DÍA 7 DEL OMER – MALJUT DE JESED

MALJUT DE JESED

“El reino del amor”.

Meditación para este sendero del Alma

 “Dijo Sará: ‘Elokim (D-s) me ha hecho feliz. El que lo escuche se regocijará por mí.’ ” Bereshit (Génesis) 21:6

A lo largo de los últimos seis días, hemos estado rectificando diversos daños que le hicimos a nuestras almas, específicamente, en lo relacionado con el amor. Hoy, cerramos el primer ciclo al establecer el reinado de la Luz del amor, Jesed, en nuestras almas.

¿Cómo lo hacemos? Con sabiduría y entendimiento. El entendimiento se revela cuando aceptamos que Maljut, nuestro plano físico, lo terrenal, no tiene Luz propia y que su esencia es recibir de todas las demás Luces del Árbol de la Vida. La sabiduría se revela limpiando todos los rincones de Maljut, el reino, para que la vasija esté lista para recibir el resto de las Luces del Árbol de la Vida y así brille con todo su esplendor.

Solamente se está arriba para ayudar a otros a subir. No para mirarlos en menos ni mucho menos aplastarlos.
Solamente se está arriba para ayudar a otros a subir. No para mirarlos en menos ni mucho menos aplastarlos.

En este sendero del alma deberás liderar la batalla contra tu ego y encontrar la forma de dar a quienes cercenaste de la Luz de tu amor. No importan las razones, pues todas eran buenas para el ego. Ahora eres otra persona. Parte por los más cercanos a ti, por aquellos que están más atrapados en los tentáculos del egoísmo, el orgullo y el miedo. Esos son los débiles, los consumidos, los más cansados y los que necesitan más de tu dar. No les des lo que quieren recibir, dales el amor que necesitan recibir. Te va a costar pero ten presente que, la nobleza ilumina el amor cuando damos de lo mejor de nosotros y no lo que ya no nos sirve, sobra o lo que no nos es útil.

Así estarás limpiando tu Casa, que es tu Reino, para recibir todas las bendiciones de este primer ciclo de rectificación de nuestras almas. Tu conexión con el amor quedará establecida como un reinado aquí, en este plano, donde todo es más difícil.

En Maljut es donde corregimos nuestro caminar. De ti depende hasta dónde estás dispuesto a llegar.
En Maljut es donde corregimos nuestro caminar. De ti depende hasta dónde estás dispuesto a llegar.

Por el hecho de haber trabajado para ayudar a todos, recibirás Luz de todos. Esa abundancia hará que brilles más que todos y serás espejo, de la Luz divina acá en Maljut, donde no hay Luz propia.

Entonces reconocerás que D-s te ha hecho feliz y los que escuchen el producto de tu trabajo espiritual se regocijarán por ti. Volverás a reír, sonreír, cantar y bailar con la vida pues la Luz del rey David te estará coronando.

A su vez, el mérito de tu dar con amor y bondad te antecederá ante D-s y la Luz del Patriarca Abraham iluminará tu camino y el de los demás. Ese es, ha sido y será el mérito que D-s recuerda para abrir las aguas para Israel, para ti y los tuyos (Zohar, Sección Terumá, pag. 170b).

Nos vemos al otro lado de la ribera para seguir caminando a nuestra Tierra Prometida. Amén.

Ubicación en Árbol de la Vida y Atributos Divinos

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. La sefirá de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David, el autor de los Salmos.

Sendero Maljut de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).
Sendero Maljut de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).

Si deseas aprender más…

Significado de la Cuenta del Omer para el alma
Significado de la Cuenta del Omer para el alma

Si deseas profundizar en el significado de la Cuenta del Omer, haz click en el link.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Consejo

“Lléna a tu mujer de amor y tu reino tendrá paz y prosperidad, pues el hombre da la semilla y la mujer es quien la contiene, nutre y da a Luz.”

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 6 DEL OMER – YESOD DE JESED

YESOD DE JESED

“El fundamento del amor”

Meditación para este sendero del Alma

“Entonces dijo: ‘Volveré a ti para esta fecha. Y Tu esposa Sará tendrá un hijo. ‘ Sará estaba escuchando detrás de la puerta de la tienda, que estaba detrás de él.” Bereshit (Génesis) 18:10

A partir de este anochecer (ayer) entramos a la energía de Yesod de Jesed que es la misma energía divina que miles de años atrás estuvo presente para la apertura de las aguas,  cuando el Pueblo de Israel cruzó por “tierra seca” a la libertad.

Es la Luz de Yesod la que vincula a hombre y mujer para que se puedan unir desde el amor, bajo la Luz de Jesed. Ambos, por medio de la Luz de Yesod, se vuelven una sola carne y una sola alma. Los opuestos se complementan en Uno. Este es el vínculo sagrado que sostiene la vida y nos reúne con nuestro Creador. El pacto que el hombre debe recordar y guardar.

Con el tiempo, toda pareja descubre que el amor hace toda a diferencia.
Con el tiempo, toda pareja descubre que el amor hace toda a diferencia.

Cuando hay amor, esta unión nos cohesiona como pareja y le da un fundamento a la vida. El Nombre de D-s es bendecido a través de la unión en el dar y nos volvemos co-creadores junto con É-l. Así, hombre, mujer y D-s, crean hijos, familias, comunidades, pueblos, sueños, proyectos, empresas y todo lo que forma parte de su realidad en este plano.

Por otra parte, en el mundo espiritual, la unión de las almas de hombres y mujeres justos, junto con D-s, crea almas de justos que cuando bajan a nuestro plano le traen bendición.

En ausencia de amor, este vínculo en vez de unir almas crea “armas” de destrucción de vida y sueños. Genera infertilidad y muerte. Las plagas que no deseamos en nuestras vidas ni en las de nuestra descendencia se manifiestan a nuestra realidad como consecuencia de nuestra separación del amor y de D-s. Así como en un corto circuito la unión de la polaridad positiva (masculino) con la polaridad negativa (femenino) provoca un corte de la luz eléctrica, así, la unión de hombre y mujer sin consciencia de D-s provoca un corte de la Luz Celestial en sus vidas y en la de sus descendientes. Sin Luz (bendición), solamente hay oscuridad (maldición) generando  confusión, desorden, caos y vació en nuestras vidas (D-s no lo permita).

Luego, el milagro de la apertura de las aguas lo podemos visualizar como la unión en el amor de la energía divina masculina y la energía divina femenina. En el mundo espiritual, esta unión es Luz con Luz, es decir, energía masculina con femenina, mientras que en el mundo físico se manifiesta a través de la unión de cuerpo con cuerpo, es decir, hombre y mujer.

Para realizar el milagro, D-s recuerda el pacto que hizo con Abraham, Itzjak (Isaac) y Iaacov (Jacobo), es decir, las 3 columnas del Árbol de la Vida. A su vez, también es considerado Moshé (Moisés) como meritorio de recibir esta Luz. Y aquí el Zohar enseña un secreto:

” ‘Moshé y su pueblo’, porque Moshé fue equivalente a todo Israel. Aprendimos de esto que el pastor del pueblo es realmente el pueblo entero. Si lo merece, entonces todas las gentes son justas. Si él no lo merece, entonces el total de las gentes no tienen merecimiento y son castigados por causa de él.” (Zohar vol. 9, Parashat Beshalaj, pg. 160-161).

Árbol de la Vida. De Keter a Maljut, a través de Tiferet y Yesod.
Árbol de la Vida. De Keter a Maljut, a través de Tiferet y Yesod.

Luego, al igual que en una relación sexual entre hombre y mujer que se aman, en el mundo espiritual, la Esencia Divina Masculina hizo soplar un fuerte viento del Este (de Keter a Tiferet, el centro del Árbol de la Vida) que, a través de  Yesod (órganos sexuales masculinos, donde reside el Pacto de la Circuncisión) penetra las aguas (Maljut, Su Esencia Divina Femenina) para partirlas (abriéndola), que es la apertura del “Iam Suf” (Mar de Juncos, mal traducido como Mar Rojo). En la unión del Amor Divino, la semilla de la vida,  que es el Pueblo de Israel, cruza de la esclavitud a la libertad, “por tierra seca”, desde Egipto y hacia el desierto del Sinaí.

Después de un tiempo, que es el caminar por el desierto por parte del Pueblo de Israel, las aguas se vuelven a abrir (río Jordán, bajo el mando de Iehoshua – Josué-) para que Israel ingrese a la Tierra Prometida. Sin embargo, Israel ingresa a la Tierra Prometida desde el Este hacia el Oeste, es decir, en dirección opuesta a como se abrieron las aguas la primera vez.

Cuando hay amor y consciencia, siempre son tres columnas: hombre, mujer y D-s.
Cuando hay amor y consciencia, siempre son tres columnas: hombre, mujer y D-s.

Un hijo es creado por hombre, mujer y D-s de la misma forma. Las aguas primero se abren en un sentido (durante la relación sexual) y, luego de nueve meses, el niño rompe en dirección opuesta las aguas, para ser dado a Luz y nacer a la Vida.

Que las aguas (Maljut) se partan producto de un sólido vínculo (Yesod) en el amor (Jesed) para que, “en su tiempo”, nuestras esposas den a Luz “un hijo” (una bendición). Y que sea en nuestra Tierra Prometida, nuestra tierra de “leche y miel”. Tierra fértil y de abundancia de sustento, como nos enseñan los patriarcas desde Abraham a Iosef, producto de haber guardado el pacto con D-s, un pacto de amor, un pacto de Yesod en Jesed.

Ubicación en Árbol de la Vida y Atributos Divinos

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo de Israel, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas” al ser nombrado por el Faraón,  virrey de Egipto.

Sendero Yesod de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).
Sendero Yesod de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).

 

Si deseas aprender más…

Significado de la Cuenta del Omer para el alma
Significado de la Cuenta del Omer para el alma

Si deseas profundizar en el significado de la Cuenta del Omer, haz click en el link.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Consejo

“La espiritualidad sostiene a la pareja cuando su amor es probado por las dificultades de la vida.”

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 5 DEL OMER – HOD DE JESED

HOD DE JESED

“La humildad en el amor”.

Meditación para este sendero del Alma

“Pues lo he amado porque él ordena a sus hijos y a su descendencia que conserven el camino de Hashem (D-s) haciendo caridad y justicia, de modo que Hashem (D-s) le dé a Abraham todo lo que le prometiera.” Bereshit (Génesis) 19:18

La Luz de Hod nos ilumina la importancia de la humildad en el amor. Es la humildad de un sacerdote que ha revelado la fe en su vida, liberándose del juicio y de los reconocimientos deseados por el ego. No hay falsa modestia, no hay superioridad ni tampoco inferioridad. No se persiguen honores y se es libre del reconocimiento de los demás. Él ya no se define desde el ego para ser alguien. Solamente es. Ha comprendido en su corazón que, al final, la única opinión que importa es la de D-s.

Está listo para servir.

No hay arma más poderosa que la plegaria del corazón de un justo.
No hay arma más poderosa que la plegaria del corazón de un justo.

Reune sus armas y contempla que su sabiduría proviene de las miles de batallas que libró para contener su propia oscuridad con Luz por la cual trabajó.

Su empatía es fruto de sus propios dolores de alma. Su sanación llegó por haber sido capaz de ser canal de la sanación de D-s para otros. Su integridad brilla por haber derrumbado el muro de sus mentiras con verdad.

Su coherencia es tan afilada como una espada, pues ya no razona desde el miedo para salvar su ego o estado de comodidad. Su piedad es el resultado de las miles de lágrimas que derramó en su arrepentimiento sincero. Éstas lavaron sus ojos para que pudiera ver la misericordia de D-s en todo. Su humildad nació de su agradecimiento, creció de la consciencia de sus limitaciones y floreció del reconocimiento que todo emana de D-s. Su libertad la alcanzó con las alas de la fe cuando aceptó el yugo de los Cielos.

La espada que libera es aquella que corta con amor.
La espada que libera es aquella que corta con amor.

En este sendero del alma, tú eres llamado a ser tu propio sacerdote. Crece por sobre tus dolores y limitaciones del ego mediante el dar. Háblale a los demás desde los aprendizajes de tus equivocaciones y transgresiones. Cuéntales como luchaste para vencer tu propia oscuridad. Relátales tus victorias sobre el juicio de los demás. Enséñales a tener valentía espiritual. Muéstrales que sí se puede volver a la Verdad. Indícales el camino de retorno a D-s que tú recorriste.

Entonces, serás escuchado y estarás llevando palabras de sanación y de paz a los demás. Serán cálidas palabras de sabiduría, iluminadas por tu piedad, las que broten de tu boca como manantial de vida y esperanza para los sedientos, atrapados y desamparados. Es ahí cuando estarás hablando desde el amor.

Es una gran caridad y justicia llevarle agua al alma del sediento.
Es una gran caridad y justicia llevarle agua al alma del sediento.

Sentirás lo que es ser “amado” por D-s, pues con tus acciones estarás “ordenando” conservar el camino de É-l. Ese mérito será el canal por el cual D-s cumplirá la promesa efectuada al Patriarca Abraham para contigo.

Tu corazón brillará como el sol para los demás y el amor rodeará todo aspecto de tu vida como un escudo protector. Habrás comprendido entonces que D-s es el “escudo de Abraham”, pues D-s es amor y el Patriarca Abraham de É-l se rodeó.

Ubicación en Árbol de la Vida y Atributos Divinos

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. La sefirá de Hod es la tercera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al primer Sumo Sacerdote, Aharón.

Sendero Hod de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).
Sendero Hod de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).

 

Si deseas aprender más…

Para profundizar la enseñanza, haz click en la imagen.
Significado de la Cuenta del Omer para el alma

Si deseas profundizar en el significado de la Cuenta del Omer, haz click en el link.

Bendición

Esta bendición se recita al anochecer. Recuerde que el día se inica con la noche (Génesis cap. 1).

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Consejo

“Atiende bien estas palabras y tus ojos también verán: “Vence el miedo al que dirán y con el tiempo otros a la libertad te seguirán.”

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 4 DEL OMER – NETZAJ DE JESED

NETZAJ DE JESED

“La persistencia del amor”.

Sendero Netzaj de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 inferiores.
Sendero Netzaj de Jesed en el Árbol de la Vida. Cada sefirá del Árbol de la Vida contiene dentro de sí diez sefirot más. En la Cuenta del Omer, corregimos las 7 sefirot inferiores de cada una de las 7 sefirot inferiores (7 x 7).

Ubicación en Árbol de la Vida y Atributos Divinos

Árbol de la Vida y 7 sefirot inferiores
Árbol de la Vida y 7 sefirot inferiores

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. La sefirá de Netzaj es la cuarta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al pastor fiel, Moshé (Moisés).

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Entonces lo sacó afuera y le dijo: ‘Mira, por favor, hacia el cielo, y cuenta las estrellas, si es que las puedes contar.’ Y le dijo: ‘Así será tu descendencia.’ ”  Bereshit (Génesis) 15:5

La Luz de Netzaj nos enseña el valor de la persistencia en el amor. Sin persistencia, nuestro amor es como una fortaleza con murallas de paja. A la primera chispa del ego se incendia la paciencia, la consideración, el respeto y la lealtad, quemando nuestras murallas por completo y dejando indefensa nuestra ciudad. En su centro, nuestro templo queda expuesto al saqueó del enemigo y nuestro corazón se rompe en pedazos. Así, terminamos como esclavos de nuestros opresores, separados de los nuestros y de nosotros mismos.

Con el tiempo, el agua penetra a la roca. En el Árbol de la Vida, la columna derecha es agua.
Con el tiempo, el agua penetra a la roca. En el Árbol de la Vida, la columna derecha es agua.

La Luz de Netzaj revela la fe que se tiene por amor y que cierra la brecha de tiempo y espacio entre la promesa divina revelada en profecía y nuestro presente. Es lo que nos mantiene caminando en el desierto de la vida  y avanzando hacia nuestra Tierra Prometida. Nuestra fortaleza espiritual es la que impide que el fuego enemigo alcance nuestro corazón. Logramos la victoria cuando por amor persistimos en nuestro cometido, apegándonos a nuestra fe una y otra vez, hasta llegar a nuestra Tierra Prometida.

Recuerde, no se trata de no caerse. Se trata de siempre levantarse y seguir avanzando.

¿Qué camino le vas a enseñar a caminar a los tuyos? "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él." Proverbios 22:6
¿Qué camino le vas a enseñar a caminar a los tuyos? “Instruye al niño en su camino,
y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él.” Proverbios 22:6

Por último, cuando Ud. enfrente el ataque despiadado del enemigo a su amor, recuerde que Moshé por amor persistió durante cuarenta años, sin vacaciones, al frente de todo un pueblo que tenía momentos de Luz y otros de oscuridad. De la misma manera, Abraham por amor a D-s y a los suyos, no dejó de viajar hacia el sur, guíando a su gente a través de desiertos y peligros, hasta asentarse en la Tierra que D-s le mostró. No fue fácil para ninguno de ellos. Sin embargo, ni Moshé se devolvió a Egipto ni Abraham a Babilonia. Ambos lograron la victoria porque creyeron. Creyeron en D-s y en Sus promesas.

Persiste por amor en tu fe y no sueltes tus sueños. D-s a la victoria te llevará y tus bendiciones serán como las estrellas del cielo. Pues tus acciones en este mundo, también son tu descendencia.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 3 DEL OMER – TIFERET DE JESED

TIFERET DE JESED

Tiferet de Jesed en el Árbol de la Vida: "La belleza del amor". Los atributos divinos de Tiferet son la belleza, armonía, compasión, misericordia y verdad. Su Luz está asociada al Ptriarca Iaacov. Los atributos divinos de Jesed son bondad, benevolencia y amor. Su Luz está asociada al Patriarca Abraham.
Tiferet de Jesed en el Árbol de la Vida: “La belleza del amor”. Los atributos divinos de Tiferet son la belleza, armonía, compasión, misericordia y verdad. Su Luz está asociada al Ptriarca Iaacov. Los atributos divinos de Jesed son bondad, benevolencia y amor. Su Luz está asociada al Patriarca Abraham.

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. La sefirá de Tiferet es la quinta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Iaacov.

Esto es importante, pues al estudiar y comprender las vidas de los respectivos patriarcas, logramos un mejor entendimiento de la Luz que emana la sefirá asociada a cada uno de ellos.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Creyó en Hashem (D-s) y É-l se lo consideró como virtud”. Bereshit (Génesis) 15:6

La Luz de Tiferet nos viene a traer el equilibrio en el amor. Nos enseña a rectificar los excesos en nuestro dar y recibir para poder revelar nuestra fe.

Tiferet es el Sol en el Árbol de la Vida. No se puede alcanzar esta Luz sin tener un buen fundamento que equilibre la columna derecha con la columna izquierda.
Tiferet es el Sol en el Árbol de la Vida. No se puede alcanzar esta Luz sin tener un buen fundamento que equilibre la columna derecha con la columna izquierda.

El dar sin responsabilidad, sin educar y, esperando algo a cambio, llena de grasa nuestra columna derecha, llevándonos a un estado de comodidad del que vamos a salir heridos tarde o temprano. Pues en el fondo, es el disfraz que usa la evasión para entrar de contrabando a nuestra alma y corazón, dañando la Luz de armonía que nutre el amor.

Cuando nuestro ego nos confunde y usamos nuestra fuerza para construir una torre de exigencias que los Cielos deben cumplir para con nosotros, estamos llenando de grasa nuestra columna izquierda, nuestro recibir. Inconscientemente, hemos condicionado nuestra fe a las distintas manifestaciones materiales del amor. Los ojos de nuestra alma se han cerrado y no vemos la belleza de la vida. Se enciende la rabia producto del deseo de recibir insatisfecho.

La Torre de Babel es un símbolo del ego que procura elevarse a las alturas y "ser D-s". Sin embargo, al estar separado de D-s y del Árbol de la Vida está construcción está destinada, inevitablemente, a la muerte. La Torah ns enseña una y otra vez que el ego es un estado de desequilibrio condenado a la destrucción.
La Torre de Babel es un símbolo del ego que procura elevarse a las alturas negando al Creador para “ser D-s”. Sin embargo, al estar separado de D-s y del Árbol de la Vida, ésta construcción está destinada, inevitablemente, a la muerte. La Torah nos enseña, una y otra vez que, el ego es un estado de desequilibrio condenado a la destrucción. ¿Dónde está el equilibrio? En los atributos divinos de la columna central del Árbol de la Vida que unen la columna derecha con la columna izquierda. Artista: Tomislav Tomic

En nuestra frustración, nos castigamos afeándonos mediante el despojo de las joyas de agradecimiento, humildad, aceptación, entendimiento y sabiduría. La ausencia de compasión con nosotros mismos se refleja en el juicio severo hacia los demás. Nos cortamos de la Luz de Jesed y, por ende, nos cercenamos de nuestro Pueblo y de la misericordia.

Resultado: Nuestro corazón queda herido y se endurece. Tomamos distancia de D-s.

¿Por qué lo anterior es un error estratégico en nuestra batalla por la vida?

Porque, por una parte, en nuestra rabia y orgullo, olvidamos que fue la misericordia más elevada (sefirá de Keter) la responsable de abrir el “mar del karma” para que Israel cruzara hacia la libertad y, por otra parte, quedamos expuestos al juicio severo del Otro Lado, cuyo único anhelo es destruirnos.

Cuando nos sobreponemos a nuestra caída y nos volvemos a conectar, la Luz de Tiferet nos ilumina el amor íntegro en nuestras almas para que seamos capaces de complementar en nuestros corazones los opuestos de la vida. Esto nos trae paz, pues el amor íntegro se alcanza cuando, en nuestro actuar, misericordia y justicia son uno, bondad y rigor son uno, y benevolencia y límites son uno. Entonces, revelamos en nuestras vidas que D-s es Uno.

Éste es el momento de iluminación que elimina la separación de nuestra alma permitiéndonos entender la realidad sin necesidad de ningún tipo de disociación, ya sea intelectual, emocional o en relación a las consecuencias de nuestros actos en el tiempo sobre nosotros mismos y sobre nuestros descendientes.

El estado de consciencia que nos lleva a ser víctimas en la vida es eliminado y reemplazado por un estado de consciencia de responsabilidad ante D-s, el prójimo y uno mismo.

En este día, haz de tu corazón un altar sagrado y ofrenda lo mejor de ti a D-s y deja las grasas espirituales (vanidades) de tus flancos para el Otro Lado. La Luz de Tiferet hará brillar tu amor como el sol. Sentirás a D-s en tu corazón, apreciarás la belleza de la vida y comprenderás que, “É-l mora en medio de Su Pueblo”.

No estás solo. Tu fe se revelará y É-l la considerará como virtud para ti. Volverás a sonreír.

Abraham Figueroa Drouilly


Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 2 DEL OMER – GUEVURAH DE JESED

GUEVURAH DE JESED

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. La sefirá de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak.

Guevurah de Jesed en el Árbol de la Vida.
Guevurah de Jesed en el Árbol de la Vida. Los atributos divinos de la sefirá de Guevurah son la fuerza, juicio, rigor, límites, restricción, disciplina y temor reverencial. Mientras que los atributos divinos de la sefirá Jesed son la bondad, la benevolencia y el amor.
Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Cuando Abram se enteró que su pariente había sido tomado prisionero, armó a sus discípulos que habían nacido en su casa -318- y los persiguió hasta Dan.” Bereshit (Génesis) 14:14

La Luz de  Guevurah en Jesed también enseña que se debe luchar por el amor para que éste no se enfríe. Se debe estar dispuesto a dar la vida por lo que se ama de verdad. Por eso D-s nos dota con las luces de fuerza, disciplina y rigor de manera que seamos capaces de enfrentar las condiciones más adversas sostenidos siempre desde el amor de Jesed.

En el amor de Jesed, la negatividad proveniente de la oscuridad no debe ser destruida por uno mismo, por el contrario, debe ser llevada a Juicio Divino para que sea la Luz de D-s la que la castigue. La luz de Guevurah nos da la fuerza para no caer en las trampas de nuestro ego y aplicar justicia propia, quedando energéticamente atados a la raíz de esa oscuridad.

En este sendero deberás luchar por las chispas divinas de tu alma que han quedado atrapadas en la oscuridad por peleas, disgustos, rencores, abusos, abandonos, y otras experiencias traumáticas.

La fuerza del amor.
La fuerza del amor.

Usa la Luz de Guevurah para poner límites al prójimo de manera de evitar que seas tú quien cargue con su iniquidad por no reprenderlo. Pero hazlo con amor.

Luego, con dulzura y determinación, lucha para llevar esa Luz a las almas más débiles que aún están atrapadas. Es ahí cuando serás Israel y D-s te premiará mediante el despojo de todas las chispas divinas y todas las luces que el enemigo te robó. Entonces verás como los “egipcios”, ante el miedo a morir por la Mano fuerte de D-s, te devolverán las luces de tus tres columnas, el “dar”, “recibir”, y “el recibir para compartir”, respectivamente,  manifestado en plata, oro y cobre que adornarán tus vestimentas.

Al igual que un guerrero no deja atrás a un compañero de armas caído en el campo de batalla, un hijo de Israel no deja atrás a su hermano de alma. Lucha desde el amor y trae de vuelta a esa persona que se alejó y quedó atrapada.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 1 DEL OMER – JESED DE JESED

JESED DE JESED

Jesed: Bondad, benevolencia, amor. En hebreo, se lee de derecha a izquierda, siguiendo el orden Celestial de: primero el "dar" (principio masculina) y luego el "recibir" (principio femenino).
Jesed: Bondad, benevolencia, amor. En hebreo, se lee de derecha a izquierda, siguiendo el orden Celestial de: primero el “dar” (principio masculina) y luego el “recibir” (principio femenino).

La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima (séptimo Cielo), contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. Sus letras en hebreo, Jet (Letra Jet) – Samej (Letra Samej) – Dalet (Letra Dalet), tienen una guematría (numerología) de 72 que nos enseña que, para alcanzar los 72 Nombres de D-s que abren “el mar del karma”, debemos conectar con Jesed y desconectar del orgullo. ¿Cómo sabemos esto? La única letra que no está incluida en los 72 Nombres de D-s es la letra Guimel, (Letra Guimel), que es la primera letra de orgullo, “gavá”, en hebreo.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“HaShem (D-s) le dijo a Abram: ‘Vete para ti de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré’ “. Bereshit (Génesis) 12:1

D-s se encarga que siempre tengamos “cobertura espiritual”. Cuando estamos bloqueados y desconectados, É-l nos manda Su mensaje de amor a través de alguna persona, un libro o una película para sacarnos de nuestra oscuridad y volver a conectarnos con la Luz.

Patriarca Abraham en el Árbol de la Vida
Al aprender de la vida del Patriarca Abraham estamos aprendiendo acerca de la Luz de Jesed en el Árbol de la Vida.

En Jesed de Jesed, atrévete a revelar el inmenso amor que hay dentro de ti mediante una acción de bondad. Vence la resistencia del ego y llévale Luz a ese familiar del cual estás distanciado, al vecino necesitado, y/o al compañero de trabajo atrapado.

Observa como puedes ser canal de la Divinidad y se benevolente contigo mismo. Endulza tu juicio hacia ti, pues no cualquiera puede haber resistido lo que tú has resistido, ni caminado lo que tú has caminado. Tu amor revelará tu fe.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

BENDICIÓN A LA LUNA

BIRCAT HALEVANÁ

Alabad a Dios desde los Cielos, alabadle en las alturas. Alabadle todos Sus ángeles, alabadle todos Sus ejércitos. Alabadle sol y luna, alabadle vosotras todas las estrellas lucientes. Alabadle los Cielos de los Cielos y las Aguas que están por encima de los Cielos.

Alaben el Nombre de Dios, pues Él ordenó y fueron creados. Los hizo ser para toda la eternidad, Ley les puso y no será quebrantada.

“Ves Tus Cielos, oh Eterno, obra de Tus manos, la luna y las estrellas que estableciste”.

Bendito sea el Eterno, Dios nuestro, Rey del Universo, que con Su palabra creó los Cielos y con el soplo de Su boca todos Sus ejércitos. Les dió un decreto y un tiempo designado para que no se desvíen de sus misiones establecidas.

Ellos se regocijan y son felices al cumplir la Voluntad de Su Creador, que es verídico, y Su obra verdadera. Él también ordenó a la Luna que sea renovada todos los meses. Asimismo concedió una corona de gloria para los que se apoyan en el Eterno, porque también serán renovados como la luna a fin de glorificar a Su Creador por el Nombre glorioso de Su Reinado.

Bendito eres Tú, oh Eterno, que renuevas los meses.

Que sea de buen augurio para nosotros y para todo Israel (se dice 3 veces).

Bendito sea Aquel que te formó; bendito sea Aquel que te hizo; bendito sea Aquel que te creó.

Así como nosotros intentamos saltar frente a ti (la luna) y no podemos tocarte, así también aquellos que intentaron perjudicarnos sean imposibilitados para alcanzarnos y dominarnos y hacernos mal.

Que el pavor y el miedo caiga sobre ellos por la grandeza de Tu brazo, oh Eterno; queden ellos inanimados como la piedra.

Queden ellos inanimados como la piedra por la grandeza de Tu brazo; que el pavor y el miedo caigan sobre ellos (se dice 3 veces).

David, rey de Israel, vive y existe (se dice 3 veces). Amén, Amén, Amén. Selah, Selah, Selah.

Oh Dios, crea para mí un corazón puro y renueva en mi interior un espíritu recto (se dice 7 veces).

 

viñeta antigua

1. Toda plegaria debe ser rezada con intención (kavaná) para lograr la conexión con el Creador y, así, ser bendecido con la concesión de lo pedido. Para los kabbalistas, la intención correcta es recibir por medio de desear el bien a los demás y no sólo el de uno mismo.

Por ejemplo, realizar la plegaria con la intención de desear recibir “un corazón puro” y un “espíritu recto” para otra persona que lo necesite y también para uno mismo. Eso nos conecta con la columna central del Árbol de la Vida a través del precepto, “ama al prójimo como a ti mismo”, que transforma nuestro deseo de recibir para uno mismo (egoísmo) en un deseo de recibir para compartir (altruísmo). Eso sí tiene una consecuencia. ¿Cuál? Provoca que la bendición de Dios pase primero por ti, bendiciéndote, y luego, usándote como canal, sea ésta enviada a la otra persona para quien la solicitaste desde tu amor.

Recuerda: Dios siempre se da a sí mismo de manera generosa y cuando se recibe una bendición también se está recibiendo a Dios .

2. Al finalizar una plegaria y decir “amén” no estamos sólo diciendo, “así sea” para reafirmar nuestro decreto, sino que, además, estamos uniendo dos Nombres de Dios y, a través de ellos, estamos provocando unión en todos los Mundos. Específicamnte, estamos uniendo la Esencia Divina Masculina inferior (Zeir Anpin)  con la Esencia Divina Femenina inferior (Maljut).

Dado que el Mundo del Alma es Unión, al unir Zeir Anpin con Maljut estamos logrando la unión de todo el Árbol de la Vida y, por ende, del Nombre de Dios.
Dado que el Mundo del Alma es Unión, al unir Zeir Anpin con Maljut estamos logrando la unión de todo el Árbol de la Vida y, por ende, del Nombre de Dios.

¿Por qué es ésto importante?

Porque la bendición solamente puede reposar donde el Principio Masculino (dar) y el Principio Femenino (recibir) están unidos como Uno (columna central del Árbol de la Vida). Luego, al decir “amén” (אמן), que en hebreo se escribe con las letras Alef-Mem-Nun, estamos también diciendo 91 que es la suma del valor de sus letras (guematría). Y 91 corresponde a la guematría (numerología) de dos Nombres de Dios, a saber:

En el Árbol de la Vida, el Nombre de Dios "YHVH" también corresponde a la sefirá de Tiferet, cuyos atributos divinos son: Misericordia, Verdad, Belleza, Armonía y Compasión. El Nombre de Dios correspondiente a la sefirá de Maljut es "Adonai" (Señor) y sus atributos divinos son: el Reino, Liderazgo y Nobleza. En la medida que conectamos con estos atributos divinos en nuestras vidas, nos transformamos en buenos canales de la Luz de Dios para otros y para nosotros mismos.
En el Árbol de la Vida, el Nombre de Dios “YHVH” también corresponde a la sefirá de Tiferet, cuyos atributos divinos son: Misericordia, Verdad, Belleza, Armonía y Compasión. El Nombre de Dios correspondiente a la sefirá de Maljut es “Adonai” (Señor) y sus atributos divinos son: el Reino, Liderazgo y Nobleza. En la medida que conectamos con estos atributos divinos en nuestras vidas, nos transformamos en buenos canales de la Luz de Dios para otros y para nosotros mismos.

El Nombre de Dios conocido como el Tetragramatón (יהוה), cuyas letras, Yud-Hei-Vav-Hei, sumadas ascienden a 26 y, el Nombre de Dios conocido como “Adonai” (אדני),  cuyas letras hebreas sumadas equivalen a 65 (26 + 65 =91).

3. También es importante tener presente que las tres letras en hebreo de la palabra “amén” (אמן), Alef-Mem-Nun, son un acrónimo de “Él Mélej Neeman”, que significa, “Dios Rey Fiel”.

En otro nivel, al completar el Nombre de Dios, "YHVH", también estamos completando el Árbol de la Vida.
En otro nivel, al completar el Nombre de Dios, “YHVH”, también estamos completando el Árbol de la Vida.

 

 

 

 

 

 

4. En Rosh Jodesh (“Cabeza de Mes”), que corresponde al primer día de la luna nueva, los Cielos emanan una Luz muy potente que, al conectar con ella, nos permite ser exitosos en nuestro trabajo espiritual el resto del mes. Hay muchas meditaciones kabbalísitcas para conectar con esta Luz. Entre ellas, la meditación en las letras que usó Dios para crear la constelación respectiva y el planeta regente que transmite la energía de dicha constelación. Sin perjuicio de lo anterior, también se puede meditar en las primeras letras de cada una de las 9 palabras en hebreo del versículo:

“Crea en mí un corazón puro, Elohim (Dios), y renueva un espíritu firme dentro de mí” (Salmo 51:12).

En hebreo:

“Leb tahór berá-lí Elohim, verúaj najón jadésh bekirbí”.

En la frase, "Léb tahór béra-lí Elohím, verúaj najón jadésh bekirbí", la primera letra (lamed), con la última letra (bet), deletrean la palabra, en hebreo, "Leb", que significa corazón y cuyo valor de guematría es 32. Igual a los 32 senderos de sabiduría del Árbol de la Vida. A su vez, la letra que está justo en el medio es la letra Alef cuyo valor es 1 y que nos conecta con la misericordia más elevada y con Dios. Por otra parte, el valor de las primeras 5 letras, de derecha a izquierda, es igual a 72 lo que nos conecta con los 72 Nombres de Dios que llevamos en el corazón al lado derecho para dominar la mala inclinación del lado izquierdo.
En la frase, “Léb tahór béra-lí Elohím, verúaj najón jadésh bekirbí”, la primera letra (lamed), con la última letra (bet), deletrean la palabra, en hebreo, “Leb”, que significa corazón y cuyo valor de guematría es 32. Igual a los 32 senderos de sabiduría del Árbol de la Vida. A su vez, la letra que está justo en el medio es la letra Alef cuyo valor es 1 y que nos conecta con la misericordia más elevada y con Dios. Por otra parte, el valor de las primeras 5 letras, de derecha a izquierda, es igual a 72, lo que nos conecta con los 72 Nombres de Dios que llevamos en el corazón al lado derecho para dominar la mala inclinación del lado izquierdo.

5. Con esta plegaria agradecemos a Dios que renueve todos los meses la aparición de la Luna.

6. Esta oración constituye una Segulá (medicina espiritual) para que la persona se salve de los enemigos y de todo mal.

7. Se reza el Bircat Halevaná (Bendición a la Luna) después de 7 días del Rosh Jodesh y por 7 días más hasta el día 15 del mes (calendario judío).

8. No se reza el Bircat Halevaná (Bendición a la Luna) el día 9 de Av o en la noche que acabe. Tampoco se reza antes de Iom Kipur.

9. Jodesh Tov (“buen mes”)  para todos.

<

p style=”text-align: justify;”>10. “Amén”