DÍA 46 DEL OMER

NETZAJ DE MALJUT

La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Netzaj es la cuarta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al pastor fiel, Moshé. Pertenece a la columna derecha del Árbol de la Vida que se corresponde con el dar.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Entonces dijo David a Abigáil: ‘Bendito sea E-l Eterno, D-s de Israel, que te ha enviado en este día para encontrarme.’ ” Shemuel I 25:32

Hoy, no te rindas, pues los Cielos están contigo. Hay cansancio, hambre y heridas producto de las últimas batallas. Sin embargo, revela tu fortaleza espiritual y sigue. Lo has hecho perfecto y D-s enviará a un mensajero de buenas noticias a tu encuentro.

Tú y los tuyos serán salvados por la misericordia de YHVH (D-s), que soplará como un viento del Este para Uds., posibilitando lo imposible a los ojos del hombre.

Entonces, te alegrarás por haber creído y sostenido tu fe contra todo tipo de ataque y a lo largo de los diferentes obstáculos que se presentaron en el camino. Luchaste contra hombres y seres espirituales y, gracias a que Hashem (D-s) siempre sostuvo tu brazo en batalla, hoy prevalecerás sobre la duda, el orgullo y sus aliados.

Prepárate para ver milagros producto de tu esfuerzo y entrega espiritual y sé honorable al momento de la derrota del enemigo. Fue un adversario poderoso y despiadado. Muéstrale el respeto de un guerrero.

Toma una posición elevada y contempla a tus compañeros de armas. Mira lo que han caminado siguiéndote aún sin entender o saber exactamente por qué peleaban al inicio de este éxodo. Hombres, mujeres y niños hay en tus filas. Todos cansados, adoloridos y con cicatrices producto de las múltiples batallas a las cuales se han enfrentado.

Valora en tu corazón que ellos simplemente salieron a la guerra porque tú liderabas con el ejemplo. Ellos creyeron en ti y tu les enseñaste a creer en D-s. Tú luchaste por todos  y de ti aprendieron a luchar por su alma. Gracias a tu sacrificio, hoy tienen méritos para pararse rectos ante D-s.

Bendito seas por rescatarlos para D-s. Bendito seas por el sacrificio de portar la Luz para los demás. Bendito seas por ser un digno hijo de Israel.

Ahora entiendes en tu corazón que el guerrero también es sacerdote, que el pastor también es profesor, que el hombre sin su mujer es medio hombre, que la mujer sin su hombre es un desierto estéril y amargo, y que sin D-s a tu lado nada, nada de nada, habría sido posible.

Estás terminando de revelar el Árbol de la Vida. Sigue.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 45 DEL OMER

TIFERET DE MALJUT

La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Tiferet es la quinta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Iaacov. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Tú has demostrado hoy que has hecho conmigo el bien; cuando me entregó E-l Etermo en tu mano, y no me mataste.” Shemuel I (Samuel) 24:19

Llega un momento en la vida del guerrero, después de muchas batallas, traiciones, maquinaciones y humillaciones, en que alcanza la victoria total y completa sobre su enemigo.

D-s le entrega a su enemigo en su mano, a raíz de todo el mal que le hizo, para que él disponga a su parecer de su suerte. Es el premio de los Cielos por los sacrificios efectuados en batalla y la persistencia mostrada.

Sin embargo, también es una prueba al corazón del guerrero. ¿Tomará venganza? ¿Le hará como le hizo su enemigo?

En este día que brilla la Luz de Tiferet en Maljut, ilumina el camino a D-s revelando tu compasión y misericordia. Que tu nobleza se distinga de la maldad como la luz del sol se distingue de la oscuridad . Perdona la vida de tu enemigo y déjalo en las Manos de D-s. D-s también mirará el corazón de él y, en base a su verdadero arrepentimiento, lo juzgará. No necesitarás tomar venganza contra él, pues será D-s quien lo hará por ti para darle una enseñanza a su alma. Tú, por otra parte, serás recompensado por haberte apegado de verdad a la vida y a E-l Eterno.

Estarás más cerca de D-s y serás una bendición para el resto.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

LAS MANOS DEL ABUELO

Autor:  Thelis R. Frantzís

Libro: Cuentos y Poemas Griegos Modernos

Traducción: Marco A. Perales Oyarzún

 

Había una vez un viejo pescador valiente y bello. Tenía sus cabellos completamente blancos, barba larga y bigotes. Sin embargo, no parecía en absoluto feroz con tales bigotes, porque sus dos ojos grandes y azules iluminaban con bondad su rostro y sus manos tocaban cada cosa con tanta ternura que, aquel que lo veía, podía aseverar que este hombre era dulce y bondadoso, como los ángeles que nos protegen.

Este viejo pescador era, además, el abuelo más bueno del mundo. Su nietecito, Castanulis, lo adoraba y admiraba, porque no es poco tener por abuelo al abuelo más bueno del mundo.

Una tarde el abuelo y el nieto tomaron sus cosas y se pusieron en marcha para lanzar las redes. El día se había hundido en el ocaso y ahora el sol lo despedía con sus nubes de oro. El mar estaba muy tranquilo y allá, a lo lejos, apenas se divisaban las islas. Había extendida tanta bondad en la Creación que el abuelo sintió algo que lo conmovía por dentro. Se ablandaba la dureza del pescador que se regocija cuando el pez es capturado por las redes.

dibujos-barco-pesquero

– Escucha, niño mío, le dice, volviéndose a su nieto: de una tarde y una noche tan hermosas como éstas que vienen, no debe privarse ningún ser vivo. Ni pez , cangrejo, estrella, o erizo. Nadie. Esta noche todos tienen su parte en la bendición de D-s. Olvidemos pues las redes, y dejemos que la barca nos lleve donde le plazca su corazón. Partieron. Anochecía imperceptiblemente. Una sonriente luna iluminaba el cielo y las aguas.

– ¿Ves este camino de plata sobre las aguas?, dice el abuelo a Castanulis. Este es, hijito mío, el camino del amor. Se desenrolla desde la luna y se extiende por el mar.

1445078
Qué foto más hermosa !!!. El reflejo de la luna en el mar es como el “Arbol de la Vida” en todo su esplendor.

No había terminado de hablar el abuelo y, la barca que lo escuchó, dobló y empezó a deslizarse sin remos sobre el camino del amor.

-¿ Dónde vamos abuelo?, preguntó el niño.

-Donde nos lleve la buena suerte.

El viejo pescador soñaba y Castanulis, que era un niño pequeño, no podía permanecer inactivo. Jugó primero con las amarras y con los aparejos en la barca y luego se puso a comparar sus manitos con las manos del abuelo. Eran mucho más grandes estas manos que las suyas y estaban llenas de callosidades, como son las manos de los pescadores. En el momento en que jugaba el nieto y soñaba el abuelo, sintieron que un tercero tocaba la barca. Se volvieron y, ¿qué vieron? Una hermosa nereida, de pie sobre el borde de la embarcación. Sus sueltos cabellos estaban atados cerca de su orejita con cinta verde de algas. Sus ojos observaban tu pensamiento y tu corazón. Su vestido era de fiesta como el arcoíris y usaba  dos conchas brillantes como zapatos.

images (1)
Las nereidas ( sirenas ), según la mitología griega, son ninfas que viven en las profundidades de los mares , y simbolizan todo aquello que hay de hermoso y amable en el mar.

– Vine a hacerles compañía, les dice la nereida con voz de ruiseñor. No creo que se enojen conmigo…

El abuelo la miró con sus ojos sonrientes.

– Mi querida señora, le dice. Es una alegría para nosotros, que nos acompañes esta noche. Sólo que no hay nada para ofrecerte. Un poco de pan con queso tenemos en nuestro mantel y ese pulpo en vinagre. A ti te gustan los jugos de las flores, la miel, las nueces, ¿no es verdad?

– No te inquietes abuelo, dice la nereida. Porque esta noche no nos quedará tiempo para pensar en comida. El abuelo se sorprendió.

– Todo el tiempo es nuestro esta noche, señora. Las redes no las arrojaremos y, así, ningún ser vivo del mar peligrará.

– Las redes sí las arrojaremos abuelo,  dice la nereida. Sin embargo, ningún ser vivo peligrará. Las arrojaremos cuando estemos mar adentro.

– ¿Allá donde termina el camino del amor?, preguntó Castanulis, mientras indicaba con sus manitos el surco que la luna dibujaba sobre las aguas.

– El camino del amor no termina nunca, niño mío, dijo la nereida.

El niño la miró extrañado y pensó. ¿Será posible eso? Y el abuelo la miró dulce y serenamente, diciéndole:

– Tienes razón, querida señora. El camino del amor no termina nunca. No tiene fin.

– Entonces, abuelo, dijo de nuevo la nereida, esta noche lanzaremos las redes.

No alcanzó a terminar sus palabras cuando una estrella brillante se deslizó del cielo, trazó una línea plateada en la distancia y cayó lejos en el mar.

– ¿Viste la estrella?, preguntó la nereida a Castanulis.

323870
Cuanto más he de esperar, Cuanto más he de buscar, Para poder encontrar , La luz que sé que hay en mi

– Uf, he visto muchas en las noches en que no hay luna y  todas las estrellas se multiplican en el cielo.

– Y  ¿sabes adónde van?

– Caen, dijo el niño.

Una vez más el abuelo volteó y miró a la nereida.

– Tú debes saber más cosas que nosotros los hombres.

– Ten paciencia abuelo, le respondió. Yo conozco cosas, pero también tú las conocerás, porque eres un hombre bondadoso.

Habían llegado a un extraño lugar.  La barca de repente creció, pero se hizo leve como una mariposa. Parecía que la habían hecho de ese papel de oro amarillo con que envuelven los bombones.

El abuelo se imaginaba más grande, enorme. Si estuviera en la habitación de la casa, no cabría de pie. Sus blancos cabellos y su barba eran ahora de plata. ¿Y sus manos?

Ay, sus manos, dirías que estaban hechas de seda y bondad, mientras que la nereida resplandecía de alegría.

Tanto brillaba todo que sentías que era imposible que alguna vez hubiese pasado la tristeza por este mundo.

– Abuelo, gorjeó la nereida, llegó el gran momento de lanzar las redes.

Tomó los extremos el abuelo y empezó a arrojar las redes de seda al mar.

Poco a poco, se hundía el extremo de la red en las aguas mientras seguía arrastrándose lentamente el resto hacia el fondo.

¡¿Qué extraña longitud la de las redes?! ¡¿Qué profundidad tienen las aguas aquí?!, preguntó el abuelo, pero no hubo respuesta. Y así paso el tiempo.

¿Cuánto tiempo pasó?, no lo sé mis queridos hijos, puesto que yo no estaba allí con el abuelo, Castanulis y la nereida. Solamente sé de la historia que, en cierto momento, la nereida sonrió al abuelo inclinando su cabecita y el abuelo entendió que era el momento de levantar las redes.

Empezaron a recogerlas. En primer lugar, llegaron gotas de agua como plata y como lagrimas. Y después, a medida que el abuelo tiraba la red, apareció el  milagro: estrellas habían sido atrapadas en las redes. Estrellas subían del fondo de este mar en la red que las traía sin ningún esfuerzo. De hecho, parecía más liviana que el hilo.

Ni el bote pesaba ni las manos del abuelo se cansaron. Sólo el océano relucía en toda su extensión por el brillo de las estrellas y por los ojos de aquellos que las observaban.

Luego, la nereida se inclinó y besó las manos del abuelo.

– Que seas feliz, le dijo, porque tienes las manos de aquél que consagró a D-s para que trajera desde el fondo, desde la invisibilidad, las silenciosas penas y alegrías secretas de los hombres. Cada una de estas estrellas fue alguna vez una lágrima de alegría o de pena en sus ojos. En aquel entonces, ninguno fue capaz de verlas y el buen D-s ordenó que estas lágrimas se convirtieran en estrellas cuyas luces iluminaran el cielo y que, en hermosas noches como ésta, caigan en este mar de suave profundidad.

nastol.com.ua-1924
Se dice que, cuando uno ve sapararse una estrella de las otras y ésta, cae al infinito, si uno alcanza a expresar un deseo antes de que caiga, se cumplirá lo que se ha pedido.

Aquí esperan años, hasta que se encuentran las manos de un buen hombre que las devuelva al  mundo. Entonces ocurre que se borra su tristeza. La alegría las hace que irradien y encanten las almas de los hombres buenos que pueden observarlas. Estas son las estrellas benditas del cielo.

 

Cuento compartido por Patricio Perales O.

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 44 DEL OMER

GUEVURAH DE MALJUT

La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Entonces fue más fuerte David que el pelishtí (filisteo) con la honda y con la piedra; pues hirió al pelishtí (filisteo) y lo mató, aunque espada no había en la mano de David.” Shemuel (Samuel) I 17:50

A veces por ignorancia, costumbre, herencia o tradición permitimos que los miedos crezcan al tamaño de un gigante como Goliat y que nos inmovilicen, privándonos de lo bueno de la vida. Nos roban nuestra Luz y con ella nuestros sueños, alegrías, fe, dignidad y vida.

El miedo requiere alimentarse de nosotros y para ello nos manipula a través de mentiras, culpas y evasiones con el fin que constituyan un patrón intelectual, emocional y conductual del cual no podamos escapar. Apuesta a nuestra frustración, pena y depresión para alejarnos de D-s y, así, seguir hundiéndonos hasta el último de nuestros días. Es despiadado y traidor, buscando atacar por la espalda por medio de la duda.

En este día en que Guevurah ilumina a Maljut, usa tu fuerza espiritual para darle un golpe mortal al miedo y desterrarlo de tu reino.  Arráncalo de raíz de tu mente y corazón para siempre. Restringe tu deseo de hacer justicia con tus propias manos y apégate a la justicia divina. D-s te entregará en tu mano al miedo y sus secuaces.

Al verse en aprietos intentará manipularte. No lo escuches. Tu retorno a D-s ha sido un ejemplo de valentía y no tienes nada que negociar con el miedo.

Que los límites de tu reino sean la voluntad, armonía, fe y nobleza. Ejerce tu soberanía con sabiduría y lidera con el ejemplo el camino a la libertad. D-s está contigo.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 43 DEL OMER

JESED DE MALJUT

 La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Abraham. Pertenece a la columna derecha del Árbol de la Vida que se corresponde con el dar.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Pero dijo E-l Eterno a Shemuel (Samuel): ‘No mires a su figura, ni a lo elevado de su estatura; porque lo he desechado; pues no es lo que ve la persona, porque la persona ve con los ojos, pero E-l Eterno mira el corazón.’ ” Shemuel I 16:7

Entramos a la séptima y última semana del Omer. La energía se siente más pesada puesto que estamos en el nivel correspondiente a lo físico y terrenal, cuya naturaleza es más densa. Por eso nos gusta lo tangible y concreto (materialidad) y nos cuesta lo sutil y etéreo (espiritualidad).

Al igual que antes, los Cielos nos sostienen en esta última etapa de la batalla y nos entregan la energía para sobreponernos al cansancio y realizar las acciones que nos ayuden a “maljutear” a este plano todas las bendiciones por las cuales hemos trabajado duramente los últimos 42 días. Nosotros solamente debemos ejercer nuestra voluntad para salir de nuestro estado de comodidad, de nuestra inercia y tomar acción.

En este día, fluye con la Luz de Jesed y muestra tu bondad con acciones concretas. Ten paciencia y sé benevolente con aquellos más rezagados y atrapados. Sonríe y date una oportunidad tú de elevarte de las trampas del ego.

Se justo y no des más allá de lo que corresponde ni tampoco retengas en exceso. No temas al juicio de los demás. No busques expiación en los demás. Alza tus ojos y encuéntrala en D-s. Al final de tus días, es a É-l a quien respondes por tus acciones y a nadie más.

Recuerda, tu deseaste sanación, tu trabajaste duro por ella, y es tu corazón el que D-s va a mirar. Que la Luz de Jesed ilumine el reino que has construido con tus acciones de amor, bondad y benevolencia en la tierra.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 42 DEL OMER

MALJUT DE YESOD

La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo del Patriarca Iaacov, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas”, al ser nombrado por el Faraón  virrey de Egipto. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Y yo te sustentaré allí, pues todavía restan cinco años de hambre, para que no empobrezcas ni tú, ni tu casa, ni nada que sea tuyo.” Bereshit (Génesis) 45:11

Miles de años después de su muerte, el rey David nos sigue enseñando grandes lecciones. Él fue un rey que no se apartó ni de su fe ni de su humildad. En D-s confió y, una y otra vez, a É-l volvió para corregir sus errores y transgresiones. Con su vida nos mostró un camino de retorno a D-s.

En este día en que la Luz de Maljut ilumina Yesod, ejerce la soberanía de tu reino con humildad. En la antesala de la abundancia, recuerda las personas que aparecieron en tu vida brindándote oportunidades, consejos que hicieron una diferencia, sanación y ayuda. Ninguno fue una casualidad. Por el contrario, todos fueron canales de la Luz de D-s que te sustentaba en “las buenas y en las malas”. É-l, en Su nobleza, obró Sus milagros anónimamente, sin exigirte reconocimiento.

Aprovecha esta Luz para tomar acción y  revela tu nobleza. Agradécele a É-l que nunca te abandonó y agradece a aquellos que se prestaron para ser canal de Su Luz para ti. Te sentirás digno de Su abundancia y no te castigarás, inconscientemente, impidiéndote de recibirla.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 41 DEL OMER

YESOD DE YESOD

La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo del Patriarca Iaacov, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas”, al ser nombrado por el Faraón  virrey de Egipto. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Y así Iosef almacenó tanto cereal como la arena del mar, en gran abundancia, hasta tal punto que dejó de contar porque no tenía número.” Bereshit (Génesis) 41:49

¿Cuál es el objeto de unir algo? Podríamos decir que es sostener, alargar, aclarar, vincular y generar un todo que sea más que la suma de las partes (sinergia).

En este día, permite que la verdad y coherencia traigan tu unión. Recupera esas partes de ti que quedaron atrapadas o se perdieron a lo largo del camino porque no fuiste honesto contigo mismo debido al miedo al juicio de los demás, o a la rabia y pena que mantenían encadenado tu corazón.

La abundancia de D-s está esperando a un justo que sea capaz de recibirla y luego de compartirla con sabiduría con los demás.

En este día en que la Luz de Yesod ilumina a Yesod, aléjate de la separación y únete con amor. Tu unión traerá unión en todas las áreas de tu vida y con ello la abundancia de D-s para ti y los tuyos.

Recuerda, D-s es Uno en el Amor y el Amor más grande se revela en la unión de una pareja, hombre y mujer, opuestos, que se conectan con D-s como “una sola carne” para crear su mejor realidad.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 40 DEL OMER

HOD DE YESOD

La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo del Patriarca Iaacov, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas”, al ser nombrado por el Faraón  virrey de Egipto. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Hod es la tercera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al primer Sumo Sacerdote de Israel, Aharón. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Pues yo, servidor suyo, asumí la responsabilidad por el joven ante mi padre, diciéndole: ‘Si no lo volviese a traer, cargaré yo la culpa para con mi padre todo el tiempo’.” Bereshit (Génesis) 44:32

Nosotros somos los responsables ante D-s por nuestras almas al igual que somos responsables por encaminar las de nuestros hijos. Somos nosotros los que decidimos si abrimos o cerramos el camino de retorno a D-s para nuestras almas, al igual que lo hacemos para con nuestra descendencia por medio del ejemplo de nuestra vida. Nosotros decidimos si les aliviamos la carga o si les dejamos una más pesada cuando enfrentamos la elección de corregir o no nuestras faltas.

En el día de hoy, la humildad y la sanación de Hod hacen brillar con esplendor a Yesod. Permite que tu sacerdote interior se vincule con D-s por medio de sinceras ofrendas de arrepentimiento. Mira dentro de ti y desapégate de tus miedos, vanidades, orgullos, rencores y penas. Entrégaselos a D-s.

En la medida que más das, más recibirás. Si das lo suficiente, algún día terminarás dando tu ego y recibirás iluminación. Tu Luz arrastrará a los tuyos de vuelta al camino real que conduce a D-s y habrás cumplido. Serás una bendición para todos. Serás un justo, un tzadik, que no se desvía ni a derecha ni izquierda.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 39 DEL OMER

NETZAJ DE YESOD

La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo del Patriarca Iaacov, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas”, al ser nombrado por el Faraón  virrey de Egipto. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Netzaj es la cuarta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al pastor fiel, Moshé. Pertenece a la columna derecha del Árbol de la Vida que se corresponde con el dar.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Paró (Faraón)  le dijo a Iosef: ‘ Puesto que Elokim (D-s) te hizo saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú’ “. Bereshit (Génesis) 41:39

Contempla tu vida y visualiza todos los esfuerzos que has realizado por perseguir conocimiento en aras de recibir lo que deseabas. Recuerda lo que has sacrificado y perdido por hacer del conocimiento tu sostenedor en la vida.

Incluso el exponente máximo de la materialidad, el Faraón, reconoce que no puede haber nadie como la persona a quien D-s le revela la verdad, haciéndolo entendido y sabio. En otras palabras, el Faraón reconoce que el conocimiento no alcanza para revelar la verdad.

En la segunda mitad de tu vida, persigue la Luces que te conducen a la vida y a la verdadera y sostenida alegría. Entiende tu proceso de vida y revela tu sabiduría a partir de él. Sin darte cuenta, estarás retornando a D-s y apegándote a la Luz. En su momento, revelarás que es É-l quien te sostiene. En su momento, lo sentarás a É-l en el Trono de Yesod. En ese momento, estarás completo.

En el día de hoy, revela tu fortaleza espiritual. Atrévete a soltar lo que has considerado verdad y que no te hace feliz y ni te completa, y cambia el rumbo de lo que sido tu vida hacia la verdadera vida, la espiritualidad.

D-s recompensará tu persistencia y la victoria será alcanzada cuando tu espiritualidad arrastre la materialidad para ti y los tuyos, haciendo realidad los deseos de tu corazón. Entonces, comprenderás que al revés no podría haber sido, pues el fin de toda materialidad es ser consumida y perecer -“[…] polvo eres y al polvo volverás”– (Bereshit -Génesis- 3:19 -).

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 38 DEL OMER

TIFERET DE YESOD

La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia a Iosef, hijo del Patriarca Iaacov, quien sustentó al mundo de la antigüedad durante los “años de las vacas flacas”, al ser nombrado por el Faraón  virrey de Egipto. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir. La sefirá (esfera de Luz) de Tiferet es la quinta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Iaacov. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Dijo entonces Iosef a sus hermanos: ‘Por favor, acérquense a mí. ‘ Y ellos se le acercaron. Les dijo: ‘Yo soy Iosef, su hermano, a quien vendieron a Egipto! Pero no se aflijan ni les pese por haberme vendido acá, que para preservar la vida me envió Elokim (D-s) delante de Uds. ‘ ” Bereshit (Génesis) 45:4-5

Uno de los grandes actos de compasión que podemos tener es hacia nuestros propios familiares, especialmente, aquellos de los cuales nos hemos distanciado.

Sin embargo, la verdadera compasión tiene padre y madre. El padre es la empatía. En la medida que seamos capaces de recordar nuestros procesos y cuando nosotros estuvimos igual o peor de atrapados que ellos, entonces seremos capaces de manifestarles verdadera bondad y benevolencia desde nuestro corazón sin esperar nada a cambio.

La madre es la capacidad de elevar un juicio recto hacia nuestros familiares en donde nosotros nos ponemos límites. ¿Qué límites?

No interferir con sus procesos, no opinar, no aconsejar, y no entregar sanación si es que ellos no la han solicitado. A veces, algunas personas necesitan caer un poco más antes de poder comenzar ascender. No juzgar con severidad puesto que nos estaríamos olvidando de cuando nosotros también estuvimos en situaciones similares. A la larga, eso conlleva a la incoherencia y a nuestra propia disociación. No obligarlos a tomar determinado camino de salida de sus problemas. En espiritualidad no puede haber coerción pues el respeto por las decisiones del otro debe ser sublime, si es que valoramos nuestro propio libre albedrío. No omitir reprenderlos cuando han manifestado sus egoísmos e iniquidades de manera de no cargar nosotros con su negatividad. No dar en exceso, puesto que eso solamente refleja un dar interesado de nuestra parte y nuestra impaciencia  por recibir rápido lo que deseamos.

Es en ese equilibrio que la armonía se alcanza y podemos entregar un perdón sincero, pues entendimos el “para qué” de la lección para nosotros. Comprendimos la finalidad de nuestras experiencias de vidas. Revelamos nuestra misión.

En este día, cuida tu Luz y da en la medida que la vasija del otro pueda recibir. Ni más, ni menos. Solamente, en la justa medida.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl