MADRE

MADRE

Desde la semilla a la Luz de la vida, cercana o tal vez ya ida, fuiste cura de muchas heridas. Contención para toda preocupación, el amor siempre fue tu vocación. En la confusión de la vida, el niño siempre recordará la verdad con alegría: Mis lágrimas afligieron tu corazón, mis risas iluminaron tus ojos, mi paz trajo la tuya. Feliz día, madre mía.

Posted in www.lbconsulting.cl

 

Comparte un comentario