjak e Iaacov.

Una letra visible sólo a los ojos del corazón condecora con tres pilares su frente. La majestad de tres gigantes espirituales se envisten sobre él. Es el sello de los Cielos, grabado en un fuego eterno que, unen en él, sabiduría y entendimiento, y las elevan por sobre vaivenes emocionales y pasionales.

“Hizo Elokim (D-s) el firmamento y separó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban por sobre el firmamento, y fue así. Elokim (D-s) llamó al firmamento Cielos.” (Bereshit -Génesis- 1:7-8)

Su historia es una flor delicada y de belleza única para D-s. Sus pétalos se abren en seis direcciones y, en el centro, un secreto descansa. Es aroma de ofrenda de pureza que perfuma con incienso a la Creación. El manto de su alma es un amor sin defectos que cobijó a fuertes y débiles por igual, honrando hasta sus enemigos que cayeron en batalla ante él.

Flor de la Vida
La Flor de la Vida

Sus ancestros lo contemplan orgullosos. Él recibió de todos y fue capaz de extender su brazo derecho para no dejar a nadie atrás. Es fruto de su árbol,

“de su misma especie, cuya semilla [está] en él”. (Bereshit -Génesis- 1:11)

La semilla de la vida a salvo está, “en la tierra”. Tierra prometida por D-s a Abraham y a su descendencia.

Quisieron presagiar en contra de él, pero D-s lo elevó por sobre las estrellas. Aprendió a no dudar ante la adversidad y con la espada de su fe se abrió paso a través de las filas enemigas. Penetró la dureza de las armaduras de sus adversarios, forjadas con mentiras y metales robados. Sus ciudades amuralladas, junto a D-s, él conquistó. En heroica hazaña, derribó sus estandartes de insidia y cizaña. La harina del enemigo ya no envenena con su pan de avaricia, la inocencia de sus niños.

De las alturas de la soberbia, D-s al enemigo bajó y castigó. La justicia divina todo el mundo vio.

Cielos
“Los astros influencian pero no gobiernan”. D-s puso al hombre por sobre ellos, siempre y cuando, revele su fe (emuná).

A él, con la luz de Su sabiduría lo condecoró y lo unió a las luminarias que,

Elokim (D-s) estableció, “en la expansión del cielo para alumbrar sobre la tierra”. (Bereshit -Génesis- 1:17)

Con entendimiento rige, “el día y la noche” y, así, para los demás, separa, “la luz de la oscuridad”.

Ante la adversidad, con creatividad a sus valientes él abrió camino, cambiando el destino que a su pueblo mantenía oprimido. Enfrentó a legiones de creencias esclavizantes con ideas de justicia, bondad y libertad. Contra el gigante de la intolerancia y rigidez se batió al cruzar el mar, venciéndolo con la flexibilidad de su ser. En tierra seca, pasó por sobre la pequeñez de la envidia y la maledicencia. Con su pierna derecha se plantó con seguridad en el mundo, mientras que, su pierna izquierda, con humildad, lo ha acompañado en cada paso de su camino.

Se atrevió a crear sus sueños y de ellos provinieron los hijos de la alegría, belleza y armonía. Se hizo rodear por pensamientos, palabras y acciones de amor para luego multiplicarlos para todos.

“Entonces D-s los bendijo diciendo: ‘Sean prolíficos, multiplíquense y colmen las aguas de los mares. Y multiplíquense los seres voladores de la tierra.’ ” (Bereshit -Génesis- 1:22)

Finalmente, alcanzó la Voluntad Divina y con ella se reveló su destino. Junto a su amada, D-s para ellos el arca abrió y, en pareja, el Hombre hacia É-l ascendió pues,

varón y mujer los creó”. (Bereshit -Génesis- 1:27)

Por sus acciones, el pacto D-s recordó para todas las generaciones.

De su servicio en vida, los Cielos y la Tierra son testigos que honraron su “imagen y semejanza”, ante el Creador.

Así, D-s la Creación con ellos coronó y al Hombre ungió con esta bendición:

“Sean fecundos y multiplíquense, colmen la tierra, sométanla y tengan dominio sobre los seres acuáticos, sobre los seres voladores del cielo y sobre todo animal que se mueve sobre la tierra”. (Bereshit -Génesis- 1:28)

En su amor de padre, él escribe para su descendencia para recordarles y prevenirles que:

“Elokim (D-s) [también] hizo las bestias de la tierra, cada una según su especie”. (Bereshit -Génesis- 1:25)

"EL ESCRIBA DEL GÉNESIS"
Son los ojos de un corazón circuncidado los que ven la realidad sin los velos de la ilusión.

Alza la vista y ve una luz blanca. En su interior aparece la misma letra de su frente, pero ahora cuatro pilares tiene.

Letra Shin de 4 palos
Guardada como un secreto espiritual en la cajita de los Tefilim (Filacterias), la Shin de 4 brazos nos saca de nuestra realidad y nos conecta con una Luz que está por revelarse al final de los tiempos.

Es la Luz del Mesías. Ha visto la realidad. Ya no hay ilusión. Su actuar es en nombre de la vida. Su consciencia es superior. Detrás de él, la misma nube que en otros tiempos se presentó ante su pueblo, cubre la Presencia Divina que lo cuida, guía y protege. Ha comprendido el Shabat.

Bendijo D-s el séptimo día y lo declaró sagrado, pues ese día D-s cesó toda Su obra que efectuara para hacer”. (Bereshit -Génesis- 2:3)

Flor de la Vida_animated
Hay un secreto en el séptimo día y por eso sus bendiciones superan al resto de los días de la semana. En consciencia, la Luz de este día nos facilita que podamos unir los opuestos y, por ende, alcanzar el Cielo. Con amor, hombre y mujer pueden volver a ser Uno en D-s.

Él toma su pluma y escribe:

“Bereshit Bará Elokim et hashamaim veet haaretz”.

En el principio, D-s creó los cielos y la tierra”.  Testigos fieles son de Su obra, de la vida de él y de sus hijos, y de su elección:

La vida.

Velas de Shabat
Hay una bella enseñanza kabbalista que recuerda el maestro, Albert Gozlan, de por qué las velas de Shabat simbolizan la paz en el hogar. En efecto, vela en hebreo es “ner”. Sus letras hebreas son Nun (50) y Reish (200), cuyos valores ascienden a 250 (50 + 200). Al ser dos velas, el valor se duplica a 500 (2 x 250). Por otra parte, el hombre está compuesto por 248 partes (órganos, huesos y tendones) y la mujer por 252 partes. Luego, hombre y mujer, en armonía, suman 500 (248 + 252), igual que el valor de las dos velas de Shabat.

 

Se elevó por sobre el decreto de, “morir, morirás”, del Árbol del Conocimiento y se apegó al Árbol de la Vida.

 

“Hashem (El Eterno), Elokim (D-s) hizo brotar del suelo toda clase de árbol agradable a la vista y bueno como alimento. Y también del Árbol de la Vida en medio del Jardín y el Árbol del Conocimiento del bien y del mal.” (Bereshit -Génesis- 2:9)
Árbol de la Vida
En el Árbol de la Vida, la columna derecha (su derecha), representa el espíritu(energía) masculino de polaridad positiva correspondiente al dar. La columna izquierda (su izquierda), representa el espíritu femenino de polaridad negativa correspondiente al recibir. La columna central representa un espíritu de equilibrio cuya polaridad es neutra y corresponde al recibir para dar. En simple, 3 energías Divinas en donde los opuestos se equilibran en el centro cuando hay amor y misericordia.
Ahora vive por siempre en D-s. Para él, ya no hay separación.

 

Medita, se conecta con la Luz Divina, retorna y sigue creando…

Abraham Figueroa Drouilly

Pintor: Mauricio Avayú,  

www.facebook.com/mauricio.avayu ; www.mauricioavayu.com 


Originally posted in www.lbconsulting.cl