Archivo de la categoría: Kabbalah y el Árbol de la Vida

5. TRAYECTORIA DE LA LUZ

trayectoria-de-la-luz

¿Qué le dice a Ud. que la luz no descienda en línea recta? Piense en un esquiador… ¡Exacto!

ski
El descenso tiene que ser en slalom para ganarle a la fuerza de gravedad, al deseo de recibir para uno mismo

El esquiador no desciende en línea recta para no tomar demasiada velocidad y fuerza que lo hagan perder el control y terminar en una clínica. Por lo tanto, la trayectoria de zig-zag del rayo de luz refleja un proceso. ¿Cuál? El nuestro. ¿Por qué?

Descenso de la Luz
La Luz desciende gradualmente hasta iluminarnos

Porque los procesos deben ser graduales para que podamos absorber toda la información y enseñanzas, de manera que las podamos aplicar exitosamente en nuestras vidas. ¿Cómo se define exitosamente? Con voluntad, sabiduría, inteligencia, discernimiento, amor, benevolencia, disciplina, fuerza, pasión, armonía, compasión,  persistencia, humildad,  vinculación, cohesión, liderazgo y nobleza.

La Luz Sin Fin (heb. Ein Sof Or), bendita sea, se desplaza a través de las sefirot en el orden de “Arriba hacia Abajo” y de “Derecha a Izquierda”, pues esos movimientos corresponden al “dar” que es el atributo del Creador, mientras que, el “deseo de recibir”, es el atributo de la Creación, “la vasija”. Cuando la Creación emula al Creador en pensamiento, habla y acción, entonces transforma su naturaleza de “deseo de recibir” en un “deseo de recibir para dar” o “deseo de recibir para compartir”, logrando así “dar”, igual como Su Creador.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

2. QUÉ ES LA KABBALAH

·        Según el Rav Philip Berg Shlita[1], Z’’L[2] del Centro de Kabbalah Internacional

 

“La Kabbalah es una tecnología universal, la más antigua tradición de conocimientos secretos del mundo. Desde los primeros días de la Creación, fue transmitida directamente de Dios a Adán (heb. Adam), Abraham, Sarah, Rajel (Raquel), Moshé (Moisés), y los otros patriarcas y matriarcas bíblicos. La Kabbalah antecede cualquier religión u organización secular. Es la herencia y el derecho de nacimiento de toda la humanidad.

Traducida literalmente, la palabra aramea “Kabbalah” significa “recibir”. Por tanto, la Kabbalah es el estudio de lo que realmente significa recibir, tanto espiritualmente como en los niveles prácticos de la existencia. La Kabbalah nos revela cómo ocurren las cosas y, más importante aún, por qué ocurren en todas las áreas de nuestra vida, incluso en las dimensiones que existen más allá de nuestra existencia física.”[3]

 

·        Según el Rav, Dr. Michael Laitman de la Academia Internacional  de la Kábbalah, “Bnei Baruj”

 

“Hay una buena razón por la que los kabbalistas llaman al placer ‘Luz’. Cuando el ‘Kli’[4] –[una vasija que puede ser] una criatura, [o] una persona- siente al Creador, es una experiencia de gran sabiduría que desciende encima de uno; despierta en nosotros. Cuando esto sucede, nos percatamos que esta sabiduría recién manifestada, existía desde siempre, sólo que estaba oculta. Es como si las tinieblas de la noche se hubieran transformado, de pronto, en la luz del día, y lo invisible se hubiera hecho visible. Puesto que esta luz trae consigo sabiduría, los kabbalistas la nombraron, “Luz de Sabiduría”, y al método de recibirla, “la sabiduría de la Kábbalah”.[5]

“La Sabiduría de la Kabbalah (la sabiduría de recepción, del hebreo ‘lekabel’) apareció por primera vez alrededor de 5000 años atrás, cuando los seres humanos comenzaron a cuestionarse acerca del propósito de su existencia. Aquellos que lo sabían, llamados ‘kabbalistas’, tenían la respuesta al propósito de la vida y al rol de la humanidad en el universo.

Pero en esos días, los deseos de la mayoría de la gente eran demasiado pequeños como para esforzarse por obtener ese conocimiento. Por lo tanto, cuando los kabbalistas vieron que la humanidad no necesitaba su conocimiento, lo ocultaron, y secretamente lo prepararon para una época en que todos estarían listos para recibirlo. Mientras tanto, la humanidad cultivó otros canales tales como la religión y la ciencia. […]

La Kabbalah nos dice que la Naturaleza, que es sinónimo del Creador, es completa, altruista y unida. Nos explica que no solamente debemos entender la Naturaleza, sino también desear implementar este modo de existencia en nosotros mismos.

La Kabbalah también nos dice que al hacerlo, no sólo nos igualaremos a la Naturaleza [Creador], sino que, además, comprenderemos el Pensamiento que respalda el Plan Maestro. Finalmente, la Kabbalah establece que al entender el Plan, nos igualaremos al Planificador Maestro, lo cual es el propósito de la Creación, llegar a tener Sus cualidades; ser como Él.”[6]

En efecto, señala el Rav, Dr. Michael Laitman, lo siguiente:

“La palabra hebrea para el Creador es ‘Boré’ (בּוֹרֵא ), y contiene dos palabras: ‘Bo’ (בּוֹ , ‘ven’) y ‘Ree’ (רֵא , ‘ve’, de ver). Así, la palabra, ‘Creador’, es una invitación personal para experimentar el mundo espiritual.”[7]

Finalmente, el Rav, Dr. Michael Laitman, en su libro “El Zóhar, Anotaciones al Comentario de Rabí Yehuda Ashlag”, señala lo siguiente:

“El Libro del Zóhar, al igual que la Torá, nos habla exclusivamente del hombre (La Creación) y su relación con el Creador. La Torá vincula todo tipo de términos de nuestro mundo a propiedades internas del hombre. Así, sentir un deseo por el Creador recibe el nombre de ‘Israel’, mientras que un deseo por la recepción egoísta de placer es llamado ‘las naciones del mundo’. Sin embargo, no existe ningún tipo de relación entre estos nombres de la Torá y los judíos u otras naciones de nuestro mundo. La Kabbalah va dirigida al hombre, ¡a la Creación!”

___________________________________________________________________________

[1] Es un acrónimo para designar un liderazgo de gran importancia.  Significa: Sheijie : que viva; Leorej : por extensos; Iamim : días; Tovim : buenos; Arukim : largos.

[2] Es un acrónimo de “Zijronó LiBerajá” que significa de bendito recuerdo, en hebreo, y que se utiliza para referirse a una persona judía cuando ha muerto. Es una manera de honrar su memoria y elevar su alma.

[3] Rav Philip Berg, “Astrología Kabbalística”, 2013, pg. 3.

[4] Vasija (heb. kli) = deseo de recibir Luz (placer).

[5] Rav, Dr. Michael Laitman, “Cábala para Aprendices”, 2008, pg. 58-59.

[6] Ibid. pg. 38-39.

<

p style=”text-align: justify;”>[7] Ibid. pg. 21

1. DIOS ES UNO

Introducción

 

La Luz de la Kabbalah
Prisma de luz 1
Detrás de los diferentes matices hay una sola Luz porque D-s es Uno. La sabiduría está en no confundirse.

En el siglo 18, Sir Isaac Newton, realizó un experimento extraordinario. Newton tomó la luz blanca del sol y la hizo pasar a través de un prisma, como en la imagen a su izquierda. En ese momento, pudo comprender como la luz blanca se descomponía en diferentes tonalidades de luces que dan origen al arco iris. Luego, volvió a pasar la luz descompuesta en varias tonalidades por otro prisma logrando integrarla de nuevo en luz blanca.

Arco iris 2
El verdadero tesoro al final del arco iris es comprender que todo es Uno.







A raíz de lo anterior, Newton postuló que la naturaleza de la luz eran partículas. Esto provocó que recibiera muchas críticas de sus contemporáneos que postulaban que la naturaleza de la luz eran ondas. Actualmente, la física cuántica postula que la luz tiene un comportamiento dual, como partícula y como onda.







Lo paradojal es que Newton experimentó en persona la fuerza de la polaridad (polos opuestos) manifestada en las críticas que recibió a pesar de haber revelado la esencia de dicho estado dual. Dicho de otra manera, la virulencia del antagonismo fue producto del color con el cual cada persona percibía su realidad como su verdad, sin darse cuenta que las diferentes luces de realidad provenían de una única fuente de Luz blanca que se corresponde con LA REALIDAD. Es decir, las diferentes interpretaciones de realidades  son parte de una sola REALIDAD. Cuando alguien quiere transformar su propia realidad en LA REALIDAD es signo de haber quedado atrapado en la trampa de la polaridad. En simple, NO VE LA LUZ BLANCA y en algún momento de su evolución la vida lo va a llevar a darse cuenta que LA REALIDAD no cabe en su realidad.

Círculo e infinito
Eternamente Uno, manifestado infinitamente en dos iguales opuestos. ¿Puedes verlo?
Infinito 1
¿Cuál es diferente?

No hace falta meditar mucho para darse cuenta que la forma en que experimentamos nuestra realidad también es dual. Nos dividimos entre dar y recibir, polaridad positiva y negativa, derecha e izquierda, hombre y mujer, arriba y abajo, bonito y feo, razón e intuición, luz y oscuridad, espiritualidad y materialidad, bueno y malo, y todas las posturas que consideramos irreconciliables a lo largo de nuestras vidas. Consciente o inconscientemente,  estamos constantemente peleando por imponerlas al bando contrario. El pecado original nos sigue pesando…



Ahora bien, que pasaría si fueramos capaces de aceptar, comprender y ver que todo es Uno, es decir, que todo proviene de una única fuente, de una Luz blanca. La ilusión de la polaridad desaparecería. Sería como el levantamiento de un velo que cubre la verdad.

Sería como desatar un nudo de UN círculo que forma dos mitades idénticas, una espejo de la otra, pero opuestas.  Se terminaría la condena del engaño eterno y la ilusión de vivir en una pugna infinita debido a una mentira y maquinación de muy larga data. Lograríamos avanzar hacia la unidad del ser, de la pareja, familia, pueblo y de la humanidad.

Valparaíso 2013
Si te sientes encarcelado no te desanimes, recuerda que la llave la tienes tú. Nosotros solamente te ayudamos a encontrarla.
lentes
Derecha e izquierda separadas por una línea de tiempo y unidas en el infinito

Incluso nuestros lentes, que delatan problemas de vista en el plano físico y que se relacionan con “no querer ver” en el plano metafísico, se dividen en el lado derecho e izquierdo del símbolo del infinito. ¿Coincidencia? Las coincidencias no existen, solamente son señales que aún no integramos.

Círculo de amistad y tolerancia
Todos tenemos una parte de la Luz. Toda disciplina tiene una parte de la Luz. Si compartimos y unimos, se revela UN Todo eterno, sin principio ni fin.

La Kabbalah es como el prisma que nos permite ver como, por una parte, todas las luces de colores conforman una sola REALIDAD de Luz blanca y, por otra parte, cómo esta Luz blanca se puede separar en diversas realidades de distintos colores, confundiéndonos.

A lo mejor Ud. se pregunta, suponiendo que sea cierto, ¿de qué me sirve todo ese conocimiento y cómo podría afectar mi vida personal, laboral y social? ¿Cómo me puede ayudar a colocarme metas? ¿Cómo me  puede ayudar a cumplir mis objetivos?

Yo te cubro
Permite que te ayudemos a abrir tus alas para ti y los tuyos

<

p style=”text-align: justify;”>¿Cómo me puede ayudar a realizar mis sueños? ¿Cómo me puede ayudar en el trabajo con mis empleados? ¿Cómo me puede ayudar a realizar un cambio de mentalidad en la empresa? ¿Cómo me puede ayudar a comunicar una fusión? ¿Cómo me puede ayudar a subir la moral después de un proceso de reducción y reestructuración? ¿Cómo me puede ayudar a desarrollar líderes? ¿Cómo me puede ayudar a alinear al personal a una nueva estrategia?¿Cómo me puede ayudar a sanarme de una o más dolencias que padezco? Y si tengo sueños como, por ejemplo, ganar más dinero para poder tener una vida más tranquila junto a los míos, ¿cómo me puede ayudar la Kabbalah?

4. EL ÁRBOL DE LA VIDA Y SUS COLUMNAS

Así como un átomo tiene un protón de carga positiva (+), un electrón de carga negativa (-) y neutrón de carga neutra, el Árbol de la Vida está constituido por tres columnas de diferente polaridad. La columna derecha es la polaridad positiva que representa el principio masculino y el “dar” en la Creación. La Columna Izquierda tiene polaridad negativa y representa el principio femenino y el “deseo de recibir” en la Creación. Finalmente, la Columna Central, de polaridad neutra, es la columna que equilibra a las dos anteriores, mantiene el circuito energético fluyendo y, representa el “deseo de recibir para compartir”.

La importancia de la Columna Central radica en que nos permite, por una parte, restringir nuestros impulsos negativos y, por otra, al modificar la intención del “deseo de recibir egoísta” y transformarlo en un “deseo de recibir para compartir” (altruista), logramos conectarnos con el “dar” de Dios.

El secreto radica en que cuando el “deseo de recibir” es egoísta, la Luz es automáticamente bloqueada de nuestra vasija, pues no estamos alineados con el Amor del Creador, que es la fuente de toda Luz y bendición.

La Luz se produce en un estado de equilibrio, que es la columna central, cuando el filamento entre ambas columnas es capaz de resistir la tentación de sesgarse hacia uno o hacia el otro. Es decir, cuando somos capaces de resistir nuestros impulsos egoístas y cambiar la intención a un "deseo de recibir para compartir" que nos aleja del egoísmo y nos apega al altruismo.
La Luz se produce en un estado de equilibrio, que es la columna central, cuando el filamento entre ambas columnas es capaz de resistir la tentación de sesgarse hacia alguna de las columnas laterales. Es decir, cuando somos capaces de resistir nuestros impulsos egoístas y cambiar la intención de nuestro “deseo de recibir” a un “deseo de recibir para compartir”. Este hecho luminoso nos aleja del egoísmo y nos apega al altruismo, permitiéndonos avanzar en nuestra espiritualidad y, por ende, también arrastrando la materialidad que deseamos, pero ahora en aras de compartirla con los demás.

Tome por ejemplo una ampolleta que también tiene tres columnas a saber:

Columna Derecha (“dar”): cable eléctrico de polaridad positiva;

Columna Izquierda (“deseo de recibir”): cable eléctrico de polaridad negativa y;

Columna Central (“deseo de recibir para compartir”): correspode al filamento central, de polaridad neutra, que es la resistencia entre ambos polos y, además, es el lugar donde se produce la Luz.

Al observar con sabiduría y entendimiento estos simples principios podemos sacar valiosas lecciones de vida. Por ejemplo, se requieren las tres columnas para que haya Luz. Si una falta, no hay Luz. Por otra parte, el corto circuito se produce cuando se une el cable eléctrico de polaridad positiva (Columna Derecha) con el cable eléctrico de polaridad negativa (Columna Izquierda), sin ningún tipo de resistencia (Columna Central) entre ellos. Y, ¿cuál es el resultado de un corto circuito? Se produce un breve destello de Luz que es transitorio para luego quedar en una oscuridad permanente hasta que se repara dicho corto circuito.

arbol-de-la-vida-simple-sus-columnas

Electricista
Todos tenemos que arreglar los cortos circuitos que nos han dejado a oscuras en nuestra vida.

Son estos cortos circuitos lo que provoca la existencia del trabajo espiritual del hombre. El trabajo consiste en reparar todos y cada uno de los corto circuitos que hemos causado en nuestras vidas por anteponer nuestra naturaleza egoísta a nuestra esencia altruista. Este trabajo es fundamental, pues permite salir de la oscuridad, restaurar el flujo de Luz y, apegarnos al Árbol de la Vida. Por lo tanto, independiente de su profesión, situación económica, religión, preferencias políticas y deportivas, TODOS somos electricistas de nuestras propias vidas.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

3. EL ÁRBOL DE LA VIDA

¿De dónde viene la noción del Árbol de la Vida?

El Árbol de la Vida es mencionado en forma explícita en la Biblia Hebrea  seis veces y si se considera el Libro del Apocalipsis, hay un total de nueve menciones, a saber:

Enseña el Patriarca Abraham respecto del Árbol de la Vida: "Diez sefirot de la nada, diez y no nueve, diez y no once". (Sefer Yetzirah -Libro de la Formación- 1:4)
Cerca de 4000 años atrás, el Patriarca Abraham enseñó respecto del Árbol de la Vida: “Diez sefirot de la nada, diez y no nueve, diez y no once”. (Sefer Yetzirah -Libro de la Formación- 1:4)

-1-

 “Y plantó el SEÑOR Dios un huerto hacia el oriente, en Edén; y puso allí al hombre que había formado. Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.” (Bereshit -Génesis- 2:8-9)
 -2-

Entonces el SEÑOR Dios dijo: He aquí, el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre. Y el SEÑOR Dios lo echó del huerto del Edén, para que labrara la tierra de la cual fue tomado. (Bereshit –Génesis- 3:22-23)

-3-

Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida. (Bereshit –Génesis- 3:24)

-4-

“El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio.” (Mishlei –Proverbios- 11:30)

-5-

“La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida.” (Mishlei –Proverbios- 13:12)

-6-

“La lengua apacible es árbol de vida, mas la perversidad en ella quebranta el espíritu.” (Mishlei –Proverbios- 15:4)

-7-

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.'” (Apocalipsis 2:7)

-8-

Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce {clases de} fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol {eran} para sanidad de las naciones. (Apocalipsis 22:1-2)

-9-

“Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.” (Apocalipsis 22:14-15)

¿Qué es el Árbol de la Vida?

El Árbol de la Vida corresponde a la anatomía del Alma, la cual, a su vez, sostiene al cuerpo. Cada sefirá (esfera de Luz espiritual) del Árbol de la Vida es un centro energético particular de energía divina por donde fluye la fuerza de la vida desde Dios al Alma y luego desde el Alma al cuerpo para que podamos vivir, crear y construir la Vida.

El hombre de la imagen se debe observar como si fuera otra persona y no un espejo. Su derecha corresponde a su derecha y no a la nuestra, y su izquierda corresponde a su izquierda y no a la nuestra.
Proyección simplificada y aproximada del Árbol de la Vida sobre la forma del cuerpo de un hombre. En este caso, el hombre de la imagen se debe observar como si fuera otra persona al frente de nosotros y no un espejo. Su derecha corresponde a su derecha y no a la nuestra, y su izquierda corresponde a su izquierda y no a la nuestra. Sin embargo, cuando observamos el diagrama del Árbol de la Vida, éste es un espejo de nosotros, por ende, nuestra derecha corresponde a la columna derecha del Árbol de la Vida y nuestra izquierda corresponde a la columna izquierda del diagrama.

Cada sefirá del Árbol de la Vida es una Luz que emana distintos atributos del Creador, los cuales los podemos alcanzar cuando conectamos con esas energías en forma consciente mediante plegarias, meditaciones y acciones. 

El Árbol de la Vida nos conecta con el Amor de Dios manifestado en voluntad, fe, sabiduría, entendimiento, conocimiento, discernimiento, bondad, benevolencia, fuerza, juicio, disciplina, belleza, armonía, verdad, misericordia, persistencia, fortaleza espiritual, confianza, humildad, sanación, fundamento, cohesión, vinculación, liderazgo, nobleza,  entre otros.

A su vez, cada sefirá del Árbol de la Vida nos conecta con el poder específico del Nombre de Dios que invocamos en nuestra Alma (interior) para iluminar nuestra situación en el mundo (exterior).

Por otra parte, cuando nos desconectamos en forma consciente o inconsciente de esas energías de vida, bloqueamos la Luz de las sefirot, trayendo oscuridad al Alma en la forma de deseos egoístas (mal) y, por extensión, a nuestra vida en el plano físico. De persistir en el patrón conductual negativo, finalmente, la negatividad que se creó convergerá en el cuerpo, manifestándose como enfermedad. ¿Por qué?

Porque…

“HaShem (Dios), Elokim (Todopoderoso), le ordenó al hombre diciendo: “De todo árbol del Jardín podrás comer libremente, pero el árbol del conocimiento del bien y del mal no podrás comer, porque el día que de él comas, morirás”. (Bereshit -Génesis- 2:16-17)

La muerte es la consecuencia de apegarse al egoísmo en vez del altruismo. En la medida que nuestros deseos egoístas se expanden, la muerte alcanzará a sueños, proyectos, empresas, relaciones, finanzas, salud y, finalmente, a la persona (Dios no lo permita),

Por eso Dios nos recuerda en la Biblia, a través de Moshé (Moisés), lo siguiente:

“¡Hoy mismo convoco como testigos al Cielo y la Tierra, de que pongo ante ti la vida y la muerte, la bendición y maldición. Elige la vida, para que viva tú y tu descendencia (Devarim -Deuterenomio- 30:19)

De manera que:

“Así vivirás y florecerás y HaShem (Dios) -tu Elokim (Creador)- te bendecirá en la tierra a la que te diriges para tomar posesión” (Devarim -Deuterenomio- 30:16)

Entonces, cómo se manifiesta la elección:

[Solamente debes] “amar a HaShem (Dios) -tu Elokim (Creador)- obedeciéndole y apegándote a Él. Pues Él es tu vida y la prolongación de tu vida en la tierra que HaShem juró que les daría a tus ancestros, Abraham, Itzjak e Iaacov.” (Devarim -Deuterenomio- 30:20)

Es decir, al apegarse al Árbol de la Vida nos apegamos a Dios, de donde emana toda vida.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl