BENDICIÓN PARA LOS PAPÁS

Padre
Padre en hebreo se escribe con una letra Alef (1) y con una letra Bet (2). Su numerología (guematría) asciende a 3.

En hebreo, padre se dice “ab” y se escribe con las letras Alef (=1) y Bet (=2). La letra Alef (=1), Alef,  representa a D-s y Su nivel más elevado de misericordia divina. Por su parte, la letra Bet (=2), Bet,  representa nuestro estado de dualidad entre el bien y el mal, así como también la pugna entre el alma y el cuerpo. La letra Bet también es la primera letra de la Torah con la cual se escribe, en hebreo,  la palabra “Bereshit”, es decir, “En el principio”. El Zohar enseña que D-s eligió esta letra para iniciar Su Creación por ser la primera letra de la palabra “bendición” que, en hebreo, es “berajá”.

Luego, en la palabra “padre”, “ab”, encontramos una aparente paradoja: la unicidad de D-s junto a la dualidad entre el bien y el mal. ¿Cómo es eso posible?

Las respuesta se encuentra cuando nos elevamos por sobre la paradoja para revelar el secreto que unifica todo en D-s. En efecto, si observamos la guematría (numerología) de “padre”, “ab”, en hebreo, ésta asciende a 3, número que nos conecta con las tres columnas del Árbol de la Vida y con los tres patriarcas de Israel, Abraham, Itzjak e Iaacov.

¿Para qué? Para que a través de observar y practicar sus virtudes en vida nos hagamos maestros del dar (columna derecha), del deseo de recibir (columna izquierda) y del deseo de recibir para compartir (columna central). Así lograremos elevarnos por sobre el estado de dualidad del bien y el mal que nos mantiene esclavos de la muerte.

Entonces y, sólo entonces, la oscuridad de los polos opuestos desaparecerá ante la Luz de la Unicidad. Habremos encontrado la paz al escapar de la muerte gracias a que nos apegamos al Árbol de la Vida.

Por lo tanto, el secreto subyacente a un “padre”, “ab” (Alef-Bet), es su capacidad para transmutar la maldición del estado dual en una bendición. ¿Cómo?

Cuando unifica todo opuesto en D-s con mucha misericordia.

A su vez, el Zohar enseña que padre, “ab” (Alef-Bet), es “Alef-Binah”, es decir, “uno es el entendimiento” que emana de D-s. Luego, cuando el padre entiende la sabiduría (en hebreo, Jojmah) se convierte en una fuente (en hebreo, “brejá”) de vida para su mujer, hijos y el mundo. Por eso en el Árbol de la Vida la sefirá de Jojmah, que es Luz de Sabiduría, también se la conoce como padre, “ab”.

Abraham
Observe como Abraham, en hebreo, ya incorpora el vocablo padre, “ab” (Alef-Bet), al inicio de su nombre. La guematría (numerología) de Abraham es 248, lo que nos conecta con los 248 preceptos positivos de la Torah, las 248 palabras de la plegaria, Shemá Israel, los 248 órganos del alma y el cuerpo, y con el Ángel Raziel, ángel de los secretos.

Nuestro Patriarca Abraham, a quien D-s le cambió el nombre y lo  llama Su amigo (Isaías 41:8), y a quien  le extendió Su Pacto convirtiéndolo en “padre de una multitud de naciones” (Bereshit-Génesis-17:4), nos enseña en su libro, “Sefer Yetzirah” (Libro de la Formación), lo siguiente:

Árbol de la Vida - Jojmah
Árbol de la Vida. La sefirá Jojmah es la Luz de la Sabiduría y se denomina padre, “ab”.

“Diez Sefirot de la nada: Su medida es diez que no tienen fin. La profundidad del comienzo, la profundidad del fin, la profundidad del bien, la profundidad del mal, la profundidad de arriba, la profundidad de abajo, la profundidad del este, la profundidad del oeste, la profundidad del norte, la profundidad del sur. El Maestro Único, Dios-Rey Fiel, domina sobre todas ellas desde su Santa Morada hasta la eternidad de las eternidades.” (Sefer Yetzirah 1:5)

Nombre de D-s n°62
Nombre de D-s número 62. Letras Yud-Hei-Hei. Este Nombre conecta con el maestro interior para que podamos ser maestros de nuestros hijos biológicos y de nuestros hijos espirituales. Su guematría (numerología) asciende a 20, igual como las 20 generaciones desde Adán hasta Abraham.

Siguiendo su enseñanza, extiendo esta bendición de manera acorde para los papás de corazón que aprenden del Maestro Único, D-s Padre Celestial. Sea Su voluntad que seamos “padres educadores” que enseñamos con el ejemplo para no ocultar de nuestros hijos el camino a la libertad. D-s nos libre de evadirnos de nuestro pasado y de la verdad. Eso solamente nos convierte en “padres predicadores”, cuyo miedo al juicio de los demás condena a otra generación a la esclavitud.

 Bendición

Que “Eheie-Yo Soy” te corone con voluntad y fe para que siempre te mantengas conectado con la Luz;

Que “Iah” te bendiga con el rocío de la sabiduría, semilla de toda vida;

Que “Elohim Jaim -Dios de la Vida” te de entendimiento para siempre retornar a D-s y así alejar la muerte de ti y de todo sueño, emprendimiento y relación que albergues en tu corazón;

Que “Él” con Su mano derecha derrame bondad y benevolencia en tu camino para hacerte grande en la fe;

Que “Elohim – Dios” te de fuerza para luchar contra todo mal espíritu de manera que no sirvas a dioses extraños que buscan esclavizar tu alma y robar su Luz;

Que “YHVH” te muestre la verdad con misericordia para que te enamores de la belleza de la vida y no transes tu compasión;

Que “YHVH de los ejércitos” vigile sobre ti y te dote de persistencia para alcanzar la victoria en tu vida espiritual y material;

Que el esplendor de “Elohim de los ejércitos” te llene de humildad para ofrecer a D-s ofrendas de aroma agradable que te brinden expiación y sanen las heridas de tu alma, alejando la repetición de errores de tu camino;

Que “Shadai-Todopoderoso” proteja tu alianza de fuego con Dios para que mires y veas, para que persigas justicia sin desviarte ni a derecha ni a izquierda, para que al crear sea siempre desde el amor y junto con Dios, para que vivas en abundancia, y para que seas una bendición para los demás;

Y que “Adonai – Señor” abra tu boca para alabar a Dios y bendecir a lo largo de tu camino todos tus días. Amén.

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in LB Consulting

Árbol de la Vida con Nombres de D-s