DÍA 49 DEL OMER

MALJUT DE MALJUT

La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Porque nos ha nacido un hijo, nos fue dado un niño que llevará la autoridad sobre sus hombros. El Consejero Maravilloso, É-l Poderoso, Padre Eterno lo llamará ‘Príncipe de Paz’. Él gozará de abundante autoridad y paz. Perdurará en el trono de David y en su reino, que estará firmemente establecido en base a la rectitud y la justicia. Desde ahora y para siempre. El celo de Hashem (D-s) de los Ejércitos hará posible esto.” Ieshaiá (Isaías) 9:5-6

Después de un largo, esforzado, agotador, batallado y sanador peregrinaje por los senderos de nuestra alma, hemos llegado al último que nos queda por recorrer: Maljut de Maljut. Es decir, el establecimiento del Reino de los Cielos en la Tierra.

Ejerce soberanía sobre el reino de tu alma y conquista tu naturaleza egoísta con una gran acción de humildad. Revela tu justicia y ofrenda a D-s lo injusto que has sido tú con É-l por responsabilizarlo de lo malo en tu vida.

¿Cómo se hace de corazón, si el dolor es inmenso?

El camino a la Luz está en darse cuenta que las experiencias de intenso dolor como el rechazo, abandono, abuso, traición, discriminación, pérdida o empobrecimiento, por las cuales hemos sentido rabia en contra de D-s y, en consecuencia, nos hemos alejado de É-l, son las mismas que nos colocan en el punto preciso y exacto de reencuentro con nuestro Creador.

¿Cómo es eso?

Observa como esas experiencias te han vuelto más sensible al prójimo que las comparte contigo. Tu corazón puede solidarizar con él revelando la empatía que había dentro de ti. Eres capaz de ponerte en su lugar y tener actos de bondad, benevolencia y compasión hacia él. Le abres tu dar.

Ahora bien, toma esas mismas enseñanzas que aprendiste a nivel de rama con el prójimo y llévalas a tus raíces, es decir, a tus padres, abuelos, bisabuelos y ancestros. Vence la resistencia y usa la empatía como puente entre tu corazón y el de ellos. Toma consciencia como has repetido, sin darte cuenta, muchas de sus conductas pero de otra forma con tus parejas, cónyuge e hijos. Observa como compartes con ellos, no sólo rasgos físicos, sino que también miedos, debilidades y defectos de amor y fe.

Si miras con atención, encontrarás que compartes más experiencias de vida con ellos de las que crees o desearías. ¿Por qué?

Porque el pasar por esas experiencias era la única forma de que pudieras lograr empatía hacia ellos y perdonarlos.

En el amor de tu alma, no los dejaste atrás, no los abandonaste, no los rechazaste y no los traicionaste. Por el contrario, te uniste a ellos en el dolor y, en la confusión propia de este plano, te olvidaste por qué lo habías hecho en primer lugar. Eso provocó tu rabia, pena, frustración y, en definitiva, tu alejamiento de D-s.

Sin embargo, D-s no se olvidó de ti y, a lo largo de tu viaje, te ha estado guiando sabiamente para que te unas con los tuyos y É-l en el amor.

En este día, vence la manipulación de la oscuridad y, por medio de la empatía, llega al perdón. Perdona y perdónate, ya que todo tuvo su propósito.

Muestra tu nobleza al agradecer la parte que te tocó en el Plan Divino y ejerce la voluntad de sanarte, de transformar la distancia en cercanía, la rabia en amor, y la oscuridad en Luz.

Finalmente, te darás cuenta que D-s nunca te abandonó, rechazó o traicionó sino que, por el contrario, lucho al lado tuyo con el fin que pudieras cumplir tu misión para con los tuyos, revelando así la esencia altruista de tu alma.

Ahora que entiendes esto en tu corazón, eres tú quien lo invitará, por medio de tus acciones de bien, a afirmar tu reino para que tengas paz en la Tierra.

Ya nunca más te apartarás de É-l.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 48 DEL OMER

YESOD DE MALJUT

La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo del Patriarca Iaacov, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas” al ser nombrado por el Faraón  virrey de Egipto. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

 “Envió (a buscarlo) y lo trajeron. Él era rubicundo, de hermosos ojos y bello aspecto. Y dijo É-l Eterno: ‘Levántate, úngelo, porque éste es.’ ” Shemuel I (Samuel) 16:12

Los kabbalistas enseñamos que, “como es arriba, es abajo”. Es decir, que existe una correspondencia exacta entre lo que ocurre a nivel del alma arriba en los Cielos y lo que ocurre en nuestro plano abajo en la Tierra.

Por ejemplo, si el alma está enferma, el cuerpo se enferma. Si el alma se sana, el cuerpo se sana.

En este día, 48 de 49, en que la Luz de Yesod ilumina a Maljut, sienta la base para recibir tus bendiciones desde los Cielos mediante una declaración de independencia personal. Se justo contigo mismo y libérate de tu propia tiranía. No te sigas culpando y castigando por los errores del pasado. No sigas buscando expiación donde tu alma sabe que no está. No te agotes viviendo de una apariencia o ilusión.

Reconoce al enemigo en el deseo de controlar lo que no controlas y deja de torturarte en tu mente. Sustenta tu vida desde la verdad y ten fe en que D-s obrará milagros para ti. No dudes de Su infinito amor para ti. É-l ya te perdonó y está esperando que tú hagas lo mismo.

No pierdas tiempo y no alargues tu condena. Muévete a la acción y decreta en tu corazón que vas hacer lo correcto. Tus ojos, que son las ventanas de tu alma, volverán a brillar de alegría.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 47 DEL OMER

HOD DE MALJUT

La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Hod es la tercera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al primer Sumo Sacerdote de Israel, Aharón. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Y contestó el Kohen (Sacerdote): ‘La espada de Goliat, el pelishtí (filisteo), a quien mataste en el valle de Haelá, he aquí ella esta envuelta en un manto, detrás del Efod (Delantal Sacerdotal con tiradores); si a ella (la quieres) tomarla para ti, tómala; porque no hay otra aparte de ella aquí.’ Y dijo David: ‘No hay como ella.’ ” Shemuel I (Samuel) 21:10

En este día que la Luz de Hod ilumina a Maljut conéctate con tu humildad para realizar una ofrenda tremendamente sanadora para tu alma. Atrévete a mirar tus debilidades sin miedo, vergüenza o culpa.

Observa como D-s te ayudó a que revelarás la Luz que estaba atrapada y escondida detrás de la oscuridad en la cual caíste en algún momento de tu vida.  Toma consciencia como É-l te ayudó, en su infinita misericordia, a transformar esas debilidades en fortalezas cuando te liberaste de la culpa a través del perdón y la verdad. Contempla como rompiste las cadenas del miedo y dejaste de cargar pesados secretos cuando te liberaste del juicio de los demás con el fin de poder ayudar a otros que cayeron igual que tú.

Sin darte cuenta, D-s te estaba enseñando a amarte para que pudieras amar a los demás. Sin darte cuenta, el te estaba “aclarando los ojos” para que pudieras ver la belleza de tu pareja y, con ello, la de la vida. Sin darte cuenta, É-l estaba sanando tu fe.

 Desde el principio, D-s tenía un propósito para ti. ¿Cuál? Que te dieras cuenta por ti mismo que eres capaz de transmutar la maldición en bendición y, con ello, lograr discernimiento para elevarte por sobre este estado de consciencia del bien y el mal.

Ahora que tienes la sabiduría para entenderlo, tu alma brilla con esplendor.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl