DÍA 15 DEL OMER

JESED DE TIFERET

 La sefirá (esfera de Luz) de Tiferet es la quinta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Iaacov. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir para compartir. La sefirá de Jesed es la séptima, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia con el Patriarca Abraham. Pertenece a la columna derecha del Árbol de la Vida que se corresponde con el dar.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Iaacov quería a Rajel y dijo: ‘Trabajaré siete años por tu hija menor, Rajel’ “. Bereshit (Génesis) 29:18

Se han cumplido dos ciclos de corrección del alma y se han recorrido catorce senderos. En este día, se recorre el sendero quince en la sefirá (esfera de Luz) de Tiferet que también se corresponde con nuestro corazón.

Tiferet nace de la unión de Jesed con Guevurah. Es decir, Tiferet recibe, por una parte, el amor, la bondad y benevolencia de Jesed y, por otra, la fuerza, disciplina, rigor, juicio, límites y temor reverencial de Guevurah.

Cuando la Luz de Jesed ilumina Tiferet, el amor se despierta con fuerza en nuestro corazón. Esta es la Luz de aquellos momentos en que reconocemos a nuestra alma gemela y nos enamoramos profundamente, o cuando nace un hijo(a) que completa el amor de la pareja.

Sentimos a D-s a través de la belleza de la vida y estamos dispuestos a darnos por completo por ese amor. En aras de este amor, nos sacrificamos en el altar de nuestro corazón por esa otra alma para poder recibir de ella nuestra completitud.

En este día, despierta tu compasión por el prójimo y expande ese amor con el cual D-s  te bendijo a un tercero. Comparte tu Luz con esa alma y regálale armonía. Ayúdalo a ver la belleza de la vida. Que tu bondad le enseñe el camino del dar para que D-s le abra Sus puertas.

Entonces, sentirás el amor de D-s en tu corazón nuevamente, y estarás dispuesto a trabajar por “Rajel”, por tu completitud, independiente de la forma en que se manifieste ahora en tu vida.

Recuerda, primero debes dar siete veces para poder recibirla. Ese es tu trabajo espiritual.

 

Abraham Figueroa Drouilly

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 14 DEL OMER

MALJUT DE GUEVURAH

 La sefirá (esfera de Luz) de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir. La sefirá de Maljut es la primera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia con el rey David. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

 “Y que Elokim (D-s) te dé del rocío del cielo y de las riquezas de la tierra, y abundancia de cereal y vino.” Bereshit (Génesis) 27:28

Cuando la Luz de Maljut ilumina Guevurah, D-s está esperando que uses toda tu fuerza para jalar Sus bendiciones desde lo alto de los Cielos a la Tierra.

Ya has hecho casi todo el trabajo del segundo ciclo de corrección del alma. Todas tus bendiciones producto de tu esfuerzo y sacrificio están apostadas en Yesod listas para descender sobre ti y los tuyos. Solamente falta el esfuerzo final. Sigue.

Lidera tu reinado mediante acciones altruistas. Usa tu fuerza para no descentrarte en el día de hoy. Endulza tus juicios hacia los demás. Encuentra la forma de darle a la persona que camina al lado tuyo un regalo desde tu corazón que la ayude en su caminar. Ejerce soberanía sobre tu vida y soluciona algún problema que te aqueja a ti o a tu familia, impidiéndote movilizarte como desearías. Recuerda a los niños y llénalos de amor para que se fortalezcan, pues ellos también caminan a tu lado. Arregla, limpia y perfuma tu hogar para que la vasija esté lista para recibir.

Que tu fuerza le gane a la duda, a la vergüenza, a la apatía, al cansancio, a la frustración, a la rabia, a la baja autoestima y a la desesperanza. Persiste y conecta con tu fe. Alza tu vista a los Cielos y no escatimes fuerzas para pedir a D-s desde el fondo de tu alma que abra las puertas celestiales de las bendiciones para ti.

Jala tus bendiciones por medio de tus acciones y plegarias, pues D-s te ha sustentado con “el rocío del cielo”, con “riquezas de la tierra” y “abundancia de cereal y vino”. Recuerda, trabajaste por tu Luz. ¡Jala con fuerza! Jala como lo haría un rey para su pueblo, Jala como lo haría el rey David para ti.

La barrera de negatividad se romperá y la Luz llegará.

 

Abraham Figueroa Drouilly

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 13 DEL OMER

YESOD DE GUEVURAH

 La sefirá (esfera de Luz) de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir. La sefirá de Yesod es la segunda, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia con Iosef, hijo de Israel, quien como virrey de Egipto sustentó al mundo de la antigüedad durante los años de las “vacas flacas”. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“En aquel mismo día vinieron los sirvientes de Itzjak y le contaron acerca del pozo que habían cavado y le dijeron: ‘Hemos hallado agua’ “. Bereshit (Génesis) 26:32

La Luz de Yesod es lo que vincula todos nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, palabras y acciones  que creemos experimentar por separado, engañados por la ilusión del tiempo y espacio, y los cohesiona y materializa en una realidad cada vez que nos unimos con nuestras parejas sexualmente.

La unión con amor permite dar contención a nuestros cortos circuitos producto de nuestra naturaleza egoísta y, por otra parte, potencia todo el bien que emanó de nuestras esencias altruistas a nivel de pensamiento, sentimiento, emoción, palabra y acción. Este es el secreto que nos permite endulzar nuestra realidad y al mundo.

Sin embargo, la unión de dos personas en ausencia de amor potencia y materializa los aspectos egoístas de nuestra naturaleza. Las consecuencias en vida de dicho acto reflejan su verdadera esencia que se manifiestan, tarde o temprano, como separación, amargura, desorientación, confusión y escasez.

Cuando la Luz de Yesod ilumina Guevurah, D-s nos está recordando que el fin de la fuerza es revelar la unión de todo. Recuerda, D-s es Uno y solamente a través de la unión se puede volver a É-l. La separación, en cualquiera de sus formas y manifestaciones, no conduce a É-l.

En este día, vence tu propia oscuridad y usa tu fuerza para unir y no separar, para acercar y no alejar, para amar y no odiar, para incluir y no excluir, para recordar y no olvidar, para perdonar y no vengar.

Entonces, te estarás “uniendo” a tu pareja y revelarás que D-s es Uno en el Amor. Estarás alineado con los Cielos y reconocerás la fuerza de la unión en el amor. Verás como la fuerza divina de D-s hace la mayor justicia y toma venganza de aquellos que lo aborrecieron por medio de sus pensamientos, palabras, sentimientos, emociones y acciones. Serás liberado y todo será perfecto.

Finalmente, comprenderás lo que significa “hallar agua” en tu pozo. Tu vida y la de los tuyos, al igual que una tierra regada, florecerá.

 

Abraham Figueroa Drouilly

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl

LA FE DEL GUERRERO

La Fe del guerrero cerró la brecha entre la oscuridad del presente y la Luz del futuro. Soltó las muletas y se apoyo en la Voluntad y la Persistencia. No dejó de levantarse. Trabajó por su Luz. Se fortaleció y transformó. Reveló su Amor por él y se amó. Ahora, ilumina a otros. Al final, todo fue bendición.

 Posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 12 DEL OMER

HOD DE GUEVURAH

 La sefirá (esfera de Luz) de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir. La sefirá de Hod es la tercera, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia con el primer Sumo Sacerdote de Israel, Aharón. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con el deseo de recibir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

 “Construyó allí un altar e invocó el Nombre de Hashem, y allí estableció su tienda. Los sirvientes de Itzjak cavaron un pozo en la zona.” Bereshit (Génesis) 26:25

El caminar por el desierto de la vida nunca ha sido fácil para nadie y menos para Israel que debe liderar a los demás pueblos de la tierra en su retorno a D-s.

En su generosidad, Israel soporta una carga espiritual mayor para ayudar a aquellos que están más lejos, más atrapados, más en la oscuridad.

Si tu has revelado ser un hijo de Israel en tu corazón, sabrás que la única manera de liderar el retorno de vuelta a D-s es a través del ejemplo. El sermón ausente de fe y de experiencia personal es tan vacío como un espacio carente de D-s.

Tu vida es tu mensaje. La superación de tus limitaciones es la verdadera expiación e iluminación para los demás.

En este día que la Luz de Hod trae sanación a Guevurah, ten la fuerza para no olvidar aquellos héroes que cayeron en silencio en manos de la tiranía, el odio, la intolerancia, racismo y xenofobia, y mantén el equilibrio para no caer en los mismos odios y rencores del enemigo.

Aprende de la Luz de Aharón que perdió a sus dos hijos mayores y desde la humildad se apegó a su fe para sacar fuerzas y seguir trayendo sanación para el Pueblo de Israel. Él no dejó de cumplir su misión, pues sabía que él era el verdadero blanco del enemigo. Si él caía, no habría habido expiación para el pueblo y, por ende, Israel habría quedado cojo, con un mal caminar por el desierto, y a merced de sus enemigos.

Que la Luz de Hod ilumine tu fuerza para que no caigas en las trampas del odio, intolerancia y rencor que el enemigo te coloca en el día de hoy para cortar tu fe.

Elévate por sobre el enemigo, sigue con tu misión de vida a pesar de todo, y revela tu fe en D-s a través de aceptar Su Voluntad. Ese es el sendero que recorre un hijo de Israel, un hijo que camina “recto a D-s”.

Entonces, revelarás al sacerdote que llevas dentro y brillarás con todo tu esplendor. Con tus acciones estarás construyendo un altar en tu corazón para invocar el Nombre de D-s, y tu tienda descansará en Tierra Sagrada.

Abraham Figueroa Drouilly

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl

DÍA 11 DEL OMER

NETZAJ DE GUEVURAH

 La sefirá (esfera de Luz) de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir. La sefirá de Netzaj es la cuarta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al pastor fiel, Moshé. Pertenece a la columna derecha del Árbol de la Vida que se corresponde con el dar.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Itzjak volvió y cavó los pozos de agua que habían cavado en los días de su padre Abraham y que los filisteos taparon después de la muerte de Abraham. Y los llamó con los mismos nombres que los llamara su padre.” Bereshit (Génesis) 26:18

 ¿Qué es fuerza? Fuerza es la capacidad de vencernos cuando estamos a punto de desbordarnos en ira, pena, frustración,  desilusión u otra debilidad de carácter. Fuerza es vencer la tentación de proyectar en un tercero el veneno que nos provoca dolor en nuestra alma.

La Luz de Netzaj ilumina la persistencia en el uso de nuestra fuerza para lograr la victoria. La Luz de Netzaj nos enseña a levantarnos una y otra vez. Nos fortalece de nuestros errores. Nos saca una y otra vez de nuestros estados de comodidad para que el enemigo no nos inmovilice y nos dañe. Nos guía a hacer lo correcto. Nos entrega la fortaleza espiritual para enfrentar lo difícil o “imposible”.

Cuando la Luz de Netzaj ilumina Guevurah, nuestra fuerza se enfoca en la victoria y la fe se revela con pasión.

Destrozarás en mil pedazos el decreto del enemigo que reza, “no podrás”.  Te golpearán una y otra vez para “enseñarte a no levantarte”, pero volverás a levantarte ante la mirada atónita y desconcertada de tus enemigos. Las llamas del Patriarca Itzjak y Moshé estarán ardiendo en tu corazón y  tus enemigos  sabrán que no pueden contigo. Sabrán que están derrotados.

Los pozos que cavaste para iluminar tu camino y el de otros serán bendecidos por D-s. La Luz, como el agua, te darán vida. Tus hazañas endulzarán tu camino y el de otros. La persistencia en el uso de tu fuerza para sobreponerte a tus límites habrá dado frutos.

Entonces escucharás en tu corazón: “Entra guerrero  e incorpórate”, y recordarás que D-s tomó tu brazo en batalla y que tú no te rendiste.

Abraza la victoria en este día con toda tu fuerza. Descansa. Celebra. Contempla.

 

Abraham Figueroa Drouilly

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl

 

DÍA 10 DEL OMER

TIFERET DE GUEVURAH

 La sefirá (esfera de Luz) de Guevurah es la sexta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Itzjak. Pertenece a la columna izquierda del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir. La sefirá de Tiferet es la quinta, contando desde abajo hacia arriba en el Árbol de la Vida, y se asocia al Patriarca Iaacov. Pertenece a la columna central del Árbol de la Vida que se corresponde con nuestro deseo de recibir para compartir.

Bendición

BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.

Bendito eres Tú, Adonai (Él Eterno) nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Tus mandamientos, y nos has ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.

Meditación para este sendero del Alma

“Itzjak sembró en aquella tierra y recogió aquel año cien veces más, pues Hashem lo bendijo.” Bereshit (Génesis) 26:12

Cuando la Luz de la armonía ilumina nuestra fuerza y no nos descentramos por las trampas que el ego nos pone, día y noche, entonces D-s revela ante nuestros ojos la belleza de la vida.

Empezamos a fluir con la Luz.

De pronto, sentimos que tenemos la fuerza para lograr lo que pensábamos que estaba fuera de nuestras posibilidades. La disciplina se disfruta, pues ahora se valora por acercarnos a nuestro objetivo y disipar la pereza y confusión. El juicio íntegro respecto de uno mismo nos eleva la autoestima y fortalece, pues “vemos” con claridad como la suma de nuestros pequeños logros diarios se va transformando en una victoria. Aprendemos a valorar el trabajo personal y se toma consciencia de lo difícil que es ascender cada peldaño de la escalera espiritual.

Entonces, como el milagro que es, se despierta la compasión en nuestro corazón y nos damos cuenta que no sólo tenemos fuerza para nosotros sino que, además, para compartir y ayudar a otros.

Nos sentimos ricos, pues conectamos con la abundancia de nuestra alma y comenzamos a dar, a pesar de nuestros problemas y limitaciones.

Entonces estarás revelando la Luz de este sendero del alma.

Permítete darte a ti mismo para poder dar a los demás. Aprende a recibir de otros con agradecimiento para que los demás reciban legítimamente de ti también. Recuerda, necesitamos que otro reciba para poder dar.

Finalmente, todo ese dar y recibir en equilibrio será devuelto por D-s para ti, “100 veces” más.

 

Abraham Figueroa Drouilly

 

Originally posted in www.lbconsulting.cl