arbol-de-la-vida_102

3. EL ÁRBOL DE LA VIDA

¿De dónde viene la noción del Árbol de la Vida?

El Árbol de la Vida es mencionado en forma explícita en la Biblia Hebrea  seis veces y si se considera el Libro del Apocalipsis, hay un total de nueve menciones, a saber:

Enseña el Patriarca Abraham respecto del Árbol de la Vida: "Diez sefirot de la nada, diez y no nueve, diez y no once". (Sefer Yetzirah -Libro de la Formación- 1:4)
Cerca de 4000 años atrás, el Patriarca Abraham enseñó respecto del Árbol de la Vida: “Diez sefirot de la nada, diez y no nueve, diez y no once”. (Sefer Yetzirah -Libro de la Formación- 1:4)

-1-

 “Y plantó el SEÑOR Dios un huerto hacia el oriente, en Edén; y puso allí al hombre que había formado. Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.” (Bereshit -Génesis- 2:8-9)
 -2-

Entonces el SEÑOR Dios dijo: He aquí, el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre. Y el SEÑOR Dios lo echó del huerto del Edén, para que labrara la tierra de la cual fue tomado. (Bereshit –Génesis- 3:22-23)

-3-

Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida. (Bereshit –Génesis- 3:24)

-4-

“El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio.” (Mishlei –Proverbios- 11:30)

-5-

“La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida.” (Mishlei –Proverbios- 13:12)

-6-

“La lengua apacible es árbol de vida, mas la perversidad en ella quebranta el espíritu.” (Mishlei –Proverbios- 15:4)

-7-

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.'” (Apocalipsis 2:7)

-8-

Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce {clases de} fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol {eran} para sanidad de las naciones. (Apocalipsis 22:1-2)

-9-

“Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.” (Apocalipsis 22:14-15)

¿Qué es el Árbol de la Vida?

El Árbol de la Vida corresponde a la anatomía del Alma, la cual, a su vez, sostiene al cuerpo. Cada sefirá (esfera de Luz espiritual) del Árbol de la Vida es un centro energético particular de energía divina por donde fluye la fuerza de la vida desde Dios al Alma y luego desde el Alma al cuerpo para que podamos vivir, crear y construir la Vida.

El hombre de la imagen se debe observar como si fuera otra persona y no un espejo. Su derecha corresponde a su derecha y no a la nuestra, y su izquierda corresponde a su izquierda y no a la nuestra.
Proyección simplificada y aproximada del Árbol de la Vida sobre la forma del cuerpo de un hombre. En este caso, el hombre de la imagen se debe observar como si fuera otra persona al frente de nosotros y no un espejo. Su derecha corresponde a su derecha y no a la nuestra, y su izquierda corresponde a su izquierda y no a la nuestra. Sin embargo, cuando observamos el diagrama del Árbol de la Vida, éste es un espejo de nosotros, por ende, nuestra derecha corresponde a la columna derecha del Árbol de la Vida y nuestra izquierda corresponde a la columna izquierda del diagrama.

Cada sefirá del Árbol de la Vida es una Luz que emana distintos atributos del Creador, los cuales los podemos alcanzar cuando conectamos con esas energías en forma consciente mediante plegarias, meditaciones y acciones. 

El Árbol de la Vida nos conecta con el Amor de Dios manifestado en voluntad, fe, sabiduría, entendimiento, conocimiento, discernimiento, bondad, benevolencia, fuerza, juicio, disciplina, belleza, armonía, verdad, misericordia, persistencia, fortaleza espiritual, confianza, humildad, sanación, fundamento, cohesión, vinculación, liderazgo, nobleza,  entre otros.

A su vez, cada sefirá del Árbol de la Vida nos conecta con el poder específico del Nombre de Dios que invocamos en nuestra Alma (interior) para iluminar nuestra situación en el mundo (exterior).

Por otra parte, cuando nos desconectamos en forma consciente o inconsciente de esas energías de vida, bloqueamos la Luz de las sefirot, trayendo oscuridad al Alma en la forma de deseos egoístas (mal) y, por extensión, a nuestra vida en el plano físico. De persistir en el patrón conductual negativo, finalmente, la negatividad que se creó convergerá en el cuerpo, manifestándose como enfermedad. ¿Por qué?

Porque…

“HaShem (Dios), Elokim (Todopoderoso), le ordenó al hombre diciendo: “De todo árbol del Jardín podrás comer libremente, pero el árbol del conocimiento del bien y del mal no podrás comer, porque el día que de él comas, morirás”. (Bereshit -Génesis- 2:16-17)

La muerte es la consecuencia de apegarse al egoísmo en vez del altruismo. En la medida que nuestros deseos egoístas se expanden, la muerte alcanzará a sueños, proyectos, empresas, relaciones, finanzas, salud y, finalmente, a la persona (Dios no lo permita),

Por eso Dios nos recuerda en la Biblia, a través de Moshé (Moisés), lo siguiente:

“¡Hoy mismo convoco como testigos al Cielo y la Tierra, de que pongo ante ti la vida y la muerte, la bendición y maldición. Elige la vida, para que viva tú y tu descendencia (Devarim -Deuterenomio- 30:19)

De manera que:

“Así vivirás y florecerás y HaShem (Dios) -tu Elokim (Creador)- te bendecirá en la tierra a la que te diriges para tomar posesión” (Devarim -Deuterenomio- 30:16)

Entonces, cómo se manifiesta la elección:

[Solamente debes] “amar a HaShem (Dios) -tu Elokim (Creador)- obedeciéndole y apegándote a Él. Pues Él es tu vida y la prolongación de tu vida en la tierra que HaShem juró que les daría a tus ancestros, Abraham, Itzjak e Iaacov.” (Devarim -Deuterenomio- 30:20)

Es decir, al apegarse al Árbol de la Vida nos apegamos a Dios, de donde emana toda vida.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

Comparte un comentario