LA FORMA ESPIRITUAL DEL HOMBRE PRIMORDIAL

Las diez  sefirot y el partzuf (rostro espiritual) de Adam Kadmon

De la “Nada”, la Luz Sin Fin penetra el Vació (heb. Jalal) y hace aparecer las primeras diez Sefirot. Este es el Primer Partzuf (Rostro) o Forma Espiritual que se vuelve manifiesto en el Vacío (heb. Jalal) y se denomina, Adam Kadmón (Hombre Primordial).

las-10-sefirot-en-partzuf-adam-kadmon

LA KAV (LÍNEA)

La Kav (Línea)

El Tzimtzum formó un Espacio Vacío (heb. Jalal) que Dios penetró con Su Luz Sin Fin en forma de una Línea (heb. Kav) hasta la mitad. Si hubiese seguido hasta el otro extremo del vacío (heb. Jalal), éste habría colapsado y todo sería Luz, sin espacio vacío.

la-kav-linea

 

Una vez formado el Espacio Vacío,

“Dios dispuso una línea recta (heb. kav), a manera de tubo conductor, que conectará el exterior, o sea la luz Infinita, con el interior de la esfera que se formó” (Shlezinger). 

A través de esta línea comenzó a fluir la Luz Sin Fin o Infinita que estaba en el exterior hacia el interior de la esfera vacía. La parte superior de la línea conectaba con la Luz Infinita pero él extremo opuesto de la línea solamente llegaba hasta la mitad de la esfera vacía, pues si continuaba hasta el otro extremo de la esfera, ésta se llenaría de Luz Infinita y desaparecería, volviéndose a unificar con la Luz Infinita.

El Rav Berg lo expresa de esta forma:

“Entonces, estaba la Luz, cuya naturaleza entera era dar de sí misma, y estaba la Vasija, cuya naturaleza entera era recibir todas las cosas positivas que la Luz tenía para compartir. La Vasija se llenaba con la Luz y, como el espacio y el tiempo no habían comenzado aún, la Vasija se llenaba infinitamente. La Vasija seguía recibiendo y la Luz seguía dando.”(Rav P. Berg).

 En términos del proceso personal, la Kav (línea) representa la intención y la voluntad de crear. Cuando le damos intención a nuestros deseos les estamos dando dirección y esto es sumamente importante, pues las experiencias de vida se pueden vivir desde la Luz o desde la oscuridad. Tú eliges si inyectas Luz u oscuridad a cada cosa que haces o dejas de hacer.

Por otra parte, la voluntad es la restricción que tensa un arco para que la flecha tome más fuerza y alcance una mayor distancia. Sin voluntad no logramos nuestros objetivos.

 

ANTES DE LA CREACIÓN

Antes de la Creación…mucho antes del “Big Bang”

 

<

p style=”text-align: justify;”>Antes de la Creación solamente estaba Dios, no había tiempo ni espacio. En Su Infinidad, Él lo abarcaba todo infinitamente. Todo era Luz, una Luz Espiritual Infinita. (Esto lo representa el blanco de esta hoja).

PLEGARIA KABBALISTA DE J. TZAYACH

Plegaria con Nombres de D-s de las 10 sefirot del Árbol de la Vida del kabbalista del siglo 16, Rabí Joseph Tzayach.

KETER. Ehieh Asher Ehieh, Coróname.

JOJMAH. Iah, concédeme Sabiduría.

BINAH. Elohim Jaim, concédeme Entendimiento.

JESED. Él, con la mano derecha de Su Amor, hazme grande.

GUEVURAH. Elohim, del terror de Su Juicio, protégeme.

TIFERET. YHVH, con Su Misericordia, concédeme la Belleza.

NETZAJ. Adonai Tzevaot, vigílame Eternamente.

HOD. Elohim Tzevaot, concédeme la beatitud de Su Esplendor.

YESOD. Él Jai, haz de Su Alianza mi Fundamento.

MALJUT. Adonai, abre mis labios y mi boca dirá Tu Alabanza.

Plegaria Kabbalista_Tzayaj_1
De Keter a Guevurah
Plegaria Kabbalista_Tzayaj_2
De Tiferet a Maljut

BENDIGAMOS

 

BENDIGAMOSCanción de la liturgia Sefaradí

Bendigamos al Altísimo, Al Señor que nos crió,
Démosle agradecimientos por los bienes que nos dió.

Alabado sea su Santo Nombre, Él que siempre nos apiadó.
Load al Señor que es bueno, que para siempre Su merced.

Bendigamos al Altísimo, por su Ley primeramente,
Que liga a nuestra raza con el Cielo continuamente,

Alabado sea su Santo Nombre, Él que siempre nos apiadó.
Load al Señor que es bueno, que para siempre Su merced.

Bendigamos al Altísimo, por el pan segundamente,
Y todos los manjares que comimos juntamente.
Pues comimos y bebimos alegremente Su merced nunca nos faltó.
Load al Señor que es bueno, que para siempre Su merced.
Bendita sea la casa esta, el hogar de Su presencia,
Donde guardamos Su fiesta, con alegría y permanencia.

Alabado sea su Santo Nombre, porque siempre nos apiadó.
Load al Señor que es bueno, que para siempre Su merced.
Odu LaAdonai ki tov, ki le olam jasdó (Tehilim – Salmo 136:1)
Odu LaDonai ki tov, ki le olam jasdó (Tehilim – Salmo 136:1)

Coaching & Mentoring desde la Kabbalah

A %d blogueros les gusta esto: